A cuatro meses de un secuestro

Vista del bosque donde fue secuestrado el empresario suizo, tomada desde el balcón de su hogar en Cuernavaca. swissinfo.ch

“Queremos que el caso avance”, indica Frédérique Santal, hermana del ciudadano suizo de 50 años de edad secuestrado desde el pasado 19 de diciembre en la ciudad de Cuernavaca, en el estado mexicano de Morelos.

Este contenido fue publicado el 19 abril 2011 - 19:19
Patricia Islas e Iván Turmo, swissinfo.ch

Originaria del Jura bernés, la artista suiza convocó la víspera a la prensa nacional, y explica a swisinfo.ch que su intención ha sido la de llamar la atención a través de los medios para que el caso sea reactivado en México.

Frédérique Santal advierte que aunque las autoridades helvéticas, a través del Ministerio de Asuntos Exteriores, "han estado desde el inicio atentas al desarrollo de las averiguaciones, Suiza está muy limitada en sus acciones, pues sabemos que no puede actuar directamente en el territorio mexicano”.

swissinfo.ch dio a conocer los hechos en enero pasado, cuando la Embajada de Suiza en México le confirmó un caso de secuestro y precisó que estaba “en contacto permanente con la familia, con la policía y las autoridades judiciales a escala federal y del Estado de Morelos”. (ver MÁS SOBRE EL TEMA)

Incertidumbre desde el 20 de diciembre

“No sabemos más”, subraya Santal. Por ello el interés en convocar este lunes a conferencia de prensa en la ciudad de Bienne (Biel, en alemán), en el cantón de Berna, para informar a los medios sobre el silencio de las autoridades mexicanas a cargo del caso.

Este 19 de abril, cuando se cumplen cuatro meses del rapto, Santal considera positiva la reacción de los medios locales que dedican amplios espacios a este secuestro: “De este modo, la prensa en México puede también reaccionar, para ver si de este modo las investigaciones avanzan”.

“Mi hermano ha sido víctima de una guerra de bandas de delincuentes”, afirma.

“El 20 de diciembre se produjo el último contacto con los secuestradores, día en que un amigo lanzó desde un puente de la autopista a Cuernavaca los 10.000 dólares solicitados para liberarlo”.

Los malhechores, añade Santal, “aún llamaron ese mismo día para indicar que en el saco no se encontraba la suma suficiente, y desde entonces se perdió todo contacto”.

 “Los secuestradores habían exigido 300.000 dólares al inicio, pero negociamos que la suma se redujera a 10.000 dólares y eso entregamos”.

Información reproducida por la prensa suiza

Los medios helvéticos que reprodujeron las informaciones proporcionadas por esta pianista y confeccionista de marionetas hacen hincapié en su desconfianza hacia las autoridades policiales mexicanas:  

“Tenemos la sospecha de que la policía local está implicada en el secuestro. Ciertos indicios, en especial algunas frases y los métodos utilizados por los secuestradores durante la negociación del monto exigido para liberarlo, nos lo hacen pensar”, destaca la edición en línea del diario ‘20 Minutes’.

‘Le Temps’, diario de Ginebra, inicia la información con la pregunta que la propia Frédérique se plantea sobre si su hermano aún está vivo. “No lo sabemos. Y no saberlo es insoportable”.

Satisfecha del eco mediático, luego de enviar unas 150 invitaciones a representantes de medios helvéticos para cubrir la conferencia de prensa que ella misma organizó, Santal indica a swissinfo.ch que “así queremos mostrar en México que Suiza reacciona”.

A lo largo de estos meses de incertidumbre, la familia supo de la detención “de un tal Mendoza, que según los medios de allá, habría sido un ex comandante de la policía,  pero no sabemos si el interrogatorio tuvo lugar”.

Recompensa

La Procuraduría General de la República (PGR) solicitó en la prensa local el 25 de marzo informaciones sobre el paradero del empresario suizo, dedicado a vender relojes y ofreció entonces una recompensa de 5 millones de pesos, “pero no incluyó foto alguna de mi hermano”, lamenta Santal.  

Entre tanto, en Cuernavaca, la madre de la víctima, de ochenta años de edad, está desde enero pasado al pie del cañón, día a día solicitando a las autoridades implicadas que el caso se resuelva de una vez por todas. “Ella sigue allí. Vive un infierno ante el hecho de que no se hace nada y que cada día que pasa no hay nada nuevo”.

El caso

El secuestro ocurrió el 19 de diciembre de 2009, cuando el ciudadano de nacionalidad helvética recorría con sus dos perros el bosque cercano a su domicilio en Cuernavaca, en el Estado mexicano de Morelos.

La familia de la víctima decidió hacer pública su identidad en un intento por ejercer presión desde Suiza para que las autoridades implicadas en el caso en México finalmente den con el paradero del empresario, quien vive en Cuernavaca desde hace 20 años, dedicado a la venta de relojes.

Tres inspectores de la Policía Federal Suiza se dirigieron a Cuernavaca en enero, en calidad de “observadores”.

Apenas un caso de los múltiples secuestros que se suceden en México, país con una de las cuotas más altas de secuestros en el mundo envueltos en la impunidad.

End of insertion

Datos clave

Cuernavaca, capital del Estado de Morelos, tiene alrededor de 350.000 habitantes ; pero son más de 700.000 si se toma en cuenta a la población de sus alrededores.

Alrededor de 5.200 ciudadanos suizos viven en México, la mitad de entre ellos en la capital del país y la zona conurbada.

 

En el Estado de Morelos viven unos 200 residentes suizos, principalmente en las ciudades de Cuernavaca y Cuautla.

Durante los últimos cuatro años, los enfrentamientos cotidianos entre las fuerzas de seguridad y los narcotraficantes y entre los carteles han provocado la muerte de más de 34.000 personas, según el Consejo de Seguridad Nacional de México.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo