25 bebés vivos en interrupciones tardías del embarazo

Un asunto que debe ser abordado, dice comisión de ética. Keystone

Comisión de ética pide que Suiza aborde el aborto tardío y subraya que este tipo de interrupción del embarazo resulta una fuente de incertidumbre y una prueba para todos los interesados, además de plantear cuestiones médicas, legales y éticas que aún no se han abordado en Suiza.

swissinfo/jc

La Comisión Nacional de Ética en el campo de la medicina (CNE) indica que cada año se practican más de 10 000 abortos en Suiza. Casi 500 se realizan después de la decimosegunda semana de gestación, y alrededor de 150 en una etapa avanzada del embarazo, después de la decimoséptima semana. De estas intervenciones, unos 40 abortos se realizan a partir de la semana 23. Estas operaciones sólo se justifican si la mujer embarazada se encuentra en un estado de profunda angustia y lo certifica un médico.

Por regla general, en Suiza, estos abortos en estado avanzado se provocan con medicamentos. El problema es que los pequeños expulsados del vientre materno de esta manera, después de 17 semanas de gestación, pueden comenzar a manifestar signos de vida y a partir de la semana 22 es posible que sobrevivan a través de asistencia médica intensiva.

En promedio, unos 25 niños cada año nacen vivos después de una interrupción tardía del embarazo, indica el CNE

El comité subraya que los niños nacidos vivos después de la interrupción del embarazo deben recibir toda la atención médica y de lactancia que necesitan y disfrutan de condiciones de vida dignas. 

Es importante garantizar, subraya el CNE que se informe a las mujeres o a las parejas de la posibilidad de que su hijo nazca vivo y de que, si es necesario, se discuta con ellos cómo proceder en este caso. 

La posición y las recomendaciones del comité, en este enlace (información en alemán).



Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo