Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Bombas de extracción de esquisto bituminoso en el yacimiento de Vaca Muerta, provincia de Neuquén en Argentina, el 4 de diciembre de 2014

(afp_tickers)

El presidente argentino Mauricio Macri anunció este martes un nuevo convenio laboral en el sector petrolero para mejorar la competitividad e impulsar las inversiones en el yacimiento de petróleo y gas no convencionales de Vaca Muerta.

Megayacimiento de 30.000 km2 que se extiende sobre las provincias argentinas de Neuquén y Mendoza, Vaca Muerta es la segunda reserva del mundo en gas no convencional y la cuarta en petróleo de esquisto.

Macri dijo que, a partir del acuerdo, los empresarios se comprometieron a invertir unos 5.000 millones de dólares en Vaca Muerta este primer año y estimó que el monto se "más que duplicará" en los siguientes años.

"Nos sentamos a la mesa (de negociación con empresas y sindicatos) sabiendo que teníamos que dar certidumbre y garantías para que vengan las inversiones", afirmó el presidente, en un acto en el Salón Blanco de la Casa Rosada (gobierno), con la presencia de empresarios y sindicalistas del sector.

Según el mandatario, "hoy es un día que abre una etapa de futuro para la energía de nuestro país".

Además de la firma del convenio laboral, el gobierno anunció que no prorrogará las retenciones (impuestos) a las exportaciones de hidrocarburos, cuya aplicación venció el sábado pasado.

Según el presidente, el desarrollo de Vaca Muerta "va a generar una revolución del empleo" en el país.

Otro punto del acuerdo fue la extensión del Plan Nacional del Gas por el cual se garantiza un determinado precio de compra a las empresas que extraen el gas no convencional, más allá del precio de transacción en el mercado argentino.

El ministro argentino de Energía, Juan José Aranguren, antes CEO en Argentina de la petrolera anglo-holandesa Shell, "Vaca Muerta ya ha dado frutos".

De las 19 concesiones en el megayacimiento, dos pasaron del estado de piloto a la de desarrollo: la de Loma Campana, entre la petrolera estatal argentina YPF y la estadounidense Chevron, y la de El Orejano, entre YPF y la petroquímica Dow, precisó.

YPF posee un tercio del total de Vaca Muerta.

Si bien no se dieron a conocer los detalles del acuerdo laboral, el dirigente sindical y senador aliado Guillermo Pereyra negó que éste implique una flexibilización en las condiciones de trabajo, como informó la prensa.

"Este convenio beneficia a los trabajadores. Es un plan regulatorio. No existe flexibilización, existe una adenda donde se mejoran las condiciones en el sector no convencional, que no estaba contemplado en el convenio de 2011 y 2012", aseguró Pereyra.

AFP