Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Uno de los vehículos tiroteados en la localidad filipina de Arakan (en la isla de Mindanao) en el que viajaban miembros del grupo de seguridad presidencial, el 19 de julio de 2017

(afp_tickers)

Cuatro de los agentes de seguridad del presidente filipino, Rodrigo Duterte, fueron heridos de bala este miércoles por presuntos rebeldes comunistas, al día siguiente de las amenazas proferidas por la insurgencia, informaron las autoridades.

Duterte no se encontraba en el convoy cuando unos hombres armados abrieron fuego contra dos vehículos del grupo de seguridad presidencial en una ruta de la isla de Mindanao.

Una fuente del Ejército acusó al Nuevo Ejército del Pueblo, brazo armado del Partido Comunista filipino, que cuenta con unos 4.000 efectivos.

"Esto es parte de su llamamiento a nivel nacional para oponerse a la ley marcial lanzando ofensivas contra las fuerzas gubernamentales", dijo Gilberto Gapay, un oficial militar destacado en la zona de Mindanao, en declaraciones a la radio DZBB de Manila.

La emboscada se produjo al día siguiente de que Duterte solicitara al Parlamento extender la ley marcial vigente en el sur del archipiélago para intentar recuperar el control de la ciudad caída en manos de yihadistas alineados con el grupo Estado Islámico (EI).

Duterte impuso el régimen legal militar el 23 de mayo por un plazo inicial de 60 días en la región de Mindanao, habitada por 20 millones de personas, cuando hombres armados que enarbolaban la bandera negra del grupo EI ocuparon la ciudad de Marawi, desencadenando combates que ya han costado la vida a 500 personas y han desplazado a casi medio millón.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP