Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vista de la embajada de Estados Unidos en La Habana, tomada el 17 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

Cuba deploró este martes el "retroceso" en las relaciones Estados Unidos y destacó su interés de "esclarecer" los "alegados incidentes" que han afectado a funcionarios en la embajada estadounidense en La Habana, tras una reunión conjunta en Washington.

La delegación cubana también consideró "irrespetuosas, injerencistas e inaceptables" las declaraciones del presidente estadounidense, Donald Trump, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, ante las que dijo haber expresado "una enérgica protesta".

La cita en Washington es la sexta de la comisión bilateral instaurada tras el anuncio del entonces presidente estadounidense, Barack Obama, de una nueva política hacia Cuba, en diciembre de 2014.

El grupo cubano estuvo presidido por Josefina Vidal, directora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, y su contraparte, por John Creamer, subsecretario adjunto para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado.

"La delegación cubana reiteró el rechazo al retroceso en las relaciones bilaterales", indicó en un comunicado, al deplorar además "las medidas de recrudecimiento del bloqueo y de injerencia en los asuntos internos", "la retórica confrontacional" y "la manipulación política del tema de los derechos humanos".

También cuestionó "los condicionamientos que pretenden supeditar una mejoría en los vínculos bilaterales a la realización de cambios en (el) orden constitucional" de la isla.

Sobre los presuntos ataques acústicos sufridos por al menos 21 funcionarios de Estados Unidos en La Habana, Cuba aseguró cumplir "rigurosamente" con sus obligaciones respecto a la protección de diplomáticos.

"Jamás ha perpetrado ni perpetrará acciones de esta naturaleza", indicó, al destacar "el gran interés" de las autoridades cubanas de "esclarecer este asunto y concluir la investigación que está curso (...) para lo cual es esencial la cooperación de las autoridades estadounidenses".

El jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, anunció el domingo que "está evaluando" un posible cierre de su embajada en Cuba, reabierta en 2015 luego de medio siglo, tras los misteriosos ataques.

A pesar de estas críticas, Cuba reafirmó su voluntad de continuar "un diálogo respetuoso con el gobierno estadounidense" e instó a "implementar activamente los acuerdos bilaterales suscritos en los dos últimos años".

Washington y La Habana reanudaron sus relaciones diplomáticas en 2015, pero ese acercamiento se ha desacelerado con la llegada de Trump a la Casa Blanca, partidario de una línea más dura hacia el gobierno comunista de la isla.

Trump, que logró muchos votos de ciudadanos cubano-estadounidenses prometiendo una línea dura, anunció en junio la cancelación de los vuelos directos y cruceros desde Estados Unidos, así como la prohibición de negociar con las empresas administradas por militares cubanos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP