General Electric (GE) informó resultados mixtos en el tercer trimestre, destacando el progreso como un esfuerzo de recuperación en momentos en que la compañía trabaja para reducir su deuda.

El gigante industrial, que ha luchado durante más de dos décadas con un mercado eléctrico débil, vio recientemente golpeado su negocio de aviación debido a la suspensión del permido de vuelo de los Boeing 737 MAX.

GE informó una pérdida de 9.500 millones de dólares, una cifra menor que el rojo de 22.810 millones que registró en el mismo período del año anterior, con los resultados de 2019 afectados por una transacción para vender parte de su participación en la compañía de servicios petroleros Baker Hughes.

Los ingresos fueron esencialmente planos en 23.400 millones de dólares.

Las ganancias aumentaron tanto en la división de aviación como en la atención médica, mientras que la unidad de energía tuvo una pérdida menor que en el mismo período del año anterior. La compañía también informó una pérdida en su negocio de energía renovable.

GE confirmó sus pronósticos de ganancias por acción y elevó su perspectiva de flujo de efectivo, al tiempo que redujo algunas de sus proyecciones de costos.

"Nuestros resultados reflejan otro trimestre de progreso en la transformación de GE", dijo el presidente ejecutivo, Lawrence Culp.

"Tenemos más trabajo para hacer y continuaremos tomando medidas para mejorar nuestra posición financiera y fortalecer nuestros negocios mientras nos preparamos para 2020 y más allá".

Las acciones subieron un 5,5% a 9,57 dólares en operaciones previas a la comercialización.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes