Navigation

Israel a la defensiva tras una resolución de la ONU sobre las colonias

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (centro), en la reunión semanal de su gabinete de gobierno, en Jerusalén el 18 de diciembre de 2016 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 24 diciembre 2016 - 15:06
(AFP)

Israel se mantuvo este sábado a la defensiva tras la votación de una resolución de la ONU contra las colonias, una votación histórica que el primer ministro Benjamin Netanyahu tildó de "vergonzosa" y que achacó al presidente estadounidense Barack Obama.

El Consejo de Seguridad votó el viernes este texto después de que Estados Unidos se abstuviera, lo que permitió la adopción de la primera resolución de la ONU desde 1979 que condena a Israel por su política de colonización.

"La decisión que fue tomada es sesgada y vergonzosa, pero lo superaremos (...). Necesitará tiempo pero esta decisión será anulada" declaró Netanyahu en una ceremonia retransmitida en la televisión israelí.

Esa resolución es "un golpe anti-israelí vergonzoso" del cual hay que achacar la culpa "al gobierno Obama", explicó.

Israel revisará a fondo su colaboración con la ONU y la financiación que otorga a organismos de la organización, añadió el mandatario.

La votación se produjo pese a los esfuerzos del presidente estadounidense electo Donald Trump, que hizo presión sobre Egipto --en el origen de la resolución-- para que fuera pospuesta.

- Trump desconforme -

Trump dijo el sábado que la resolución, a la que calificó como una "gran derrota para Israel" en Naciones Unidas, "hará más difíciles las negociaciones de paz". "Una lástima, pero lo haremos de todos modos", dijo Trump en Twitter.

En un mensaje anterior, advirtió que "las cosas serán diferentes en la ONU a partir del 20 de enero", día en que asumirá la presidencia.

Aunque la resolución, presentada finalmente por Nueva Zelanda, Senegal y Venezuela, no prevé sanciones contra Israel, los responsables israelíes temen que facilite demandas ante la Corte de justicia internacional y aliente sanciones contra los productos de las colonias.

"Israel espera trabajar con el presidente electo (Donald) Trump y con todos nuestros amigos en el Congreso, tanto republicanos como demócratas, para eliminar los efectos dañinos de esta resolución absurda", aseguró Netanyahu en un comunicado previo a su discurso.

Michael Oren, ex embajador de Israel en Estados Unidos, y viceministro encargado de la diplomacia en la oficina del primer ministro, dio a entender que la resolución era "antisemita".

"En todos los conflictos en el mundo (....) solamente los judíos son puestos en la picota (...), me parece que esto se asemeja mucho al antisemitismo" declaró a la prensa poco después de la votación.

- Frustración de EEUU con Israel -

Estados Unidos, principal aliado de Israel, ha servido tradicionalmente de escudo diplomático al Estado hebreo, protegiéndolo de las resoluciones de la ONU.

Pero, frustrado por años de infructuosos esfuerzos diplomáticos, Washington justificó su abstención por el negativo impacto de la colonización en la búsqueda de la paz en Medio Oriente.

"No se puede al mismo tiempo defender la expansión de las colonias israelíes y una solución de dos Estados", declaró la embajadora estadounidense en Naciones Unidas, Samantha Power, tras la votación, que fue acogida con aplausos.

La administración Obama había opuesto su veto a una resolución similar en 2011. Pero cinco años después, la posición del presidente saliente --que mantiene malas relaciones con Netanyahu-- ya había sido objeto de especulaciones sobre un posible cambio de actitud.

La resolución exige que "Israel cese inmediatamente y completamente los asentamientos en los territorios palestinos ocupados, incluido Jerusalén Este". Además, recalca que las colonias israelíes "no tienen validez legal" y "están poniendo en peligro la viabilidad de la solución de los dos Estados".

Tras la adopción del texto, Israel anunció que llamaba a sus embajadores en Senegal y Nueva Zelanda. El estado hebreo no tiene relaciones con Venezuela.

El portavoz de la presidencia palestina, Nabil Abu Roudeina, aseguró de su lado desde Ramala que la resolución del Consejo de Seguridad es "un gran golpe" para Israel, porque "se trata de una condena internacional unánime de la colonización y un claro apoyo a una solución de dos estados".

Unos 430.000 israelíes viven actualmente en Cisjordania y otros 200.000 en Jerusalén Este, que para los palestinos debe ser la capital de su futuro país.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.