Navigation

Liga y Cinco Estrellas se disputan el derecho a gobernar Italia

Riccardo Fraccaro, del Movimiento 5 Estrellas (M5S), comparece ante la el 5 de marzo de 2018 en Roma afp_tickers
Este contenido fue publicado el 04 marzo 2018 - 05:00
(AFP)

Fortalecidos por los resultados en las elecciones, la ultraderecha de Matteo Salvini y los antisistema del Movimiento Cinco Estrellas se disputan este lunes el derecho a gobernar Italia pese a que no cuentan con la mayoría en el Parlamento y necesitan aliados.

El sorprendente resultado de las dos fuerzas radicales revoluciona el escenario político, pone fin a los partidos tradicionales y abre una fase de incertidumbre en la tercera economía de la zona euro.

El Movimiento 5 Estrellas, con votantes de izquierda y de derecha, y los partidos de extrema derecha se beneficiaron del rechazo a la vieja clase política, la ira frente a una economía que no despega y las tensiones en torno a los migrantes.

Italia votó en sintonía con los británicos que optaron por el Brexit, los estadounidenses que dieron la victoria a Donald Trump y otros países de Europa donde la extrema derecha vive un nuevo impulso.

"Por primera vez en Europa, las fuerzas antisistema han ganado", resumió en un editorial el diario La Stampa.

"Tenemos el derecho y el deber de gobernar", clamó este lunes con tono triunfante el líder xenófobo y euroescéptico Matteo Salvini, que se convirtió en el referente de la derecha, primera fuerza en el Parlamento con el 37% de los sufragios.

Salvini logró también una histórica victoria interna al superar al conservador Silvio Berlusconi, que sufrió a los 81 años un verdadero revés.

Pese a los excelentes resultados, la coalición de derecha debe buscar otros socios para obtener la mayoría en el parlamento y poder gobernar, tal como establece la Constitución italiana.

Salvini, de 44 años, que mantuvo una breve reunión con Berlusconi para tranquilizarlo, advirtió claramente que no está dispuesto a aliarse con el Movimiento 5 Estrellas, la otra fuerza radical, antisistema y euroescéptica.

"No queremos una sopa llena de ingredientes", dijo.

- El M5E abierto a negociar -

Por su lado el líder de la formación antisistema Movimiento Cinco Estrellas, Luigi Di Maio, que también reivindicó el derecho a formar gobierno después que su partido fuese el más votado con 32% de los sufragios, se dijo abierto a negociar, a "hablar con todas" las fuerzas.

"Sentimos la responsabilidad de gobernar (...) Somos la fuerza política que representa una entera nación, 11 millones de italianos nos han votado", aseguró Di Maio, de 31 años, al recordar que la formación arrasó en las regiones del sur, las más pobres, en las islas de Cerdeña y Sicilia, así como en algunas localidades del norte.

"Somos los vencedores absolutos", dijo Di Maio.

"Inicia una nueva era para la República italiana", anunció el joven político, cuyo partido se presentó en solitario.

El movimiento fundado por el cómico Beppe Grillo en el 2009, que en menos de 10 años se ha consolidado como la nueva fuerza del país, obtuvo un resultado histórico prometiendo hacer frente a problemas como el aumento de la pobreza, la corrupción, el desempleo y la inmigración.

"Tenemos la ocasión histórica de responder a esos problemas", dijo Di Maio, quien representa la cara más moderada del movimiento y suele ser llamado el "joven cíborg de la política italiana".

La posibilidad de que el M5E forme un gobierno con el apoyo del gobernante Partido Demócrata (PD, centro izquierda) de Matteo Renzi que sufrió la mayor derrota de su historia con menos del 20% de los votos, menos de la mitad del 40% obtenidos en las elecciones europeas de 2014, parece por ahora descartada.

"Los italianos nos han pedido que estemos en la oposición", aseguró Renzi en una conferencia de prensa para anunciar su renuncia a la dirección del PD.

"No vamos a ser la muleta de fuerzas antisistema", agregó el líder del PD, rechazando toda alianza con los vencedores.

"Que gobiernen sin nosotros", clamó tras recalcar que "sopla un viento extremista que no pudimos atajar".

En general las formaciones de izquierda han sido duramente castigadas, lo que implica un cambio profundo de la sociedad italiana ya que muchos de sus líderes ilustres podrían quedar por fuera del Parlamento.

La izquierda de Liberi e Uguali (Libres e Iguales) apenas supera el umbral del 3% necesario para ingresar al Parlamento.

El voto antisistema por ahora no ha afectado la Bolsa de Valores de Milán y los mercados financieros tomaron las noticias con relativa serenidad: el índice FTSE Mib se abrió con un 2% antes de oscilar entre el -0.5% y -1% toda la mañana.

Por el contrario, Mediaset, el imperio mediático de Berlusconi y las acciones bancarias perdieron más del 5%.

La Comisión Europea manifestó "su confianza" en que Italia encontrará el camino para formar un gobierno estable, lo que por ahora resulta muy arduo.

Le corresponderá al presidente de Italia, Sergio Mattarella, desenredar la madeja en las próximas semanas.

Pero sus consultas políticas oficiales no se abrirán antes de fin de mes, una vez elegidos presidentes de ambas cámaras del Parlamento, en principio el 23 de marzo.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.