Navigation

Los jueces griegos denuncian ataques reiterados del Gobierno

Manifestantes sostienen una pancarta en la que se lee "Las manos fuera de nuestras vidas", durante una marcha convocada tras el rechazo de un tribunal a una moción para suspender una sentencia a una estudiante, en Atenas, el 18 de julio de 2017 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 25 julio 2017 - 09:53
(AFP)

Los magistrados griegos reaccionaron airadamente a una serie de críticas emitidas por el Gobierno contra recientes decisiones judiciales en el país, comparando su situación a la de los jueces de Polonia o Turquía.

El Gobierno "intenta sistemáticamente dominar y controlar la justicia", se quejó la asociación griega de jueces y fiscales durante el fin de semana.

"Los ministros y los diputados lanzan a diario acusaciones infundadas" e "intentan minar el prestigio del sistema judicial griego" siguiendo "el ejemplo de Turquía y Polonia", afirmaron los magistrados.

Las tensiones comenzaron después de que la justicia decidiera mantener en la cárcel a una estudiante de 29 años, a la espera de su juicio en apelación.

La doctoranda fue condenada en junio a 13 años de prisión por pertenecer a un grupo de extrema izquierda prohibido, Conspiración de las Células de Fuego, una acusación que la inculpada negó.

Varios diputados de Syriza, el partido de izquierda radical del primer ministro griego, Alexis Tsipras, participaron en manifestaciones a favor de la joven, conocida únicamente por el nombre de Irianna, mientras que algunos ministros, incluido el de Justicia, criticaron la decisión de los jueces.

"Es una decisión cuanto menos extraña, cuando uno ve cómo liberan a narcotraficantes a la espera de su juicio en apelación", declaró el titular de Justicia, Stavros Kontonis, ante el Parlamento.

- Métodos "repugnantes" -

El portavoz del Gobierno, Dimitris Tzanakopoulos, habló por su parte de una "mala noticia", digna de entrar en "los anales más sombríos" de la justicia griega.

El presidente del Consejo de Estado, mayor instancia administrativa del país, trató de calmar los ánimos el lunes, día del aniversario del final de la dictadura militar en 1974.

"Los jueces no reciben instrucciones" del Gobierno ni de los diputados, declaró Nikos Sakellariou, que recordó que los magistrados "deben ser políticamente neutros".

Los jueces ya habían protestado en octubre, cuando, en víspera de la publicación de una decisión espinosa sobre la atribución de licencias para los canales de televisión, un diario progubernamental reveló que uno de los jueces había tenido una relación extraconyugal.

"Utilizan los medios más repugnantes para controlar la justicia, como periodistas pagados para un propósito", acusó la asociación de los magistrados el domingo.

Algunos críticos afirman que la justicia griega no siempre ha estado exenta de culpas. Hace una década, un grupo de jueces fue condenado por recibir sobornos.

El Gobierno también criticó que el fiscal general de la Corte de Casación pidiera la reapertura de una investigación contra el exdirector de Elstat, la oficina griega de estadísticas.

Andreas Georgiou es sospechoso de haber inflado las cifras del déficit público griego en 2009 para permitir que los acreedores del país impusieran más reformas durante en el primer plan de rescate de Grecia en 2010.

El presidente de la República, Prokopis Pavlopoulos, dijo el lunes que el hombre "sólo puede vivir y crear libremente ahí donde hay una distinción entre los poderes", en un aparente intento de defender a los magistrados.

- "Peligroso" -

"Los jueces deben bajar el tono, pero el Gobierno también debe percibir sus límites", opinó el profesor Grigoris Kaflelis, de la Facultad de Derecho Aristóteles de Salónica, en una radio local.

"Todo esto es muy peligroso", declaró un fiscal a la AFP. "Es un ataque institucional que desestabiliza a la propia democracia", dijo bajo anonimato.

En Polonia hubo manifestaciones la semana pasada contra un proyecto de ley que aspira a reforzar el poder del ministro de Justicia sobre los jueces, un texto vetado el lunes por el presidente polaco, Andrzej Duda.

En Turquía, los magistrados están entre los mayores objetivos de las purgas lanzadas por el poder desde el fallido golpe de Estado contra el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en julio de 2016.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.