Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, habla en la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, el 19 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, dijo este martes ante la ONU que su gobierno combatirá la "cortina iraní" que se extiende por Oriente Medio y adelantó que no permitirá que Teherán establezca una presencia permanente en Siria.

"Desde el mar Caspio al Mediterráneo, de Teherán a Tartús (Siria), baja una cortina iraní sobre el Medio Oriente", dijo Netanyahu ante la Asamblea General de la ONU, haciendo una referencia a la famosa declaración de la "cortina de hierro", formulada por el británico Winston Churchill.

"Los que nos amenacen con la aniquilación se ponen en peligro mortal. Israel se defenderá con toda la fuerza de nuestros brazos y todo el poder de nuestras convicciones", expresó.

El premier israelí añadió que su gobierno "actuará para impedir que Irán establezca bases militares permanentes en Siria con uso de sus fuerzas de aire, mar y tierra", así como prevenir que Irán pueda producir armas que puedan alcanzar el territorio israelí.

Irán ha estado prestando soporte a los gobiernos de Siria e Irak en sus enfrentamientos con el grupo radical Estado Islámico, entidad que se atribuyó responsabilidad por sangrientos ataques en diversos países del mundo.

Pero el gobierno iraní es un declarado enemigo de Israel y ha dado soporte a grupos como Hezbolá, en el Líbano, y a Hamas, en los territorios palestinos.

Netanyahu ha insistido en que Irán -que también mantiene una tensa relación con los estados árabes de mayoría sunita- es una amenaza para Israel, por eso su gobierno se empeñó en hacer fracasar el acuerdo firmado por varios países con Teherán en 2015.

Ese acuerdo establece que Irán renunciaría al desarrollo de tecnología nuclear para fines militares, a cambio de un progresivo levantamiento de las sanciones aplicadas por la comunidad internacional.

En la visión de Netanyahu, Irán "es como un tigre hambriento, que no se suma a la comunidad de naciones sino que devora naciones" después de la firma de ese acuerdo.

Por ello, el líder de la derecha israelí agradeció al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien en la misma Asamblea General criticó el acuerdo de 2015 y lo calificó como "una vergüenza".

Inspectores de la ONU, sin embargo, apuntan que Irán ha cumplido con su parte del compromiso de reducir sus actividades nucleares.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP