Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente estadounidense, Donald Trump, pronuncia un discurso ante la Conferencia de la Acción Política Conservadora, el 24 de febrero de 2017 en National Harbor, Maryland

(afp_tickers)

El presidente Donald Trump revivió este viernes la incendiaria retórica de su campaña al participar, por primera vez como mandatario, en la conferencia anual de los conservadores estadounidenses, ante quienes declaró que llegó el "momento de la acción".

"La era de las palabras vacías se terminó. Eso terminó. Ahora es el momento de la acción", dijo Trump ante la Conferencia de la Acción Política Conservadora (CPAC, en inglés), reunida en las afueras de Washington.

El ahora presidente estadounidense había participado en este evento en la edición de 2015, cuando recibió aplausos por sus críticas a los dirigentes del partido Republicano, aunque también algunos abucheos de parte de un público aún no acostumbrado a su estilo provocador.

Sin embargo, este viernes Trump fue recibido como un verdadero héroe, ya que la conferencia llevaba años sin recibir un presidente de tendencia conservadora.

En un discurso de alrededor de una hora, Trump repitió sus promesas de campaña, como la construcción de un muro en la frontera con México, la reforma del sistema de seguros médicos, la expulsión de inmigrantes indocumentados, la derrota del "terrorismo del islamismo radical" y masivas inversiones para fortalecer las fuerzas armadas.

- Construir el muro -

"Vamos a construir el muro, no se preocupen. Estamos construyendo el muro. Estamos construyendo el muro. De hecho, empezará pronto. Antes de lo previsto. Mucho antes de lo previsto. Mucho, mucho antes de lo previsto", dijo el mandatario en su particular oratoria.

Como ya ocurrió durante toda su campaña electoral, el público interrumpió su discurso en varias ocasiones gritando "¡USA! ¡USA!"

En un momento, Trump mencionó a su adversaria en la elección presidencial, la demócrata Hillary Clinton, y el auditorio estalló en gritos de "¡Enciérrenla!", una consigna que se hizo común en sus actos de campaña.

Trump también prometió una "enorme reconstrucción" de las fuerzas armadas estadounidenses, para que sean "mayores y más fuertes".

"Nadie se va a meter con nosotros. Nadie. Será una de las mayores reconstrucciones militares en la historia de este país. (...) Serán mejores y mayores y más fuertes que antes. Y ojalá que nunca tengamos que utilizarlas", apuntó.

De acuerdo con Trump, su gobierno cree en la "paz mediante la fuerza. Y eso es lo que tendremos", prometió.

En un mensaje directo a su base electoral, Trump también atacó frontalmente la globalización.

"No existe un himno global, ni una moneda global, ni una bandera global. Yo estoy representando a Estados Unidos", expresó el presidente, haciendo estallar una ovación.

También trazó un sombrío panorama de países europeos como Suecia, Francia y Alemania, presentados por Trump como lugares repletos de yihadistas.

- "París ya no es París" -

Trump se concentró especialmente en la capital de Francia, citando el testimonio de un amigo que identificó como "Jim" para quien "París ya no es París".

Instantes después, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, recurrió al arma favorita de Trump, la red Twitter, para recordar que el número de turistas estadounidenses este año aumentó 30% con relación al año pasado.

"Para Donald y a su amigo Jim, desde la Torre Eiffel celebramos la atracción de París con Mickey y Minnie", ironizó Hidalgo.

En otra parte de su discurso, Trump volvió a arremeter contra la "prensa extraordinariamente deshonesta" y reiteró su convicción de que a causa de las "noticias falsas" que difunden algunos medios deben ser considerados "enemigos del pueblo".

"Son los enemigos del pueblo porque no tienen fuentes. Simplemente las inventan cuando no las tienen", acusó el presidente.

La reunión anual de los conservadores estadounidenses tuvo este viernes también la participación de Nigel Farage, líder nacionalista británico que encabezó la campaña por la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Farage fue saludado con una ovación al afirmar que el año 2016 marca el "inicio de una revolución política global. Y es una que no se detendrá aquí, porque va a moverse a lo largo del resto de este enorme mundo".

En sintonía con los electores de Trump, Farage criticó la "absoluta locura y la estupidez" de Angela Merkel, la jefa del gobierno en Alemania, por permitir la entrada en masa de refugiados a ese país.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP