Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Dos bombarderos estadounidenses B-1B procedentes de la base aérea de Andersen, en el océano Pacífico, sobrevuelan el 21 de septiembre de 2016 Corea del Sur

(afp_tickers)

Al menos un avión militar de Estados Unidos sobrevoló el mar de China Meridional, informó este viernes su fuerza aérea, un movimiento encaminado a cuestionar la soberanía que reivindica Pekín sobre estas aguas disputadas por varios países de la región.

Este vuelo podría provocar una vez más la ira del gigante asiático, en un momento en que el presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, asisten a la cumbre del G20 en Hamburgo, Alemania.

El bombardero estadounidense de amplio rango de acción B1-B, así como dos cazas F-15 de las fuerzas japonesas de autodefensa, despegaron el jueves por la noche de la base aérea estadounidense de Andersen, situada en el océano Pacífico, para realizar maniobras conjuntas.

Los tres aviones sobrevolaron en un primer momento el mar de China Oriental, indicó la fuerza aérea de Estados Unidos.

Tras estas maniobras iniciales, el bombardero estadounidense "se dirigió al mar de China Meridional antes de regresar" a la base Andersen, precisó el comunicado. Se desconoce si otro bombardero se sumó a esa incursión.

La misión, indicó la fuerza aérea estadounidense, "muestra cómo Estados Unidos seguirá ejerciendo su libertad de navegación donde lo permite la ley internacional".

Este movimiento tiene lugar en un contexto de enfriamiento repentino de las relaciones entre Washington y Pekín, tras algunas iniciativas de Estados Unidos que provocaron la cólera de China.

Tras una maniobra marítima efectuada el domingo por la marina de Estados Unidos en el mar de China Meridional, el Ministerio chino de Relaciones Exteriores denunció "una grave provocación política y militar".

El destructor lanzamisiles "USS Stethem" se aproximó a menos de 12 millas náuticas (22 kilómetros) de la isla Tritón, en el archipiélago de las islas Paracel, cuestionando 'de facto' la soberanía china sobre este territorio, también reivindicado por Vietnam. Dicha isla está administrada por China desde hace varias décadas.

Acerca del vuelo efectuado el jueves por la noche, el mayor Ryan Simpson, que supervisa las operaciones de los bombarderos estadounidenses en el Pacífico, dijo que fue una maniobra "segura y eficaz".

Demuestra, según él, la "solidaridad" estadounidense-japonesa para "defenderse de las acciones provocadoras y desestabilizadoras en el escenario del Pacífico".

China reivindica casi la totalidad de este mar estratégico para el comercio mundial, donde se disputa la soberanía de islotes y arrecifes con otros países, especialmente con Vietnam y Filipinas.

AFP