Navigation

Africa nos explica el mundo

'Terrorealismo': obra de Kendell Geers. migrosmuseum.ch

El Museo Migros de arte contemporáneo, de Zúrich, presenta una selección de obras de 18 artistas africanos contemporáneos.

Este contenido fue publicado el 09 julio 2003 - 20:51

La muestra acaba con la imagen de folclorismo y refleja una riqueza artística y estética de una profundidad estremecedora.

El mundo es un sinfín de contradicciones. Nadie lo sabe mejor que los 18 artistas africanos contemporáneos, cuyas obras se pueden contemplar en la muestra ‘El museo africano en exilio’. Una exposición itinerante que aborda las constantes mutaciones sociales, las múltiples identidades y la desintegración de los sistemas sociales en el continente africano.

El Museo abre al público, en unos espacios enormes, instalaciones, vídeos, dibujos, cuadros y objetos, que destruyen brutalmente la imagen que se tiene generalmente en Europa del quehacer artístico en Africa. No son obras en madera de caoba, con sus figuras humanas y bastones, las que se presentan en Zúrich.

Los artistas nos confrontan con un alambrado de púas, con una cabaña miserable de lámina de algún tugurio sudafricano. En otro espacio, Kendell Geers nos enseña su edificio de concreto, con sus muros exteriores aplanados con vidrio filoso, impenetrable, obra que el artista bautizó ‘terrorealismo’.

La ternura de la reflexión

Las obras de estos 18 artistas destruyen la historia mitificada de Africa. Analizan la actualidad del continente sin hostilidad, con ternura e ironía, y planteando nuevas fórmulas. No temen la reflexión caótica sobre el arte, pero rechazan la declinación de la humanidad en razas, religiones o geografías sociales.

Según el concepto artístico de la exposición, terminó la visión única del mundo, donde la civilización se ubica en los países industrializados y la barbarie en Africa. Los artistas abogan por un nuevo universalismo, donde algún día los binomios centro-periferia, maestro-esclavo y norte-sur ya no tendrán justificación.

Los 18 artistas exigen una revolución de mentalidades, una constante evolución que alimente la relación entre creadores, museos, público e instituciones dedicadas al arte.

Para los responsables de la muestra ‘Museo africano en el exilio’, el futuro ya ha empezado. Cada exposición se adapta a la morfología del museo que la alberga, a sus espacios y posibilidades. El mundo artístico será tal vez andrógeno, sin identidades claras, pero universal.

Cuando los africanos toman la iniciativa

La exposición destaca por su gran fuerza expresiva pese a los recursos limitados, por su estructura flexible y su carácter itinerante. Las obras viajan de un país a otro, delimitando con arte las fronteras cada vez más diluidas entre civilización y barbarie.

Los artistas africanos se acuerdan de ‘Orfeo Negro’, una antología que publicó Jean-Paul Sartre y en la que el existencialista francés anunciaba una época y un espacio, donde Europa, la dueña de la luz y de la sabiduría, se vería confrontada a otras verdades.

swissinfo, Erwin Dettling, Zúrich

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.