Navigation

Skiplink navigation

Bush prepara una contundente represalia militar

El presidente George Bush en una de sus reuniones con el Consejo de Seguridad Nacional. Keystone

Al término de sus deliberaciones con el Consejo de Seguridad Nacional en Camp David, el presidente George W. Bush reiteró su firme determinación a pedir cuentas a los autores y a los encubridores de los atentados terroristas del martes negro. Ya de vuelta en Washington, Bush instó a la población a reanudar sus actividades habituales. Wall Street lo hace este lunes (nota aparte). Entre tanto, Pakistán tratará -en medio de protestas internas-, de conseguir que los talibanes de Afganistán entreguen al fundamentalista Osama bin Laden, sospechoso oficial número uno. La inminencia de un ataque provoca la salida de cientos de personas de ambos países.

Este contenido fue publicado el 17 septiembre 2001 - 09:01

Tanto el presidente Bush como el vicepresidente Dick Cheney han puesto énfasis en la contundencia que tendrá la represalia militar, pero también en la prolongada duración de la "cruzada" para eliminar "el mal" terrorista. Ambos han señalado a bin Laden como el presunto autor intelectual de los ataques y a Afganistán como el probable cómplice.

Aun cuando el fundamentalista de origen saudita reitera que nada tiene que ver en los ataques al World Trade Center de Nueva York y el Pentágono, en Washington, una delegación de Pakistán se encuentra en Afganistán con la finalidad de persuadir al régimen talibán a que entregue a bin Laden, posibilidad que éste ha descartado mientras EE UU no demuestre la culpabilidad del sospechoso.

En este cuadro, aún no se conoce la modalidad, el momento, ni el sitio de la represalia militar estadounidense, pero no cabe duda que se llevará a cabo.

Con el respaldo total del Congreso que ha aprobado un crédito de 40.000 millones de dólares y la movilización de unos 50.000 reservistas, el presidente Bush determina con sus asesores el momento, el sitio y la magnitud de la represalia militar inminente.

Aún no se sabe ciertamente si Afganistán será el blanco de la acción. De ser así, Pakistán desempeñará un papel importante. Washington ha pedido la autorización de Islamabad para estacionar tropas de infantería y el emplear su espacio aéreo.

En la misma óptica contaría con la cooperación de las ex repúblicas soviéticas de Tayikistán y Uzbekistán, ambas limítrofes con Afganistán, donde se encontraría Osama bin Laden.

Por otra parte, Estados Unidos dispone en la región del Golfo de unos 25.000 efectivos, portaviones, bombarderos y misiles. Las tropas americanas están acantonadas sobre todo en Arabia Saudita, Kuwait, Emiratos Árabes y Bahrain.

En todo caso, el presidente Bush, el vicepresidente Cheney y el secretario de Estado Powell examinan la modalidad y los objetivos del operativo.

Rastros de algunos terroristas en Suiza

Según una nota publicada este domingo por el semanario "SonntagsBlick", dos de los pilotos sospechosos de haber participado en la misión suicida, Mohamed Atta y Marwan Al-Shehhi, se alojaron en un hotel de la región de Zúrich.

Esta probabilidad se suma al anuncio que el viernes hizo el jefe del Servicio de Análisis y Prevención de la Policía Federal, Urs von Daeniken, en el sentido de que uno de los presuntos autores de los atentados utilizó Suiza como país de tránsito. Berna se mantiene en contacto con los investigadores estadounidenses, precisó el alto funcionario.

Aumenta el número de víctimas

La cantidad de desaparecidos a raíz del ataque a las dos Torres del World Trade Center, en Nueva York, subió a 4.932, es decir 255 más de la estimación del viernes. Los socorristas que remueven las 450 mil toneladas de escombros han recuperado hasta ahora los restos mortales de 185 personas, 92 de las cuales han sido identificadas.

Al menos 190 víctimas muertas son el saldo trágico del atentado contra el Pentágono, en Washington, y otras 45 en el perpetrado en Pensilvania.

En cuanto al número de suizos, cuyo paradero es aún desconocido, el Ministerio de Relaciones Exteriores helvético informó este sábado (15.09) que unos 150 se encontraban probablemente en la región de Nueva York cuando ocurrió la tragedia.

Extranjeros dejan Afganistán

Ante el clima de inseguridad en Afganistán, que alojaría al presunto autor intelectual de los atentados, bin Laden, aumenta el número de extranjeros que dejan el país.

Naciones Unidas comenzó retirando su personal, siguieron varias organizaciones humanitarias no gubernamentales e incluso el Comité Internacional de la Cruz Roja redujo al mínimo necesario sus delegados.

Entre tanto, Berna ha advertido del peligro a los casi 200 suizos radicados en Pakistán, país que anunció oficialmente su cooperación a la operación militar de Estados Unidos.

Aunque la Confederación no ha hecho ninguna recomendación específica, muchos de los helvetas asentados en Pakistán y Afganistán se estarían disponiendo a salir temporalmente.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo