Navigation

La televisión sale de casa

Vista de la aplicación para IPhone de la empresa suiza Zattoo. zattoo.com

Ver la televisión sin necesidad de estar pegado al aparato clásico en una tendencia cada vez más popular. Suiza es líder en el mercado de servicios gratuitos de televisión en directo por Internet, en gran medida gracias a Zattoo.

Este contenido fue publicado el 15 octubre 2011 - 10:00
Iván Turmo Ferrer, Zúrich, swissinfo.ch

Solo en la Confederación, más de un millón de personas disfrutan a menudo de esta tecnología, según los datos de Net-Metrix Audit.

La aparición y el desarrollo de Internet cambió para siempre los hábitos de consumo de los medios de comunicación, algo que se acrecentó todavía más con la masiva aparición de los teléfonos inteligentes o las tabletas electrónicas.

Cada vez es más popular seguir un partido de fútbol mientras se chatea y leer noticias al mismo tiempo que se revisa el correo electrónico.  

 

Zattoo es la empresa pionera en ofrecer televisión en Internet y también la más internacional. Desde 2006 presta sus servicios en Suiza y poco después se expandió hacia otros países como Alemania, España, Dinamarca, Francia y Reino Unido.

“Fuimos los primeros, pero luego surgieron otros buenos competidores en Suiza que copiaron nuestra idea. El ambiente tan competitivo nos favorece y muestra el potencial de Suiza en este mercado”, señala Jörg Meyer, vicepresidente de Zattoo a swissinfo.ch, desde sus oficinas en Zúrich.

Lo cierto es que esta empresa, resultado de un proyecto en la Universidad de Michigan de tres personas, entre ellos el suizo Beat Knecht, decidió implantarse en Suiza por la situación favorable para el desarrollo de la televisión por Internet con una visión ambiciosa: inventar la televisión lineal para la web y desarrollar el negocio de la publicidad online.

Pronto se convirtió en el mayor proveedor de ‘Live-WebTV’ en Europa. Según apunta la empresa, en septiembre superó las 9 millones de personas registradas en su aplicación.

Suiza como catalizador

Suiza actúa de “catalizador” de este negocio debido también a la regulación legal existente en torno a la compra y a la distribución de contenidos por Internet.

“Suiza está muy por delante tanto en Europa como en comparación con otros continentes como América o África. Prueba de ello, es que no hay ningún país con tantos distribuidores de televisión en directo para Internet”, explica Meyer.

En Suiza cada interesado no tiene que “negociar” con los canales individuales para poder retransmitir contenidos, solo con la Sociedad de Gestión Colectiva de Derechos de Autor y Propiedad Intelectual -‘Suissimage’. Por esta razón, este mercado tiene tanto atractivo en la Confederación, donde los competidores proponen ofertas casi idénticas.

A Wilmaa y Zattoo se les añadió este año Teleboy. Los grupos de prensa Ringier (Blick) y Tamedia (20 minutos) ofrecen aplicaciones de pago para teléfonos inteligentes y tabletas electrónicas.

Incluso desde el sector se espera surjan en el futuro más plataformas de este tipo. Lo que habrá que ver es si todos ellos podrán sobrevivir.

Nuevos hábitos

Del millón de usuarios habituales de Zattoo, el 90% de sus visitantes son suizos o alemanes. Operar en el extranjero es asunto más que complejo debido a que es necesario negociar los derechos de retransmisión de canales de televisión de forma individual para cada territorio donde presta servicios.

En España, la empresa alcanzó el millón y medio de usuarios registrados hace varios años, justo antes de cerrar el servicio gratuito debido a la crisis financiera y al menor margen de beneficios. En la actualidad, la empresa estudia el nuevo marco legal para retomar su penetración y reforzar su apuesta en el país, con la posible reintroducción de la modalidad gratuita y recuperar así los 300.000 seguidores habituales que tenía antes de la crisis.

Otra realidad es que el 80% de sus afiliados son menores de 40 años, mientras que el 20% restante corresponde a personas que no llegan a los 20. Son los jóvenes los que más usan Internet diariamente, quienes además presentan una nueva forma de consumo online de medios de comunicación.

El éxito de estas empresas emergentes (start-up) pasa por adaptarse a la demanda actual: “Simplemente cubrimos una necesidad del mercado. La gente quiere ver la televisión en todos los nuevos dispositivos existentes. Hoy la televisión ha salido del cuarto de estar de las casas. Hoy la gente ve un informativo en su teléfono móvil cuando va al trabajo por la mañana en tren, otros siguen sus programas favoritos desde el jardín de su casa o mientras se dan un baño”, indican desde Zattoo.

Limar suspicacias

Generalmente estos servicios pueden verse con cierto escepticismo por la cuestión de las empresas piratas que se apropian de contenidos ajenos para explotarlos a su antojo. Zattoo remarca que uno de sus objetivos es operar siempre respetando la legalidad y pagando los derechos de propiedad intelectual y de explotación como cualquier otro operador de televisión en el país.

“Queremos ofrecer nuestra visión como socio de las televisiones, pero es cierto que resulta difícil convencer a los proveedores de que también ganan con esta plataforma. Al principio tienen miedo de que Internet cambie su negocio. Nosotros tratamos de mostrarles que puede interesarles y compartir los beneficios resultantes, pero cuesta”, asegura Meyer.

En este sentido, la Sociedad Suiza de Radiodifusión y Televisión (SRG SSR) está satisfecha con estas plataformas para difundir sus distintos canales en Internet como reconoce su portavoz, Daniel Steiner, a swissinfo.ch.

“Estos servicios nos parecen interesantes porque emiten nuestros programas normales en directo, de manera lineal y continuada, sin cortes y no como un servicio de televisión a la carta. Damos gratis nuestra señal y con este canal logramos más audiencia para nosotros y para nuestros anunciantes”.

Datos

Visitantes únicos en el mes de septiembre de 2011 en las páginas web de las tres plataformas suizas de TV gratuita por Internet.

Zattoo: 603.000

Teleboy: 397.000

Wilmaa: 359.000

Fuente: Net-Metrix Audit

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo