Mayoría en Suiza favorable a rastreo telefónico

El proyecto de seguimiento de proximidad mediante los celulares vulnera la privacidad, consideran sus detractores. Keystone / Sascha Steinbach

Según una encuesta, el 64% de las personas que residen en Suiza están a favor de ser rastreados mediante su teléfono celular para recibir alertas cuando entren en contacto con personas infectadas con el coronavirus.

Keystone-SDA/ac

La encuesta, realizada por la consultora Deloitte, reveló que el 60% de las personas consultadas estarían dispuestas a instalar una aplicación de seguimiento de contactos en su propio teléfono. Alrededor del 30% apoya totalmente el seguimiento, y el 34% son “bastante favorables”. 

Entre los escépticos, solamente una pequeña proporción (14% de todos los encuestados) rechaza categóricamente el seguimiento anónimo de los movimientos.

Los menores de 30 años están ligeramente más inclinados a aprobar medidas de seguimiento (68%). La tasa de aprobación también está por encima del promedio entre quienes trabajan en el sector de las tecnologías de la información o las telecomunicaciones (78%). No hubo diferencias significativas en las respuestas entre las diferentes regiones o entre las zonas rurales y urbanas.

Un total de 1 500 personas, de entre 16 y 64 años fueron encuestadas durante las vacaciones de Pascua.

Suiza contempla introducir una aplicación de rastreo de contactos en las próximas semanas. La aplicación descentralizada de rastreo de contactos DP-3T, diseñada para alertar a los usuarios que han entrado en contacto con personas contagiadas de enfermedades infecciosas, debería estar lista para el 11 de mayo, según dos universidades suizas involucradas en su concepción.

La aplicación emplea tecnología Bluetooth para permitir que los teléfonos inteligentes se comuniquen entre sí de forma anónima. Si una persona da positivo por coronavirus, todas las personas con las que esa persona estuvo en contacto en días anteriores podrían recibir una alerta para aislarse y hacerse la prueba de diagnóstico.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo