Navigation

Skiplink navigation

'Celebración', un puñetazo necesario

Los actores del neoliberalismo, según Pinter.

En el teatro de Vidy-Lausanne, Valentin Rossier presenta 'Célébration', la pieza de Harold Pinter con una fina descarga contra el neoliberalismo.

Este contenido fue publicado el 07 noviembre 2007 - 13:25

Escrito en 1999, el texto de la obra guarda la frescura de la actualidad. Entrevista con su escenógrafo ginebrino.

Sucedió en Turín, en marzo de 2006. Estábamos entre el público. Harold Pinter recibía el Precio Europa de Teatro. Con su voz ronca, el gran rebelde británico no vaciló en decir con gallardía y en voz alta, lo que a menudo denunció con sordina en sus piezas: el fascismo.

Fascismo político (imperialismo estadounidense) o fascismo económico (neoliberalismo), para Pinter la vida de la gente ordinaria se encuentra un día forzosamente mezclada en alguna de esas corrientes.

Esa vida, Pinter la desveló en bueno número de sus piezas que no tienen nada del teatro comprometido, sino que se trata más bien de una fiesta envenenada por un cinismo glauco.

Es el caso de 'El Aniversario' y 'La Vuelta'. También de 'Celebración', pieza escrita en 1999 y que el escenógrafo ginebrino Valentin Rossier presenta en el Teatro de Vidy-Lausanne hasta el 18 de noviembre.

Una sociedad fascinada por el sexo

En un restaurante muy elegante de una gran ciudad europea, una pareja celebra su aniversario de matrimonio en compañía de algunos amigos. Habiendo operado el vino su excelente efecto, las apariencias no ocultan ya nada. Emerge el individualismo craso de toda una sociedad BCBG, moldeada por el dinero, fascinada por el poder y el sexo.

Consejeros en estrategias, banqueros, secretarias, mujeres comprometidas en acciones humanitarias, todos son 'trabajados' por el sarcasmo de Pinter. Todos son bien representados por los comediantes de Valentin Dossier, que no vacila en manifestar su admiración por el autor británico al que dirige por primera vez.

Es verdad que no esperábamos algo así de Valentin Rossier. El ginebrino y su 'Helvetic Shakespeare Company' nos habían acostumbrado sobre todo a las piezas del gran William, representadas casi en su totalidad.
"Aprendo a desaprender las costumbres", precisa el escenógrafo para agregar: "cuanto más se avanza, más difícil es recibir flechazos'.

Una parábola de la mundialización

Arrebato pasional por Pinter en frecuencia con su época. "Su Celebración es una asombrosa parábola de la universalización", explica Rossier, con todo lo que esa palabra implica como injusticia social y también como hipocresía. Pinter, es alguien que está enfadado contra el mundo occidental que sólo piensa en el dinero y libera su conciencia con acciones humanitarias".

Podemos añadir que Rossier también está enfadado. Él dice:

"En una pareja, el dinero permite joder, tener un gran coche, una quinta suntuosa. La sociedad liberal que describe Pinter está justamente en la imagen de esas parejas 'celebradas' en su pieza. Esta sociedad de provecho jode también a los países pobres y débiles, luego se felicita por la ayuda humanitaria que les encamina".

"Hay en ese autor -precisa Valentin Dossier-, un humor filosófico que trastoca todo. Pinter jamás juzga, no da lecciones. Se contenta con crear situaciones absurdas que desentonan como bombas y refriegan la realidad en la cara".

swissinfo, Ghania Adamo, Ginebra
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Datos clave

'Celebración', obra de Harold Pinter, es representada en el Teatro de Vidy- Lausanne, hasta el 18 de noviembre.

Puesta en escena; Valentin Dossier, con: Valentin Rossier, Jacques Roman, Maurice Aufair y Caroline Cons.

End of insertion

VALENTIN ROSSIER EN DOS PALABRAS

Valentin Rossier es un escenógrafo y comediante ginebrino.

Con la 'Helvetic Shakespeare Company', que fundó en 1995, se compromete a representar las obras del gran dramaturgo inglés.

Paralelamente, pone en escena a autores de expresión alemana como Odon Von Horvath y Bertolt Brecht.

Un telón carmín que caracteriza cada espectáculo suyo se está convirtiendo en su sello.

Sus creaciones se presentan por todas partes en la región suiza de expresión francesa. 'El gran cuaderno' de A. Kristof y 'Diálogos de exiliados' de B. Brecht, son dos de sus más bellas producciones y le valen los honores en la escena parisiense.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo