Navigation

Skiplink navigation

El cine suizo goza de muy buena salud

De izq a der.: Jean-Frédéric Jauslin, Pascal Couchepin y Nicolas Bideau promueven el cine suizo. Keystone

La cinematografía suiza está relanzada y vive un momento muy positivo.

Este contenido fue publicado el 07 agosto 2006 - 11:55

Tal el consenso de las máximas autoridades culturales del país que llegaron a Locarno para participar en el más prestigioso festival helvético de cine.

Los hechos hablan con claridad: tres largometrajes exclusivamente suizos en la Piazza Grande durante los diez días del festival – del 2 al 12 de agosto- ; numerosas realizaciones nacionales en la sección Cineastas del Presente; treinta coproducciones en las que participa la televisión nacional...

Una presencia renovada. Una visibilidad desconocida en los últimos años , indicativa de una "nueva era" en la concepción del séptimo arte.

Los suizos aman el cine

Un momento de expansión que debe corresponderse cada día más con la lógica "de la promoción de un cine popular y de calidad", al decir de Pascal Couchepin, miembro del Ejecutivo federal y responsable, en tanto Ministro del Interior, de la actividad cultural.

Couchepin, presente en Locarno, recordó que "el cine, además de divertir, tiene un impacto directo en la sociedad".

El punto de partida ya es positivo: según un reciente estudio realizado a nivel nacional, 77 % de los suizos de las regiones de expresión alemana y francesa aman el cine, incluido el helvético. "Y van al cine incluso más que los demás europeos", precisa Couchepin al tiempo de insistir en que "el cine siempre ocupa un lugar extraordinario en la relación con la sociedad".

El consejero federal recuerda además que "hoy existe una gran oportunidad para la cinematografía nacional".

Concepto con el que coincide el Consejero Municipal y Ministro de Cultura de la ciudad de Ginebra, Patrice Mugny, al reivindicar la importancia del Festival de Locarno en tanto "espacio de convocatoria cinematográfica de tipo nacional".

Existen muchos otros festivales internacionales en el país, entre ellos en su propia ciudad, explica Mugny en diálogo con swissinfo. "Pero no tendría sentido competir con Locarno que tiene una larga historia y una dimensión propia".

"Cada una de nuestras ciudades, cantones y regiones tiene su especificidad cultural" insiste Mugny que maneja un presupuesto de 210 millones de francos anuales para la cultura, el más alto de todo Europa si se tiene en cuenta la relación entre inversión y pobladores.

Si de objetivos inmediatos se habla, el de promover películas que sean conocidas del gran público es tal vez el que más preocupa a las autoridades culturales nacionales.

Al decir de Jean-Frédéric Jauslin, responsable de la Oficina Federal de la Cultural, "salvo algunas excepciones, los films suizos no son muy conocidos por los espectadores". Lo que indica una gran tarea pendiente, enfatiza.

El fenómeno de la Piazza Grande

Con capacidad para unos 8.000 espectadores, la Piazza Grande, en el centro mismo de Locarno, se transforma cada noche, durante el festival, en la "sala al aire libre" más importante del país.

"Y nos proponemos que se convierta más y más en una vitrina del cine nacional" declara a swissinfo Frédéric Maire, nuevo director del festival tesinés.

Objetivo ampliamente logrado la noche del viernes pasado, durante la presentación de "Die Herbstzeitlosen" –el nombre de una flor venenosa-,
comedia de la realizadora Bettina Oberli, filmada íntegramente en la región campesina del cantón de Berna y hablada en dialecto suizo-alemán.

La protagonista principal, Stephanie Glaser, de más de 80 años -reliquia del mundo cultural helvético-, fue ovacionada durante varios minutos al concluir la proyección, en un gesto poco frecuente en este tipo de presentaciones.

"Un encuentro muy hermoso entre el público y el cine suizo", comentó emocionado Maire tras haber presenciado el homenaje de la Piazza Grande a la actriz.

Otras producciones helvéticas también programadas en el mismo recinto, anticipan una curiosidad –y posiblemente aceptación- semejante. Entre ellas, "La lista de Carla", documental sobre Carla del Ponte, Procuradora del Tribunal Internacional para la ex-Yugoeslavia que ha sido proyectada con éxito.

"Mi hermano se casa", del realizador Jean-Stephan Bron, conocido por su obra anterior "Maíz en la Casa de Gobierno" es otra de las cintas prometedoras del cine suizo.

Primer año positivo del "Señor Cine"

A la cabeza del cine suizo desde hace exactamente un año, Nicolas Bideau entiende al Festival de Locarno "como la locomotora que debe tirar los otros vagones" de la cinematografía helvética.

"Ser más proponedor, más agresivo" es el principal objetivo de la producción nacional, subraya Bideau en entrevista con swissinfo. "Y tal vez el punto más positivo de estos doce meses es el de haber encontrado un gran grupo de jóvenes realizadores y productores suizos que están dispuestos a asumir el desafío de la cercanía al público" y tratar de implicar a los espectadores.

"La generación está aquí presente", insiste Bideau. Y esta 59 edición de Locarno es un ejemplo con una presencia helvética destacada entre las 170 películas que componen la programación. "Y no podemos decir que ese lugar ganado sea un regalo..., ya que nadie en Locarno hace concesiones", insiste.

Un leopardo blanco sobre un fondo rojo (colores de la bandera helvética), que "reemplaza" al amarillo y negro tradicional, constituye el símbolo del cine suizo en Locarno, que este martes 8 desarrolla una jornada propia con foros, proyecciones, encuentros, debates, escenarios, Piazza Grande y escaparates.

Esa es la expresión de un nuevo ímpetu para la producción nacional que quiere ganar en calidad y popularidad, señalan sus responsables. Y que sueña, incluso, con ocupar nuevos frentes en la competencia internacional, consolidando la exportación creciente de nuevas producciones helvéticas.

swissinfo, Sergio Ferrari, Locarno.

Contexto

Los suizos aman el cine. los demuestra el informe "Los públicos del cine suizo". Un estudio sociológico publicado en julio del 2006.

· ¾ de los encuestados en las regiones elamanas y francesas del país, reconocen amar el cine. En la Suiza francesa el porcentaje aumenta a 82%.

· Las mujeres reconocen gustar más del cine que los hombres. 44 % contra 33%.

· 73 % de los suizos fueron al menos una vez al cine en el último año. 15 %, una vez por mes.

· Con una frecuencia al cine de 2.6 por habitante y por año, los suizos son sólo superados en Europa por los franceses.

· Menos conocidas son, sin embargo, las producciones helvéticas. Sólo uno de cuatro encuestados conoce el nombre del Premio al cine suizo acordado cada año en el Festival de Solothurn.

End of insertion

Datos clave

La presencia de la Televisión suiza en tanto co-productora de películas, ficciones o documentales, es significativa en esta 59 edición de Locarno. Representa casi el 20 % de las 170 películas que integran la programación total.

El número de coproduccions de SRG SSR "idea suiza" es de 30. "Das Fräulein" (La señorita), en la competencia internacional. Tres películas íntegramente suizas y otras tres co-producciones internacionales se proyectan en la Plaza Grande. Una realización sostenida por la TV suiza compite en la categoría "Cineastas del Presente", en tanto otras tres participan en esa sección pero sin competir. Tres compiten por los "Leopardos de mañana".

Otros tres en esa misma retrospectiva. Dos en la semana de la crítica. Nueve films en la sección "Marca suiza" (Appelation Suisse). Y por último una en "A propósito del cine" y otra en la jornada especial de la TV.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo