Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Javier Bardem con nuevo papel en Ginebra



El actor español Javier Bardem considera que la piratería priva de sustento económico a muchas familias.

El actor español Javier Bardem considera que la piratería priva de sustento económico a muchas familias.

(Keystone)

Esta vez no hubo ni alfombra roja, ni admiradores desesperados por verle. Pero el actor español sí cosechó aplausos por defender a su gremio en una reunión de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), en Ginebra.

Los actores piden un acuerdo internacional que les garantice una participación en los rendimientos económicos de sus interpretaciones, documento que podría concretarse en 2012.

 “El trabajo del actor, en esencia, consiste en construir un personaje”, y eso debe ser reconocido en todas partes, destacó el actor de 42 años, ayer en Ginebra.

Bardem, -quien ha encarnado a un padre inmerso en la explotación humana en ‘Biutiful’ (Alejandro González Iñárritu) o al tetrapléjico gallego Ramón Sampedro en ‘Mar adentro’ (Alejandro Amenábar), papeles que le han convertido en uno de los actores más reconocidos y al que se suma un Oscar por su interpretación en ‘No es País para Viejos’ (hermanos Cohen)-, ayer asumió un nuevo rol:

 
“Hoy mi voz pretende ser, sin distinción, la de todos los actores del mundo”, dijo ante el director de la OMPI, Francis Gurry, que reivindican convenios internacionales que defienden la propiedad intelectual en todos los ramos.
 
Delante de una sala ocupada solo a un tercio de su capacidad, recordó que “Internet ha transformado los criterios de producción, distribución y explotación de la industria audiovisual y también las condiciones de trabajo del actor, que difieren en cine, televisión o Internet.”

Único colectivo sin tratado internacional

“Pese a que nuestra contribución es decisiva y relevante en las fases de producción y explotación de las obras audiovisuales, somos el único colectivo de creadores que carecemos de un tratado internacional”, puntualizó.
 
Se trata de disponer de unos derechos similares a los guionistas, directores y músicos. “Pertenezco a esa minoría privilegiada que no precisa de tales derechos pero reivindico los derechos de propiedad intelectual para todas esas miles de familias de actores que no pueden vivir de su profesión plenamente y que constituyen una mayoría superior al 90%”.
 
Javier Bardem es nieto (Rafael Bardem y Matilde Muñoz Sampedro), hijo (Pilar Bardem) y hermano (Mónica y Carlos Bardem) de actores, como recordó en el momento de las escasas preguntas -apenas tres- de los presentes en la reunión de la OMPI, tras leer su discurso sobre las reivindicaciones de propiedad intelectual para los actores del mundo.

Tratado, probablemente en 2012

La OMPI ya intentó promover un tratado internacional de estas características en sus conferencias diplomáticas de 1996 y 2000, pero no logró un texto de consenso que aunase los distintos modelos vigentes en materia de propiedad intelectual: el ‘copyright’ en la región anglosajona y los derechos de autor en los países de Europa y Latinoamérica. Una tercera oportunidad está prevista para septiembre, en la Asamblea General de la organización para establecer “un estándar a nivel internacional”.
 
La presencia de Bardem fue el plato fuerte del Diálogo de Alto Nivel sobre la Industria Audiovisual, un encuentro promovido por la OMPI en el que también participaron el productor británico Iain Smith, el productor y director indio Bobby Bedi y la presidenta ejecutiva de la entidad egipcia Al Arabia Cinema y conocida actriz, Esaad Younis.
 
Ellos, en esta cita de carácter informal en la OMPI no se centraron solo en los actores, sino en la defensa del sector en general de la industria cinematográfica ante los nuevos modos de piratería en la era digital.

Defensa del producto para el consumidor

“La industria del cine está pasando por un cataclismo, con una impresionante evolución, pero también con caos. La proyección digital, la distribución digital, el cambio de formatos, todo eso ahora existe, pero también trae consigo la piratería, el robo de contenidos. Y tenemos que batallar contra eso”, señaló el reconocido productor británico Iain Smith, tras mencionar que filmes como Avatar registraron seis millones de descargas ilegales.
 
“La innovación hay que impulsarla, hay que cuidarla con el mayor esmero posible, a través de un sistema de derechos más inteligente, y esto incluso en defensa del propio consumidor, pues hay que ofrecerle calidad. Y eso solo se logra con un sistema que invierte en el riesgo, en esa innovación. De lo contrario, -coincidió con Bardem-, el sistema no se mantendrá.”
 
Y otra denuncia: “La persona que es la creadora de una obra tiene que compartir sus derechos si quiere que se haga la película. ¡Los creadores son explotados y tienen que vender sus derechos de propiedad intelectual, para que su película se pueda hacer!”

Robo digital

El productor indio Bobby Bedi, agregó que el robo digital, si bien fácil de cometer, es igual de grave como el robo de un CD o un libro. “Si aceptamos una forma de robo, ponemos en peligro a toda la industria”. Y por ello el valor del respeto en esta etapa en la que los nuevos formatos y las nuevas formas de distribución digital son avances tecnológicos en beneficio de la creación cinematográfica: “Con ellos podemos revolucionar el mundo de la educación en países como la India para cumplir nuestro sueño de desarrollo”.
 
Y si bien “la tecnología nos ha llevado a un renacimiento cultural, la responsabilidad de cómo esto repercutirá en el sector recae en ustedes, los mecenas de la innovación en la era digital. Por favor, cuiden a los filmes con esmero”, concluyó Smith.

Derechos de propiedad intelectual para actores

El objetivo es establecer una proteción mínima para los intérpretes escénicos en sus participaciones audiovisuales, con base en un acuerdo.

Este instrumento internacional de mínimos podría ser adoptado en menos de un año.

Los artistas esperan que en la próxima Asamblea General de la OMPI, que tendrá lugar en septiembre próximo, se retome la Conferncia Diplomática del 2000 al respecto y se continúen las negociaciones para concluir el tratado a lo largo del 2012.

Los actores reclaman que se les reconozcan sus derechos tal y como ya ha ocurrido a escala internacional con los derechos de los cantantes y los músicos.

España y México son algunos de los países que ya consideran estos derechos en su marco normativo.

Si bien no se trata de grandes cifras, las regalías que se generan ya son dirigidas entre estos países con legislaciones homogéneas.

España reúne por las transmisión de novelas mexicanas entre 700.000 y un millon de euros al año que son dirigidos a la organización de actores mexicanos para distribuir este monto entre los elencos que se han visto beneficados.

Fin del recuadro

swisssinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×