Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

‘L’Abri’, documental suizo Fernand Melgar dirige la lente a los "sin techo"

Cada noche en Suiza centenas de personas duermen en la calle. Fernand Melgar en su documental ‘L’Abri’ (‘El Refugio’) se sumerge en la vida de aquellos que, sin techo, buscan cobijo en Lausana. 



"L'Abri", el nuevo documental de Fernand Melgar, se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Locarno.

"L'Abri", el nuevo documental de Fernand Melgar, se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Locarno.

(pardo.ch)

 Una valla de hierro separa los que están dentro de los que quedan afuera. Poco antes de las diez de la noche, durante los meses más fríos del año, el refugio de la protección civil de Lausana abre sus puertas para acoger a los “sin techo”. Cinco francos por una cama, una ducha y una comida caliente en el bunker. Centenas de personas hacen la cola para poder entrar.

En el refugio no hay lugar para todos. Cuenta con 107 camas a disposición, pero por cuestiones de seguridad son admitidas solamente 50, número que puede llegar hasta un máximo de 60 cuando el termómetro desciende a bajo cero. Delante de la barrera, la gente se empuja, se desespera, se enfervoriza. En el refugio se selecciona a los que podrán ingresar. “¿Con qué criterios se hace esta selección?”, pregunta un policía convocado a proteger el lugar. Primero los ancianos, las mujeres y los niños; aquéllos que tienen un domicilio formal en la ciudad y los que cuentan con un trabajo. “Esta noche tenemos muchos gitanos, deje entrar a dos africanos”, responde uno de los responsables del centro. Y su colega reflexiona: “¿Pero quién soy yo para elegir?”

Durante seis meses, cada día, Fernand Melgar observó en ese lugar la lucha cotidiana de los inmigrantes por un techo y por la dignidad. Acompañado de Elise Shubs, a cargo del sonido de esta producción, filmó de uno y otro lado de la barrera, dándoles voz tanto a ellos como a los guardianes del refugio de Lausana, la ciudad de origen del realizador.

Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los usuarios del refugio provienen en gran parte del sur y del este europeo. Son inmigrantes españoles, portugueses e italianos; familias gitanas, muchas veces con sus hijos pequeños; jóvenes africanos; y latinoamericanos que luego de haber obtenido el permiso de estadía Schengen en España o Italia, sufren hoy las consecuencias de la crisis y tratan de buscar nuevos horizontes en Suiza.

Algunos de ellos buscan un empleo, otros cuentan ya con una actividad, pero no reciben un salario suficiente como para pagar un alquiler. En Lausana, como en otras ciudades helvéticas, existe una gran presión inmobiliaria y los departamentos a disposición son escasos y muy onerosos. El trabajo de los inmigrantes no siempre es correctamente remunerado.

Durante breves instantes, la cámara de Melgar se aleja del refugio para seguir los pasos de algunos protagonistas. Es el caso de César y Rosa, emigrados de España luego de haber perdido todo allá. Llegan con el sueño de trabajar en una estación de esquí. Pasan el día en la biblioteca para protegerse del frío y aprovechar del internet gratuito. No son los únicos. Algunas mesas más allá está sentado Amadou, un joven africano con un permiso de estadía en el espacio europeo Schengen, quien también es usuario regular del refugio de Lausana. Además se encuentra la familia gitana – una pareja con dos pequeños –, que ha pasado la noche en su viejo automóvil luego de pedir limosna en las calles: solo recaudaron 2 francos con noventa centavos.

Los que quedan afuera del refugio, soportan la noche como pueden. Se acurrucan sobre un banco de un parque o de la estación de trenes; o bien en un cobertizo abandonado; o en un automóvil, aquellos que excepcionalmente cuentan con uno. Siempre lejos de las miradas, con los sentidos en alerta. Si son descubiertos por la policía corren el riesgo de recibir una multa de 200 francos. No existen excepciones: el reglamento de la ciudad prohíbe acampar en su perímetro, con o sin carpa.

El realizador suizo Fernand Melgar. 

(pardo.ch)

Una problemática suiza…

El número de los “sin techo” en Suiza se desconoce. En Ginebra, las personas sin un domicilio fijo son estimadas en mil. “Las estructuras no son suficientes y garantizan exclusivamente una ayuda de urgencia, muchas veces limitada a pocas semanas”, explica Camille Kunz, responsable de comunicación de la organización de ayuda Caritas de Ginebra, que observa un aumento de aquellos desprovistos de abrigo. 

Kunz muchas veces ha denunciado esta problemática social. “Sería necesario un acompañamiento a largo plazo. No es fácil encontrar una vivienda en un abrir y cerrar de ojos. Y cada día transcurrido en la calle es un paso adicional hacia la precariedad, de la cual es difícil recuperarse”.

El derecho a la vivienda está inscrito en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Sin evocarlo de modo explícito, la Constitución suiza prevé que las autoridades, a escala cantonal y federal, se empeñen para que cada uno tenga acceso a una habitación adecuada. ¿Por qué entonces no abrir otro centro de la protección civil en lugar de dejar a la gente dormir en la calle, se preguntan los protagonistas del documental de Fernand Melgar?

L’Abri’ formó parte de la selección de filmes en competición por el Leopardo de Oro en el Festival de Cine de Locarno y en su proyección, primicia mundial, estuvo presente Oscar Tosato, miembro del ejecutivo municipal de Lausana y responsable de las políticas sociales de esa ciudad. Así que tocó a él abordar la cuestión: “Abrir nuevas plazas para los “sin techo” no es una solución a largo plazo: cuesta a la comunidad y amenaza con convocar a otros inmigrantes a crear un modo de vida paralelo. Somos conscientes que hay una falta de habitaciones con precios económicos y, por lo tanto, hemos previsto construir nuevas viviendas sociales. Sin embargo, una parte de la población se opone y debemos tenerla en cuenta.”

… que se vuelve europea

Hijo de inmigrantes españoles, con una infancia marcada por la desigualdad, Melgar repite a aquellos que le exigen soluciones sobre las temáticas que sigue con su lente, que él es solamente un “testigo” y que su cine es el de la “intranquilidad”. Sus películas son una “ventana” hacia la realidad escondida. En el filme presentado en Locarno “no hay buenos o malos, solamente seres humanos que tratan de convivir”.

“Intenté mostrar como respetando un reglamento comunal establecido por la autoridad, se toman decisiones inimaginables. Sin intención de hacer mal. Tú puedes entrar, tú quedas afuera… Los guardianes son ellos, pero podríamos ser nosotros”, declara el realizador.

Esta valla que separa al refugio de la calle puede entenderse incluso en un sentido más amplio, como aquella frontera que separa Suiza del resto de Europa. Un poco más cerrada luego de la votación del 9 de febrero a favor de reducir la inmigración. “Tú, adentro, tú, afuera”.

Es verano y el refugio de Lausana está cerrado por ahora. Sus puertas se abrirán de nuevo con los primeros fríos que anuncien el invierno europeo. Y ya es sabido: solo acogerá a algunos de aquellos en busca de abrigo.


Palmares de 67 edición

Concurso Internacional

Leopardo de oro : ‘Mula sa kung ano ang noon’ de Lav Díaz, Filipinas.

Premio especial del jurado : ‘Listen Up Philip’, de Alex Ross, Perry, EE UU.

Leopardo para la mejor puesta en escena para Pedro Costa, por ‘Cavalho Dinheiro’-

Leopardo para el mejor papel femenino: Ariane Labed, por su actuación en ‘Fidelio, l’odysée d’Alice’, de Lucie Borleteau, Francia.

Leopardo para el mejor papel masculino: Artem Bystrov, por su papel en ‘Durak’, de Youty Bykov, Rusia.

Mención especial: ‘Ventos de agosto’, de Gabriel Mascaro, Brasil.

Concurso Cineastas del Presente

Leopardo de oro: ‘Navajazo’, de Ricardo Silva, México.

Ópera prima

Leopardo: ‘Songs from the North’, de Soon-mi YOO, EEUU/Corea del Sur/Portugal.

Leopardos del Mañana

Pequeño Leopardo de oro para mejor cortometraje internacional: ‘Abandoned Goods’ de Pia Borg y Edward Lawrenson, Gran Bretaña.

Pequeño Leopardo de oro para mejor cortometraje suizo: ‘Totems’, de Sarah Arnold, Francia.

Fin del recuadro

Fernand Melgar

Nace en 1961 en Marruecos, en el seno de una familia de sindicalistas españoles exiliados durante el franquismo.

Cuando tenía dos años sus padres lo llevan ilegalmente a Suiza, donde se desempeñaban como trabajadores de temporada (con contratos de menos de 8 meses de trabajo).

En 1980, con algunos amigos, funda ‘Le Cabaret Orwell’, cuna de la música ‘underground’ en la Suiza francófona, y tres años más tarde se inicia en el cine.

Sus dos documentales sobre la acogida y la expulsión de los solicitantes de asilo -“La Forteresse” (‘La Fortaleza’, 2008) y “Vol Spécial” (‘Vuelo especial’,2012) – recibieron numerosos premios y suscitaron intensos debates políticos.

‘L’Abri’ (‘El refugio’, 2014) estará en cartelera en los cines suizos en tres semanas.

Fin del recuadro


Traducción del italiano: Sergio Ferrari, swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×