Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La primera vez de Olivier Père

Olivier Père destaca el valor de Locarno como encrucijada de lenguas, culturas y países.

(Festival del Film di Locarno)

Nombrado como director artístico del Festival de Cine de Locarno, el francés Olivier Père ha aportado su sello: valorizar la producción cinematográfica y reducir la programación. ¿Su máxima? Dejar que las películas hablen por sí mismas.

Este miércoles comienza la 63ª edición del Festival de Cine de Locarno, que dura hasta el próximo 14 de agosto.

El nuevo director artístico, calificado de misterioso por el presidente Marco Solari, es claro como el agua al explicar su idea del evento. Entrevista.

swissinfo.ch: París, verano de 2008. Ante un plato de chucrut, Marco Solari le convence para que asuma las riendas del Festival de Cine de Locarno. Ahora estamos ya en su primera edición como director artístico. ¿Cómo ha ido la toma de contacto con esta nueva realidad?

Olivier Père: Ha sido fantástica. Aunque debo decir que durante ese verano no comí el chucrut. Y, sobre todo, no pude rechazar la propuesta de Marco Solari, que me brindó una oportunidad extraordinaria. Después, entré en contacto con el resto del equipo: unas personas realmente formidables.

¿Qué puedo decir más? El lugar es maravilloso y el de Locarno es un festival grande, que me permite expresarme mejor y aportar mi contribución personal respetando al mismo tiempo, la tradición y la historia de Locarno. Por lo tanto, es realmente emocionante para mí ser el director artístico de un festival tan hermoso y en el que puedo desarrollar mi visión del cine, que espero agrade a los amantes del cine, a los espectadores, a los directores y artistas.

swissinfo.ch: Usted ha destacado en varias ocasiones que la dirección artística de Locarno le permitirá continuar el trabajo de descubrimiento que comenzó cuando lideraba la ‘Quincena de los Realizadores’ de Cannes y dar protagonismo a los nuevos cineastas. ¿Cómo surgió este primer programa?

O.P.: Todo ha ido bien. Los proyectos, incluidos los futuros, y los cambios están tomando forma - para hacer el festival todavía más potente, útil y agradable - fueron bien recibidos. Los contactos profesionales con los directores, productores y distribuidores son excelentes. El nuevo grupo de selección de películas es fantástico y los nuevos contactos internacionales se están revelando muy positivos. He tenido la suerte de llegar a Locarno después de seis años de experiencia en Cannes, lo que me aportó muchísimo y que me permite hoy afrontar este nuevo reto con serenidad y gran convicción.

swissinfo.ch: Entre las novedades de la próxima edición, la supresión de diversas secciones.

O.P.: Además de la supresión y la redefinición de ciertas secciones, sobre todo yo quería reducir el número de películas. Un festival debe ser especialmente útil, cada película tiene que ofrecer el mejor escaparate posible. Si pones demasiadas películas, no se les puede conceder la misma atención a todas y no se puede pedir a los críticos, profesionales y espectadores que las sigan con la atención adecuada.

Sentí que era necesario hacer un esfuerzo por ser más selectivos. En un cita de cine como la de Locarno, no concierne al público o a los críticos componer su propia selección entre un gran número de propuestas. Concierne al director artístico realizar una primera selección cuidadosa y racional entre casi 2.000 películas.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son los puntos fuertes?

O.P.: Siguiendo los parámetros de la representatividad, la originalidad y la innovación, decidí centrarme en tres polos principales: la Piazza Grande y las dos competiciones (Internacional y Cineastas del Presente). Respecto a éstas últimas, se hizo una distinción más clara: el Concurso Internacional es el lugar de los directores confirmados y de las películas excepcionales, Cineastas del Presente será el espacio de descubrimiento y de los jóvenes cineastas.

En Piazza Grande se concentrará una programación muy fuerte de cine del mundo entero: suizo, americano, europeo, asiático. No puedo dejar de citar también a la retrospectiva, que en Locarno siempre ha desempeñado un papel muy importante. En general, el objetivo de este cambio es permitir a las personas encontrar sus puntos de referencia de una manera más rápida.

swissinfo.ch: Locarno y el cine suizo, una relación delicada, por el momento es un campo que despierta mucha sensibilidad y susceptibilidad. ¿Cómo ha empezado a tejer las relaciones?

O.P.: De la forma más sencilla y más serena posible. Todo va mejorando. Estoy convencido de que Locarno es un importante escaparate para las películas suizas. Y la mejor forma de dar visibilidad a la producción helvética y es a través de la difusión de temas de Suiza en todas las secciones del Festival. Es, pues, evidente que el cine suizo debe hacer frente la industria cinematográfica internacional. Por otra parte, los protagonistas del mundo del cine suizo han comprendido perfectamente mis objetivos.

En mi primera edición, soy muy afortunado: el conjunto de la producción cinematográfica suiza de este año es buena. Estoy feliz de poder mostrar algunas obras bellas.

swissinfo.ch: En Locarno cuenta aún mucho la dimensión del Italianismo.

O.P.: Soy muy sensible al respecto y no sólo porque tenga raíces en el Piamonte. En esta edición, el Italianismo estará presente en diferentes maneras y con diferentes propuestas cinematográficas. Una de las características de Locarno, que amo de forma especial, es su condición de encrucijada de lenguas, culturas y países.

Es claro que debería desarrollar y fortalecer el valor internacional de Locarno, de todos modos continúan los vínculos privilegiados con Italia, Francia y Alemania.

swissinfo.ch: ¿Es tan emocionante para un director francés estar en esta encrucijada?

O.P.: Por supuesto. Trabajar fuera de Francia y llegar a un país como Suiza, con sus peculiaridades, es un desafío. Me encantan los desafíos y creo que un director artístico debe estar abierto al descubrimiento, a la diversidad, a los viajes y a las reuniones. Estoy muy contento de estar aquí.

swissinfo.ch: Marco Solari ha dicho de usted que es un hombre misterioso.

O.P.: (risas) El presidente exagera. Hablo poco, es verdad. Mi papel es principalmente ocuparme del contenido artístico de las películas y determinar las mejores obras que lo expresan. En mi rol de director artístico tengo que dejar que hablen las películas, tengo que quedarme en este lado del escenario, fuera de los focos.

swissinfo.ch: ¿Qué se puede espera de la edición de 2010?

O.P.: Ya lo verá. Será algo que nace bajo el signo de la juventud, la originalidad y la sorpresa.

swissinfo.ch: ¿Algunos toques de glamour?

O.P.: Locarno no puede competir con Cannes ni con Venecia. No tenemos los medios. Y, sobre todo, Locarno siempre ha preferido la dimensión humana y popular. Esto no significa renunciar al glamour: actores y actrices forman parte del cine. Algo que Locarno aprecia y ha celebrado. Las estrellas que amamos. Siempre serán bienvenidas en el cielo sobre Locarno.

swissinfo.ch: Se emociona al imaginar la primera noche, este 4 de agosto de 2010 en la Piazza Grande?

O.P.: No, lo veremos (risas).

Françoise Gehring, swissinfo.ch, Locarno
(Traducción: Iván Turmo)

Biografía

Olivier Père fue nombrado director artístico del Festival de Locarno el 25 de septiembre de 2008.

Francés, nacido en Marsella en 1971, estudió Humanidades en la Universidad de La Sorbonne (París IV).

Ingresó en la Cinemateca Francesa en 1995, pronto se convirtió en responsable de la planificación y la organización de numerosos homenajes y colaboraciones.

En 1996 comenzó una larga colaboración en paralelo con el festival de cine ‘Entrevues’ de Belfort, como organizador de las retrospectivas.

Desde 1997 ha colaborado con el semanario de actualidad cultural ‘Les Inrockuptibles’, con aportaciones periódicas sobre cine, televisión y DVD.

De 2004 a 2009 fue director general de la ‘Quincena de Realizadores’, la prestigiosa sección independiente del Festival de Cine de Cannes, organizado por la SRF (Société des Réalisateurs de Films).

Fin del recuadro

Edición 2010

La edición de 2010 se caracteriza por la reducción de las propuestas: se proyectarán 290 películas en comparación con las 400 del año pasado.

50 estrenos mundiales (lo que nunca sucedió ), y una veintena de óperas primas presentes en todas las secciones.

En la competición internacional se proyectarán 18 películas de todo el mundo, dos películas suizas compiten por el Leopardo de Oro. El Premio a la Excelencia será para Chiara Mastroianni. Dos Premios Leopardos de Honor para el suizo Alain Tanner y el chino Jia Zhang-ke.

Fin del recuadro

Más fondos

“Un patrimonio a defender”, es como el gobierno del cantón del Tesino ve al Festival de Locarno. Por lo tanto decidió aumentar en un 10% (250.000 francos), la contribución anual a la cita del cantón para el período 2011-15, que en la actualidad supone un total de 2,5 millones de francos.

El presidente del Festival, Marco Solari, también hizo un llamamiento a la generosidad de la Confederación y la economía privada. La situación financiera del más pequeño de los festivales de cine internacionales más importantes - que tiene un presupuesto de 11,1 millones de francos-, es siempre muy frágil.

Para equilibrar las cuentas en los últimos años ha sido necesario recurrir a las reservas. Una estrategia que, evidentemente, no puede continuar indefinidamente.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes