Piano y globos en el arte de Jacques Demièrre

Jacques Demièrre, su piano y los globos en el Teatro Margarita Xirgu. www.teatrocolon.org.ar

El Centro de Experimentación del Teatro Colón presentó en Buenos Aires la obra del pianista suizo Jacques Demièrre dentro del ciclo "Monólogos tecnológicos".

Este contenido fue publicado el 03 julio 2006 - 16:05

"Aire comprimido y otros aires" fue la original propuesta del músico ginebrino, donde la electrónica se unió a un piano y los globos aportaron color y movimiento.

Con una suite de tres movimientos, Jacques Demièrre despertó sorpresa entre los espectadores del teatro porteño Margarita Xirgu.

Globos de colores jugaron todo el tiempo en el escenario al ritmo de la improvisación del ginebrino que, por momentos, aparecía en el escenario cuerpo a cuerpo con el piano, zambullido en la parrilla del instrumento y luchando por liberar los 88 globos que atados, uno a cada cuerda, se fugaban provocando efectos visuales y auditivos.

Desde la consola, otro suizo lo acompañaba. Era Thierry Simonot quien se ocupó del dispositivo electrónico y en la tercera parte del espectáculo apareció en escena para "hacer caminar" el pesado piano que, sistemática y enérgicamente, hacía sonar su compañero.

swssinfo conversó con los artistas al finalizar la presentación, y pudo acercarse más al espíritu de esta "performance de música, aire, tiempo y movimiento"

Cuando la música puede "mirarse"

Demièrre parece crear hasta cuando habla. Envuelto en su aspecto enigmático -y con mucho de timidez- este pianista y compositor autodidacta recorre la música tomando múltiples direcciones: improvisación, jazz, música contemporánea...

Con 51 años, el 'performer' se autodefine como muy curioso. Cuenta que estudió piano, musicología, semiología y que también trabajó con la danza. Actualmente experimenta además con la voz, con los sonidos, haciendo 'poesía sonora', y también da clases como profesor invitado en la Escuela Superior de Bellas Artes de Ginebra.

"El la pieza 'Aire comprimido y otros aires' hay cosas improvisadas, pero también hay cosas escritas. Es un trabajo que viene del teatro musical, pero al mismo tiempo en ella no hay personaje. El personaje más importante es el espacio, donde con él se conjugan la imagen y el sonido", explica Demièrre, mientras destaca que lo lúdico está siempre presente:

"Usamos globos, y el globo tiene como una relación con la infancia. Y el aire juega con la cosa muy pesada del piano. Hay como contradicciones que tienen que ver también con lo lúdico"

"Creo que antes yo hacía más música y ahora, poco a poco, trabajo más con el sonido que con la música. Para mí la música es más una particularidad del sonido, y todos los sonidos del mundo encuentran un lugar para convivir", afirma entusiasmado el artista, y sostiene:

"La idea de este espectáculo empezó con el artista plástico Philippe Deléglise. Con él trabajamos para encontrar una manera de mezclar dos influencias: lo visual sobre el sonido y el sonido sobre lo visual. Y también se genera una tensión, a partir del aire".

Aire comprimido

En la puesta de los músicos helvéticos el "aire comprimido" es, literalmente, un actor importante. Es decir, a los elementos caóticos e improvisados de la performance se suma una fuerte tecnología estructurada del dispositivo electrónico que posee sonidos grabados de aire comprimido.

El segundo movimiento 'Para gran globo, piano y dispositivo electrónico', tiene como protagonista un enorme globo rojo, un tubo con gas y un micrófono conectado a la conexión del globo con la boquilla de la garrafa que, a medida que se infla, crea tensión en el ambiente, manteniendo al público a la expectativa de la explosión que se avecina.

Es que la extensión de la idea de teatralidad concebida por Demièrre se traduce en la relación entre el espacio en tensión, el color y el sonido:

"En este espectáculo el aspecto experimental es muy importante. Lo empírico es fundamental, porque al mismo tiempo hay cosas muy definidas por la computadora, como los sonidos pregrabados, por ejemplo, y otras, como el tubo de aire, donde nunca sabes cuánto aire queda y si va a estallar o no el globo. Esta tensión que se genera, para mí es parte de la obra"

Una performance donde hacen falta dos

Para esta obra, la tarea que realiza Simonot, de 37 años, es fundamental. Reconocido por su labor en música electrónica, la especialidad de este artista –también ginebrino-son los alto parlantes.

"Yo hago música electrónica. Mi trabajo es como diseñador de dispositivos de proyección del sonido. Desarrollo la parte técnica y la instalación de los alto parlantes para los espectáculos", cuenta a swissinfo y agrega:

"Desde hace más de cinco años trabajamos juntos con Jacques en diferentes proyectos. Ya hicimos varios espectáculos, ya nos conocemos, y eso es importante por la conexión que se genera puesto que la mayor comunicación permite trabajar mejor"

Ambos músicos parten desde Buenos Aires para continuar con sus presentaciones. Demièrre ya tiene agenda de trabajo en Bordeaux, Francia, mientras a Simonot lo esperan en Bruselas, Bélgica, para dar una serie de conciertos a principios de julio en la "Chapelle des Brigittines", junto a Dimitri Coppe.

A la hora de evaluar su paso por la capital porteña, ambos artistas coinciden en que les gustaría regresar con otro espectáculo.

"En el estreno aquí, sentí un feedback muy emocional. En otros lugares, quizás, es más analítico. Aunque creo que en Argentina se dieron las dos cosas", concluyó Demièrre.

swissinfo, Norma Domínguez, Buenos Aires

Contexto

Los músicos Jacques Demièrre (51 años) y Thierry Simonot (37 años) nacieron en Ginebra, Suiza.

Demièrre es pianista, performer y compositor. Su trabajo musical y sonoro se desarrolla en varias direcciones: música improvisada, música contemporánea, poesía sonora e instalación sonora.

Simonot hace música electrónica y es diseñador de dispositivos de proyección del sonido.

"Air comprimé et autres airs" se presentó en Buenos Aires del 23 al 25 de junio, dentro del ciclo "Monólogos tecnológicos", del Centro de Experimentación del Teatro Colón (CETC).

La obra se compone de tres suites: "Versión para piano, globos y dispositivo electrónico"; "Para 88 globos, piano y dispositivo electrónico" y "Para gran globo, piano y dispositivo electrónico"

End of insertion

Datos clave

El espectáculo "Air comprimé et autres airs" de los músicos suizos Jacques Demièrre y Thierry Simonot fue apoyado por Pro Helvetia, el CETC y la Embajada de Suiza en Buenos Aires.

La obra se presentó en el ciclo "Monólogos técnicos", en el Centro de Experimentación del Teatro Colón de Buenos Aires.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo