Navigation

Skiplink navigation

Un canto a la tierra desde Buenos Aires

Una canto a la tierra, exposición de Guillermo Kuitca en Zúrich. (Foto: www.daros,ch)

Uno de los artistas más representativos del arte contemporáneo latinoamericano es el argentino Guillermo Kuitca, cuya obra se expone actualmente en la Galería Daros-Latinoamérica de Zúrich.

Este contenido fue publicado el 01 febrero 2007 - 12:34

En una vasta obra de dibujos, pinturas y mapas de ciudades y de pueblos, este creador construye un espacio imaginario en el que rinde un homenaje a la tierra.

Nacido en Buenos Aires, Argentina, en 1961, Kuitca ha logrado imponerse como alguien innovador y audaz que habla en su obra de una manera poética pero también crítica sobre la geografía que circunda al hombre actual.

Un territorio humano

A través de numerosos dibujos y planos de arquitectura, este artista trata de redefinir el mundo en el que se mueven, viven y conviven las personas. Pero es en particular en las representaciones geográficas de diferentes países en las cuales esta búsqueda se manifiesta con mayor fuerza.

Así, aparecen mapas de Afganistán, China, Alemania, Noruega o Polonia, lugares en los que su autor confiesa no haber estado nunca.

Europa y China son, por ejemplo, para Guillermo Kuitca venido del Cono Sur de América Latina, tierras lejanas y exóticas en las que se mezcla la realidad y la ficción, todo lo cual indica que las distancias son relativas y más complejas de lo que se piensa.

Este creador explora el territorio humano bajo una forma novedosa y hasta irónica de ver las fronteras; es acaso un nuevo modo de situarse en la tierra para conquistar otras alternativas de vida.

Una topografía sobre un colchón

En una de sus obras más significativas de 1990, el autor bonaerense presenta un gran mapa de Afganistán en donde el ojo del espectador detecta sin dificultad las ciudades de Kandahar, Kabul y Herat.

Sin embargo, la carta geográfica de este país está representada nada menos que sobre la superficie de un colchón, que le da a la topografía de ese lugar de Asia occidental una nueva dimensión.

El terreno afgano, con sus cadenas montañosas y relieves, parece formar parte de un sueño, pues está colocado sobre el colchón de una cama donde normalmente uno duerme. Esto provoca una sensación particular, ya que en esta obra se han unido tanto una experiencia íntima humana, como el dormir, y la realidad física del exterior.

Se diría que con estas composiciones Kuitca hace de las fronteras territoriales (que son meras convenciones para desplazarse de un punto a otro) un sueño.

El mismo principio se repite en otra de las creaciones clásicas del artista argentino. Es la llamada Canción de la tierra (1990), la cual da el nombre a la presente exhibición en la Galería Daros. Este título viene del ciclo homónimo de canciones basadas en poemas de la antigua China compuesto por Gustav Mahler.

La canción de la tierra, de Guillermo Kuitca, es un mapa de China amplificado en donde se descubren las ciudades de Xian, Chungking y Chengtu. La topografía de esta enorme región vuelve a surgir sobre una tela acolchonada que le da al conjunto un aspecto insólito.

Se pensaría que las ondulaciones propias del colchón hacen que la tierra se mueva, vibre o cante.

Asimismo, en la exposición se presentan otras cartas geográficas de urbes europeas como Hamburgo, Dresde, Amberes, Varsovia o Marsella, todas ellas plasmadas sobre colchones dispuestos sobre veinte pequeñas camas concentradas en un núcleo. El efecto, hay que decirlo, es de una gran extrañeza.

El escenario teatral

Desde 1980 Guillermo Kuitca ha descubierto nuevas manifestaciones artísticas que no han dejado de alimentarlo en su carrera. La literatura, el cine y la música, son algunas de ellas.

Pero definitivamente ha sido el teatro una fuente inagotable de inspiración, concretamente el espacio escénico cuyas múltiples posibilidades de creación han ejercido en él un fuerte atractivo.

Una influencia decisiva ha sido igualmente la danza contemporánea desarrollada en los últimos años por la coreógrafa Pina Bausch. La manera en que esta creadora se concentra en sus danzas para hablar de lo esencial -la soledad, las obsesiones, el amor- ha impulsado la búsqueda del autor bonaerense en dirección al teatro, fuente extraordinaria de experimentación.

Los recursos que brinda la escena teatral han dejado su huella en Kuitca, no sólo como productor de teatro y diseñador, sino también en el espacio de sus propios dibujos y pinturas.

En varios de sus trabajos este hombre centra su atención fundamentalmente en la arquitectura de teatros, de óperas o de auditorios vacíos. De alguna manera el teatro es para él un espejo del mundo que envuelve hasta cierto punto el interior y el exterior, el actor y el espectador unidos en una sola dimensión.

Las obras del argentino Guillermo Kuitca revelan una espacialidad compleja y fascinante en la que el drama humano, como si fuera en la superficie de un espejo, se inventa y se vuelve a inventar. La exhibición La canción de la tierra en la Galería Daros-Latinoamérica de Zúrich terminará el 18 de marzo de 2007.

swissinfo, Araceli Rico, Zúrich.

Contexto

La obra del argentino Guillermo Kuitca que se exhibe en Daros-Latinoamérica de Zúrich, reúne cien trabajos, entre dibujos y pinturas, pertenecientes a la colección de esta Galería, y a otras instituciones que prestaron obras de este autor para hacer posible la exposición, entre ellas la Tate Gallery de Londres y el Museo de Arte Milwaukee.

Desde 1976 a la fecha las exhibiciones de Guillermo Kutica no han dejado de presentarse en galerías, centros de arte y bienales más importantes de América Latina, Estados Unidos y Europa.

Entre los centros y bienales más destacados donde se han expuesto las creaciones del artista argentino están el Museo de Arte Moderno de Nueva York, la Fundación Joan Miró de Barcelona y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, así como la Bienal Internacional de São Paulo, Brasil, y la Dokumenta de Kassel, Alemania.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo