Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Crisis climática ¿El banco central suizo debe invertir en energías fósiles?

surtidor de gasolina

El Banco Nacional Suizo invierte en las compañías petroleras más grandes del mundo, entre ellas la estadounidense ExxonMobil.

(Keystone / Matt Slocum)

Los activistas por el clima han ganado un primer set contra las entidades financieras que invierten en las energías fósiles. Entre los adversarios de los ecologistas se encuentran no solo los bancos privados como el Credit Suisse, sino también el Banco Nacional Suizo.

El Banco Nacional Suizo (BNS) ha acumulado reservas valoradas en más de 800 000 millones de francos y se ha convertido en uno de los principales inversores institucionales del mundo. El banco central contribuye al bienestar el país alpino y sus habitantes no solo gracias a su política monetaria, sino también a los beneficios millonarios, una parte de los cuales destina cada año a la Confederación y los cantones. Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo con la forma en la que el BNS genera beneficios.

Por ejemplo, más de 100 000 personas en Suiza han firmado la iniciativa popularEnlace externo para prohibir que el BNS y las cajas de pensiones inviertan en empresas que producen material bélico. Lo problemático para los activistas por el clima, en cambio, es la participación del BNS en el mercado de las energías fósiles.

El semanario económico HandelszeitungEnlace externo recuerda que el banco central invierte en las empresas petroleras más grandes del planeta. Por ejemplo, más de mil millones de francos solo en la estadounidense ExxonMobil.

El BNS es en cierto modo “responsable de los daños que causa el calentamiento global”, sostiene la Alianza Clima SuizaEnlace externo. Según un estudio publicado en 2018, las emisiones que generan las inversiones en acciones del BNS superan las emisiones anuales de Suiza.

“La política climática no es asunto nuestro”

La prioridad del BNS es garantizar la estabilidad de los precios y “la política climática no es asunto nuestro”, responde Andréa MaechlerEnlace externo, miembro de la dirección del BNS, en una entrevista concedida a la televisión suiza de habla alemana SRF. También el expresidente de la Asociación suiza de Banqueros (ASB), Patrick Odier, sostiene que la misión del BNS no es dar ejemplo en materia de sostenibilidad.

Odier recuerda que el BNS se adhirió el año pasado al Network for Greening the Finance SectorEnlace externo (Red para enverdecer el sector financiero), una red de bancos centrales y autoridades de vigilancia para promover la sostenibilidad ambiental en las finanzas y alcanzar los objetivos del Acuerdo de París sobre el Clima. Pero, como precisa un portavoz del BNS, la adhesión tiene como objetivo facilitar el intercambio de experiencias entre bancos centrales y no implica cambiar la política de inversión.

Un giro de 180º que los activistas por el clima y los políticos ecologistas en el Parlamento suizo quieren conseguir a toda costa.

Lista negra para los bancos sucios

“Las emisiones directas e indirectas de gases de efecto invernadero que genera la plaza financiera suiza deben reducirse a cero de aquí al año 2030. Hay que poner fin a las actividades de financiación, inversión y aseguración que conciernen a las energías fósiles”, exige el movimiento de huelguistas por el clima (ClimastrikeEnlace externo). Los bancos que no cumplan esta demanda terminarán en una lista negra.

En su batalla contra los gigantes de las finanzas que invierten en oro negro, los activistas han conseguido esta semana una primera y significativa victoria. El pasado lunes, un tribunal absolvió a las doce personas que en 2018 ocuparon una sucursal del Credit Suisse en Lausana. Los activistas organizaron un partido de tenis para denunciar que el banco se beneficia de la imagen de Roger Federer (el banco es uno de los principales patrocinadores del tenista)y al mismo tiempo invierte en empresas que dañan el clima.

Desinvertir en petróleo es un error

Incluso Jörg Gasser, director de ASB, sostiene que a largo plazo los bancos ya no deberían financiar a empresas que emiten mucho CO2. En una entrevista con nauch.chEnlace externo Gasser advierte, sin embargo, que un cambio repentino no es realista, ya que tendría consecuencias para el conjunto de la economía.

Por su parte, Jean-Pierre Danthine, exdirector adjunto del BNS, declaró a la radio suiza de habla francesa que el sector bancario está llevando a cabo una “conversión increíble” hacia inversiones ecológicas. A su juicio, desinvertir en empresas petroleras es un error. Es más eficaz seguir siendo el dueño de una empresa petrolera e intervenir en las asambleas generales para solicitar, por ejemplo, que no se exploten nuevos pozos o minas de carbón.

Es la estrategia de un grupo de accionista del banco británico Barclays que, según el diario Le TempsEnlace externo, ha presentado una resolución en la que pide a la entidad que renuncie a financiar empresas energéticas que no respetan el Acuerdo de París.

Cambio climático El Banco Nacional Suizo debe revisar sus inversiones

Para alcanzar los objetivos de la Conferencia de París en materia climática, el Banco Nacional Suizo (BNS) deberá reducir sensiblemente las ...


Traducción del italiano: Belén Couceiro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes