Por qué las mujeres suizas se limitan a trabajar a tiempo parcial

El mercado laboral suizo es uno de los más desiguales de Europa para las mujeres. Keystone

En Suiza seis de cada diez mujeres trabajan a tiempo parcial. Cifra casi récord en Europa. Esto se explica por lo difícil que resulta conciliar la vida laboral y familiar, así como por los papeles tradicionales atribuidos a uno y otro sexo.

Este contenido fue publicado el 14 diciembre 2018 - 10:21

Las empresas suizas cada vez están más preocupadas por la falta de mano de obra. Según estimaciones de la patronal suiza (UPS), durante los próximos diez años se va a jubilar casi un millón de personas en Suiza, mientras que al mercado laboral se van a incorporar solo 500 000 empleados, la mitad.

El presidente de UPS, Valentin Vogt, cree que las mujeres activas deberían incrementar su jornada laboral más allá de un 60% para remediarlo. “No se trata de crear nuevos empleos a tiempo parcial, sino de lograr que las mujeres que trabajan aumenten sus jornadas”, declaró Vogt a varios periódicos de habla alemana en una entrevista concedida a mediados de noviembre.

Suiza forma parte de aquellos países en los que la proporción de mujeres que desarrollan una actividad profesional está entre las más elevadas de Europa (más del 80%); y al mismo tiempo está a la cabeza (justo por detrás de los Países Bajos) en lo que a la proporción de mujeres trabajando a tiempo parcial se refiere.  

Contenido externo

Por lo general, las tasas de ocupación oscilan entre el 30 y el 60%, y la mitad de las mujeres que tienen hijos trabajan por debajo del 50% de la jornada. Algo que se debe, sobre todo, a los altos salarios, que permiten mayor libertad de elección; y también a las dificultades para conciliar vida laboral y familiar.

“A pesar de las medidas adoptadas en los últimos años, los servicios de guardería siguen siendo escasos y demasiado caros. Desde un punto de vista económico, a muchas madres no siempre les merece la pena trabajar”, dice Irenka Krone-Germann, directora de la asociación Part-Time Optimisation y cofundadora de We Jobshare Sàrl.

Y la diferencia entre la cantidad de hombres y mujeres que trabajan a tiempo parcial es, al mismo tiempo, una de las más grandes del mundo (más de 40 puntos). “Suiza es un país extremadamente conservador en lo que a la distribución de las tareas asignadas a cada miembro de la pareja se refiere”, indica Irenka Krone-Germann.

Contenido externo

Aunque cada vez más hombres optan por el trabajo a tiempo parcial (un 17,5 %), el cuidado de los hijos no suele ser la razón principal esgrimida para ello. “Lo hacen sobre todo para seguir una formación o dedicarse a alguna afición, y reducen su tiempo de trabajo, como máximo, un 20%. Después vienen los motivos familiares, mientras que en el caso de las mujeres el motivo mayoritario es este”, señala Irenka Krone-Germann.

Un estudio de la Oficina Federal de Estadística publicado este verano deja de manifiesto que el número de hombres que trabaja a tiempo parcial incluso disminuye con el nacimiento de un hijo.

En opinión de The Economist, las desigualdades de género son tales que el mercado de trabajo suizo es uno de los más discriminatorios de Europa. El “índice del techo de cristal” (glass-ceiling index), publicado a principios de 2018 por este medio británico, posiciona a Suiza en el puesto 26 de 29 entre los países más favorables para la actividad profesional de las mujeres.

De los diez criterios que dicha revista británica tiene en cuenta, Suiza está especialmente mal valorada en lo relativo al coste del servicio de guardería y a la duración del permiso concedido a cada progenitor por el nacimiento de los hijos. A la clasificación de la Confederación también afectan la escasa proporción de mujeres en los consejos de administración y la gran diferencia de género en el acceso a la educación superior.  

Otras formas de organización defendidas

Promover en las empresas las nuevas formas de trabajo innovadoras, como son el reparto de trabajo o de tareas, resulta primordial hoy en día; y no solo animar a las mujeres a trabajar más, dice Irenka Krone-Germann, que ha dedicado su tesis doctoral a analizar el trabajo a tiempo parcial en Suiza. “Las empresas deberían ofrecer a sus empleados –hombres y mujeres– la posibilidad de hacer carrera aunque trabajen a tiempo parcial. El trabajo compartido es una excelente manera de mantener el talento en el mercado laboral”, subraya.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo