Navigation

Por qué la Quinta Suiza gasta una fortuna en comisiones bancarias

Keystone / Martin Ruetschi

Más esfuerzo, más organización, más riesgo: tales son los motivos que esgrimen los bancos suizos para justificar las elevadas comisiones de las cuentas de los suizos en el extranjero. Pero, ¿son válidos estos argumentos?

Este contenido fue publicado el 24 marzo 2021 - 10:56
Claude Chatelain

“Como usted sabe, las operaciones bancarias con clientes residentes fuera de Suiza están sujetas a un número creciente de obligaciones reglamentarias y fiscales”, escribe el Banco Cantonal de Vaud a sus clientes en el exterior. Para hacer frente a estos costos suplementarios, las comisiones mensuales de las cuentas de los ciudadanos helvéticos con residencia fuera de Suiza aumentarán entre 20 y 30 francos.

Las tasas se triplican… en el mejor de los casos

El Banco Cantonal de Ginebra (BCGE), que tiene una política de tasas ventajosa para la V Suiza, también aumenta su tasa anual en 8 francos, de 108 a 116. Con ese monto, la institución sigue siendo la menos onerosa. Aunque las comisiones cobradas a los suizos fuera de su país de origen son tres veces superiores a las que pagan los residentes en la Confederación, la diferencia es menor que en el Banco Cantonal de Zúrich (ZKB), donde son 31 veces mayores.

La Organización de Suizos en el Extranjero (OSE) considera que el BCGE es una institución modelo. Por ello, ha establecido una asociación con la institución ginebrina, que ha acordado “ofrecer a los suizos residentes en el extranjero la posibilidad de abrir y mantener relaciones bancarias en condiciones similares a las de los residentes en Suiza”. La OSE también mantiene un dosier de las comisiones de las cuentas de los suizos expatriados. La organización Soliswiss también ofrece información al respecto.

Más trabajo administrativo

Pero, ¿realmente se necesita más tiempo para gestionar las cuentas concernidas? “Sí”, responde Daniel Pfanner, director del EEK Bank de Berna. Se debe presentar un informe anual a la Administración Federal de Impuestos por cada cuenta que tenga un ciudadano suizo en el extranjero. Además, debe elaborarse una lista de todos ellos para su control interno y externo.

Se trata de un trabajo adicional, pero la tarea parece manejable. Un poco más de papeleo: esa es la primera razón de los costos adicionales.

Más organización

Según el BCZ, los gastos son mayores debido a “las aclaraciones reglamentarias y los ajustes de los productos a las condiciones marco internacionales”. Esto incluye, por ejemplo, la neutralidad fiscal de los productos o las autorizaciones en terceros países.

La Asociación Suiza de Banqueros (ASB) corrobora: “Para los ciudadanos suizos domiciliados en el extranjero, las condiciones del marco legal y reglamentario del país de residencia deben ser respetadas, lo que puede acarrear costos de aclaración, control y documentación”. Así es como la organización paraguas de los bancos suizos justifica el mayor esfuerzo.

Los bancos no solamente se enfrentan a costos adicionales debido a sus clientes extranjeros, sino que también tienen que posicionarse a nivel mundial para sus actividades transfronterizas. Esta es la segunda razón de los sobrecostos.

Otra explicación proporcionada por la ASB es que, para un banco de ámbito nacional, las cuentas de los clientes domiciliados en el exterior suelen ser difíciles de gestionar, ya que muchos países exigen una licencia especial. En consecuencia, la institución bancaria debe someterse a controles jurídicos regulares en los países en cuestión y cumplir los requisitos correspondientes.

Más riesgos

Según la portavoz de la ASB, los bancos también corren riesgos importantes en sus relaciones con las personas que viven en Estados Unidos. Las leyes estadounidenses dan mucho trabajo, y las amplias posibilidades de sanción conllevan muchos riesgos.

Si se establece una nueva ley en un país, el banco puede ser multado de repente por su práctica anterior. Los riesgos son el tercer motivo del costo adicional.

Estos tres factores parecen reflejarse de forma diferente en las comisiones de gestión de las cuentas según el banco y su modelo de negocio, lo que da lugar a grandes variaciones. Las comisiones no reflejan necesariamente los costos reales de cada cuenta. Más bien indican el interés de un banco por tratar con los ciudadanos en el extranjero.

La portavoz de la ASB va más allá: “El trabajo que supone no se corresponde con el precio que pagan los clientes”, declara. En otras palabras, lo que los bancos hacen en realidad, dice, es tan costoso que no pueden trasladarlo a los clientes domiciliados en el extranjero. Es difícil saber si esta afirmación se aplica a todas las instituciones. No se puede verificar.

El acceso al cliente, un problema

Por su parte, el Banco Migros señala que el esfuerzo administrativo suplementario es solamente un aspecto a considerar. Hay que tener en cuenta otros parámetros, como el riesgo comercial o el acceso al cliente.

El Banco Migros también favorece a los países vecinos sobre el resto del mundo. “Es una decisión de política comercial. Los clientes que trabajan en Suiza y viven en países cercanos son tratados por el Banco Migros más como clientes helvéticos que como clientes con menos conexión con Suiza en su vida diaria”, revela.

La cuestión del acceso puede ser un problema: “Los clientes que viven en la UE no tienen que ser contactados por escrito ni de ninguna otra manera”, subraya Daniel Pfanner, del EEK Bank. Escribir a un cliente en el extranjero significaría llevar a cabo negocios bancarios al otro lado de la frontera. Si se quiere hacer, hay que cumplir la Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros (MIFID) de la UE, lo que engendra gastos, puntualiza.

Según la ASB, los bancos activos internacionalmente son menos susceptibles de tener ese problema, ya que de todos modos tienen una sede y una licencia bancaria en el extranjero y ya tienen que cumplir con los requisitos específicos de cada país. También asumen los costes correspondientes.

Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.