Navigation

UBS y Credit Suisse registran tropiezos

Credit Suisse es una de las empresas que hizo noticia en la semana. RDB

Aunque el 2006 se perfila aún como un año histórico en términos financieros, los dos gigantes de la banca suiza ganaron menos de lo previsto durante el tercer trimestre.

Este contenido fue publicado el 03 noviembre 2006 - 13:43

Simultáneamente, el sistema tributario suizo pierde interés ante los ojos de las empresas extranjeras.

La presente semana económica estuvo marcada por el resultado financiero al tercer trimestre de 2006 de los dos gigantes del sistema financiero suizo: Credit Suisse y UBS.

Entidades que si bien compiten con otros 400 bancos que operan en territorio helvético, por su talla concentran más del 50% del mercado financiero nacional.

El Credit Suisse comunicó sus resultados contables el pasado jueves (02.11) y anunció que sus utilidades correspondientes al tercer trimestre del año cayeron 1,6% con respecto al tercer trimestre del 2005.

Pese a ello, totalizaron 1.890 millones de francos suizos, más de 200 millones de francos suizos por encima del nivel que anticipaban los analistas (1.670 millones de francos).

Su renglón operativo más sólido fueron los negocios de renta fija, que superaron las expectativas para generarle al grupo ingresos por 1.892 millones de francos suizos.

En principio, tanto analistas como inversionistas aguardaban datos desalentadores debido a que el Credit Suisse reportó entre abril y junio resultados negativos derivados de su intermediación en Corea del Sur.

Su brazo fuerte, la administración de riquezas, le reportó al Credit Suisse ingresos por 10.900 millones de francos suizos durante el tercer trimestre, y la administración de activos totalizó 21.200 millones.

Con ello, el balance en general fue muy positivo para el banco.

UBS, en la misma situación

Este miércoles (01.11), el UBS, el banco número uno de Suiza, ofreció anuncios encontrados a los mercados financieros.

Por una parte, notificó que durante el tercer trimestre del año sus utilidades cayeron 21%, resultado de una apuesta errónea (vía adquisición de swaps) que hicieron sus directivos al rumbo que tomarían las tasas de interés internacionales.

Una errata que los inversionistas le cobraron al grupo a través de una caída en el precio de las acciones del banco.

Al respecto, Clive Standish, presidente financiero del UBS, afirmó que el grupo sentía profundamente la reacción que tuvo el mercado, y también el hecho de que los resultados del UBS del periodo julio-septiembre no hubieran tenido el mismo desempeño de los dos primeros trimestres.

Entre enero y marzo, el UBS ganó 2.770 millones de francos suizos: entre abril y junio, un total de 3.147 millones; y en el tercer trimestre sólo 2.200 millones.

Por otra parte, pese al tropiezo antes referido, desde Zúrich, el UBS anunció también que las utilidades acumuladas durante los primeros nueve meses del año sumaron 8.850 millones de francos suizos, por lo que aún se avizora que el 2006 cierre como un ejercicio financiero con resultados históricamente altos.

Pesada carga fiscal

En materia tributaria, este jueves (02.11), un estudio elaborado por KPMG, gabinete especializado en contabilidad y auditoría con presencia internacional, afirmó que la carga tributaria que existe en Suiza hace al país cada vez menos atractivo para los inversionistas extranjeros.

El documento explica que, concretamente dentro de Europa, naciones como Irlanda, Luxemburgo y todos los países del Este exigen un pago menor de impuestos que los países del norte del Viejo Continente.

Y agrega que aquellos cantones que están dispuestos a ceder y a cobrar menos gravámenes para atraer nuevos inversionistas son con frecuencia "reconvenidos" discreta, pero firmemente, por la Comisión Europea desde Bruselas, lo que los coloca en conflicto.

Para su análisis, KPMG evalúo la situación fiscal de 86 naciones, y ubicó a Suiza en el lugar número 13 por el nivel de la carga tributaria que impone a las empresas.

El país en el que el fisco es más benévolo con el sector privado (en Europa) es Chipre, en donde el impuesto sobre la renta sólo grava 10% de las utilidades de las compañías. En el segundo sitio se ubica Irlanda, con una tasa del 12,5%.

En el caso helvético, KPMG realizó una diferenciación según los cantones. Y en este sentido aclara que Obwald es el más atractivo, con el cobre de una tasa impositiva del 13% sobre utilidades empresariales, y en el último sitio se ubica Los Grisones con una de 29,1%.

Para mantener el atractivo suizo, recomienda a los cantones revisar su política de impuestos para las empresas.

Aprobada venta de Serono

Finalmente, otro de los asuntos relevantes de la semana tuvo lugar el martes (31.10), cuando las autoridades antimonopolio de los Estados Unidos aprobaron la compra del grupo de biotecnología de Ginebra, Serono, por parte de la alemana Merck.

La Comisión Federal de Comercio indicó, en un comunicado, que concluyeron la investigación correspondientes a la transacción prevista, y que queda claro que no será riesgosa para el mercado y para sus otros competidores.

Cabe recordar que Merck decidió adquirir 64,5% de las acciones de Serono en poder de la familia Bertarelli, y ofreció pagar 1.100 francos por título. Por eso la transacción íntegra implica un desembolso histórico de 16.700 millones de francos suizos.

La acometida de Merck sobre Serono fue posterior a su fallido intento por hacerse de la berlinesa Shering (que adquirió Bayer).

Para Merck, Serono significa una puerta abierta al crecimiento de los negocios farmacéuticos y sobre todo, del ámbito biotecnológico (especialidad de la helvética).

swissinfo/Andrea Ornelas

Contexto

El UBS y el Credit Suisse son los dos bancos más importantes de Suiza. Con presencia en los cinco continentes, ambos están especializados en la gestión de fortunas, y el 2006 se convertirá para las dos instituciones en un año de desempeño extraordinario.

Tras el anuncio de la adquisición de Serono, Merck acaba de notificar a la opinión pública (01.11) que comprará también a Sima Therapeutic, especialista en el desarrollo de drogas basadqas en la interferencia del ácido ribonucléíco.

La evaluación de KPMG sobre las economías más competitivas en término de carga tributaria para las empresas, no consideró a las Islas Caymán o las Bermudas ya que se trata de paraísos fiscales en donde prácticamente se omite el cobre de impuestos.

End of insertion

Datos clave

El impuesto que cobra Suiza a las ganancias de las empresas (21,3%), es más competitivo que el que aplican Francia (33,3%) o Alemania (38,3%).

Para la adquisición de Sereno, la alemana Merck solicitó a la banca extranjera internacional un crédito superior a los 16.200 millones de francos suizos.

El UBS es el número 1 de Suiza, el número 2 de Europa. El Credit Suisse es el número 2 de Suiza y el 4 de Europa.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.