Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Ella trae el pan a casa, él se ocupa del hogar

Varios hombres trabajan en casa para poder asumir el cuidado de sus hijos.

(Keystone)

No son muchas las parejas en las que la mujer trabaja y el esposo se ocupa del cuidado de los hijos. En Suiza representan sólo el 2%.

Así lo revela una investigación de la Oficina de Estudios sobre Política Social y Laboral de Berna (BASS), publicado por la Oficina Federal de Estadística.

Ellas traen el dinero a casa; ellos se ocupan de las tareas domésticas. Este prototipo de la pareja moderna sigue siendo una excepción en Suiza.

La mayoría de las parejas – cerca de dos tercios – es fiel al modelo familiar tradicional, donde el marido trabaja todo el día, mientras la mujer se divide entre los hijos y las labores domésticas.

La investigación publicada por la Oficina Federal de Estadística (OFE) revela que queda mucho camino por recorrer para alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres, sobre todo, en el ámbito hogareño.

¿Quién limpia la casa?

En los últimos decenios ha aumentado la inserción de la mujer en la vida profesional y su contribución a la economía familiar. Sin embargo, no se puede decir lo mismo de los hombres respecto a las labores domésticas.

Según el estudio, sólo el 12% de las parejas suizas comparte más o menos a partes iguales las obligaciones domésticas. En estos casos los cónyuges suelen trabajar a tiempo parcial.

En las parejas donde ambos trabajan la jornada completa – el 28% en Suiza – la mujer asume, en gran parte, las tareas domésticas. Generalmente, estas parejas no tienen hijos.

Falta de apoyo

Los matrimonios en los que ambos cónyuges trabajan a tiempo parcial son todavía minoritarios en Suiza; representan apenas el 2%. Es equivalente al porcentaje de parejas donde la mujer trabaja la jornada completa, mientras el hombre está en casa.

Según Margret Bürgisser, socióloga y coautora del estudio, la inversión de los roles no es un objetivo político al que merezca aspirar. Desde el punto de vista de la igualdad de género, esta situación no constituiría un avance para la sociedad.

En Suiza, agrega Bürgisser, las condiciones del mercado laboral y la falta de estructuras de apoyo – como los comedores escolares y servicios de acogida extraescolar – no facilitan el empleo parcial.

Suizos alemanes más abiertos

La participación de los hombres en las labores domésticas es mayor en las parejas que no se rigen por parámetros sociales tradicionales. Por ejemplo, las parejas de hecho, aconfesionales o binacionales (formadas por personas de distintas nacionalidades).

También se perciben diferencias geográficas. Los hombres de la Suiza de expresión alemana, por ejemplo, suelen ayudar más y con mayor disponibilidad a sus compañeras que los de las regiones francófona e italófona del país.

Quienes viven en los centros urbanos muestran una mayor disposición a compartir las responsabilidades familiares que los habitantes de las zonas rurales, más reacios a poner en marcha un electrodoméstico o a cambiar pañales.

El dinero no es todo, pero...

Heidi Stutz, coautora del estudio, sostiene que muchas parejas jóvenes quieren una repartición a partes iguales de las obligaciones laborales y domésticas.

El ingreso en el mundo laboral es cada vez más tardío, debido al prolongado periodo de formación, por lo que resulta muy difícil hacer carrera y ganar dinero, si no se trabaja la jornada completa.

Además, existe una gran presión social para que al menos un miembro de la pareja trabaje el 100% de la jornada, afirma Stutz. Esto restringe las soluciones alternativas. Al final, el factor determinante suele ser el económico.

Familia 'igualitaria'

Un estudio realizado durante 10 años sobre 30 parejas demuestra que las relaciones de pareja en las que existe una repartición igualitaria entre hombres y mujeres son más estables y duraderas. La tasa de separación es más baja y también se registran menos cambios de trabajo y de domicilio.

Los hijos parecen apreciar el modelo familiar 'igualitario'. Una comparación entre hijos de familias tradicionales e hijos de familias 'modernas' revela que éstos se muestran más escépticos hacia el modelo familiar elegido por sus progenitores.

Las chicas jóvenes entrevistadas afirman que desean formar una familia sin renunciar a sus aspiraciones profesionales.

swissinfo, Michel de Marchi
(Traducción del italiano: Belén Couceiro)

Datos clave

Las mujeres dedican el doble de tiempo a las tareas domésticas que los hombres: 27 horas semanales.

En el 79% de los casos son ellas quienes asumen más responsabilidades en casa; el hombre lo hace sólo en el 3% de los casos. El 17% restante comparten de forma equitativa las obligaciones domésticas.

La familia es el principal motivo por el que las mujeres no trabajan la jornada completa.

Fin del recuadro

Contexto

En Suiza la igualdad entre hombres y mujeres está contemplada en el artículo 8 de la Constitución (1981) y en la Ley federal sobre igualdad de género (1996).

Según la Carta Magna, hombres y mujeres son iguales ante la ley en los ámbitos de la familia, la enseñanza y el trabajo.

Si en los últimos años se han registrado avances en la enseñanza, persisten grandes desequilibrios en los ámbitos laboral y familiar.

Las mujeres, además de desempeñar trabajos poco cualificados, están mal remuneradas, disponen de una seguridad social deficiente y tienen menos oportunidades de hacer carrera que los hombres.

Fin del recuadro


Enlaces

×