Navigation

Equipo de Zúrich ofrece nueva visión sobre viejos huesos

El equipo de Zurich reconstruyó la cabeza de una niña de Neanderthal, a partir de cinco fragmentos de cráneo hallados en Gibraltar.

Un equipo de investigación suizo-boliviano de la Universidad de Zúrich logró devolver a la vida a nuestros más distantes antepasados mediante una pionera técnica virtual en tercera dimensión.

Este contenido fue publicado el 24 mayo 2007 - 20:01

Combinando sus conocimientos en tecnología de computación y en paleo-antropología, Christoph Zollikofer y Marcia Ponce de Léon se convirtieron en expertos mundiales en la reconstrucción computarizada de fósiles prehistóricos.

La innovadora investigación implica una serie de proyectos de reconstrucción virtual y ha contribuido a encontrar respuestas a diversas e importantes interrogantes sobre la evolución humana.

Desde 1992, la pareja de científicos de Zúrich ha estado solicitada por investigadores del mundo entero consagrados a extraer la máxima información posible de fósiles raros, y a menudo fragmentarios y deformados.

Entre semejantes proyectos se encuentra el 'Toumai' o 'Sahelanthropus tchadensis', un cráneo que pertenece a la criatura más antigua parecida a un humano, o el homínido, que tiene aproximadamente siete millones de años. Los restos, descubiertos en Chad, datan de tiempos en los que, según datos genéticos, los ancestros de los humanos y aquellos de los chimpancés tomaron caminos distintos en su evolución.

En 2005 el paleontólogo francés Michel Brunet pidió al equipo reconstruir el cráneo de Toumai. Su trabajo contribuyó a desvelar una nueva evidencia en el sentido de de que Toumai no era un ancestro gorila, como algunos lo pretendían, sino un bípedo, una exigencia básica para el estado de homínido.

"Para la reconstrucción virtual, son los mejores del mundo", dijo Brunet a la revista 'Science'.

Más recientemente la pareja reensambló el 'John de Anina', de 42.000 años, el primero Homo Sapiens europeo, descubierto en el sudoeste de Rumania, y realizaron extensas investigaciones sobre nuestro evolucionado primo – el Hombre de Neanderthal.

"Siempre hemos estado interesados en reconstruir los momentos clave de la evolución", explicó Zollikofer a swissinfo.

Pieza por pieza

El ensamblaje de fósiles es un proceso sumamente complejo que puede prolongarse hasta tres años con el uso la técnica virtual del equipo.

"Uno de los problemas principales del estudio de la evolución humana es que tenemos muy pocos fósiles", señaló Zollikofer. "Incluso si encontramos un fósil, normalmente está fragmentado o deteriorado; la pregunta básica es cómo obtener la mayor información posible sin tocarlo".

El primer paso implica la obtención de datos, que hoy se hace regularmente a través de una tomografía computarizada para explorar los fragmentos del fósil. Eso produce virtuales franjas de un objeto que puede ser recompuesto en tres dimensiones en el ordenador.

El equipo usa entonces un programa especial de gráficas, en paralelo con su amplio conocimiento de la anatomía humana, para aislar electrónicamente cada fragmento y recrear las partes que faltan.

Como la reconstrucción de un florero roto, pueden entonces reensamblar "virtualmente" los pedazos del cráneo u otras partes del cuerpo, que entonces pueden ser analizadas y comparadas con otros especímenes.

Neanderthal

Finalmente, el tejido suave puede ser añadido a un rostro mediante modernas tecnologías de análisis del esqueleto. Y los resultados, como aquellos de la reconstrucción de 'Toumai', son invariablemente asombrosos.

"Es una criatura más allá de la imaginación", dijo Zollikofer. "Es lo fascinante de la ciencia. Usted llega a conclusiones que no esperaba".

Gracias a la investigación de Zúrich sobre los Neanderthal, la comunidad científica tiene ahora una opinión mucho más clara de los procesos de desarrollo y evolutivos que produjeron tanto al hombre de Neanderthal como a los humanos modernos.

"Ahora podemos decir que desde su nacimiento los Neanderthals eran bastante diferentes de nosotros", dijo Zollikofer. "Otro mensaje importante es que no somos los únicos humanos, hubo otras especies humanas".
Y aún después de 15 años, sus creaciones virtuales siguen causando fuertes reacciones.

"Cuando usted mira a los Neanderthal, que son tan cercanos a nosotros, sobre todo los niños, es muy emocionante cuando usted comienza a preguntarse qué sucedió al niño cuando murió - y sus padres", añade Zollikofer.

swissinfo, Simon Bradley, Zúrich
(Traducción del inglés: Marcela Águila Rubín)

Datos clave

Un homínido es un miembro de la familia biológica Hominidae, "los grandes monos", que incluye a los humanos y a sus antepasados la gente y sus ancestros fósiles, chimpancés, gorilas y orangutanes.

La Paleo-antropología es el estudio de la prehistoria humana a través de evidencias fósiles.

El Museo Antropológico de la Universidad de Zúrich organiza una exposición sobre el Hombre de Neanderthal y descubrimientos de fósiles en los últimos 151 años. Estará abierta hasta el 16 de diciembre de 2007.

End of insertion

Contexto

Una teoría generalmente aceptada es que el hombre moderno (Homo Sapiens) surgió en África hace alrededor de 120.000 años, lentamente, substituyendo las viejas especies locales.

El Homo Sapiens se mudó de África a Asia y a Oriente Medio, alcanzando Europa hace 40.000 años.

El Neanderthal es probablemente descendiente de homínidos que vivieron en Europa hace 400.000 años y que sobrevivieron hasta hace alrededor de 28.000 años.

Se piensa que el Homo Sapiens desplazó al Homo neanderthalensis y a otras especies descendientes del Homo Erectus (que había colonizado Euroasia hace 2 millones de años) mediante una más exitosa reproducción y en competencia por los recursos.

End of insertion

ZOLLIKOFER Y PONCE DE LEÓN

Christoph Zollikofer nació en Zúrich y comenzó a estudiar Biología en la Universidad de Zúrich.

Estudió violonchelo durante tres años antes de volver a la universidad para completar un Doctorado en Neurobiología sobre la locomoción de hormigas de desierto. Imparte cursos como profesor de Antropología en la Universidad de Zúrich desde 2004.

Marcia Ponce de León nació en La Paz, Bolivia. Estudió Ingeniería Civil y fue también una seria estudiante de piano. A mediados de la década de los 90 se trasladó a Zúrich para estudiar Biología.

En 2000 obtuvo un Doctorado en Antropología enfocado al desarrollo del Hombre de Neanderthal. En la actualidad es conferencista principal en Antropología en la Universidad de Zúrich.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.