Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Especies invasivas en Suiza Cuando la amenaza viene de lejos

tartaruga nell'acqua

La tortuga de orejas rojas (Trachemys scripta elegans) proviene de los Estados Unidos y se nutre de huevos de anfibios. (Denis Rozhkov)

(Denis Rozhkov)

¿Su jardín está invadido por especies exóticas? Las plantas y los animales importados se encuentran entre las principales causas de la pérdida de biodiversidad en el mundo. En Suiza, la lucha contra las especies invasoras está dando frutos. Pero es necesario el esfuerzo de todos.

Es uno de los símbolos del Tesino, el cantón suizo al sur de los Alpes. Está presente en jardines privados, parques y, gracias a un clima casi mediterráneo, también se está extendiendo por el bosque. Para los responsables de promover el turismo en el cantón, la palmera excelsa Enlace externo es una valiosa aliada.

No es así para Brigitte Marazzi, del Museo de Historia Natural del cantón del Tesino, que considera que esta palmera de Asia Oriental es un problema que hay que abordar lo antes posible. "Esta palmera está asociada con el lado exótico del Tesino y a los turistas que vienen de más allá de los Alpes les gusta verla crecer en el bosque. Sin embargo, mucha gente no sabe que es una planta extremadamente dañina", dice la colaboradora científica de Info FloraEnlace externo, el centro nacional de datos e información sobre la flora suiza.

La palmera excelsa se propaga rápidamente y en grandes áreas, en detrimento de las especies nativas, explica Brigitte Marazzi. "Yo misma me sorprendí de su capacidad de propagarse. Recientemente noté que también está colonizando los bosques no lejos de mi casa. Es un problema que quizás hayamos subestimado en el pasado".

Amenaza para la biodiversidad

Esta palmera es una de las 800 especies exóticas de Suiza. A diferencia de la mayoría de las plantas y animales introducidos involuntaria o intencionalmente por los humanos, la palmera “tesinesa” es considerada una especie invasora.

"Se definen como ‘invasoras’ aquellas especies de plantas, animales y hongos que pueden comprometer la salud de los seres humanos, del ganado, de la infraestructura y de los ecosistemas en general", señala Gian-Reto Walther, experto en biodiversidad de la Oficina Federal para el Medio Ambiente (OFMA). A nivel mundial es la principal causa de la pérdida de biodiversidadEnlace externo después de la destrucción del hábitat porque ocupan espacio y nutrientes de las especies autóctonas.


Preservar la biodiversidad 

El término "biodiversidad" se refiere a las muchas facetas adoptadas de la vida en la Tierra para la riqueza de especies animales y vegetales, la diversidad genética dentro de las especies y los diferentes tipos de hábitats.

El 22 de mayo se celebra el Día Internacional de la BiodiversidadEnlace externo. En el marco de la iniciativa denominada Misión BEnlace externo, la Sociedad Suiza de Radiodifusión y Televisión, el ente público SRG SSR, del que swissinfo.ch forma parte, invita a los ciudadanos a crear nuevos espacios para la naturaleza en el jardín o en el balcón.

Fin del recuadro
Gráfico de especies amenazadas de extinción en Suiza
(Kai Reusser / swissinfo.ch)

En alerta por una ardilla

Según el único censo disponible, de 2006, 107 especies invasoras existen en Suiza. Una cifra que ha quedado ampliamente superada, indica Gian-Reto Walther. “En los últimos años hemos constatado la presencia de nuevas especies invasoras, incluyendo el escarabajo asiático de cuernos largosEnlace externo que ataca a los árboles sanos. Sin olvidar a las especies que se encuentran a las puertas de Suiza, como el avispón asiáticoEnlace externo, ya presente en los países vecinos, o la ardilla gris, que en todas las zonas donde se ha asentado ha provocado la extinción de la ardilla común.”

El aumento de las especies invasoras se debe al creciente flujo de bienes y personas en el mundo, explica el experto de la OFMA. Cada especie tiene su propio medio de transporte. “Creemos que el avispón asiático llegó a Europa en macetas de cerámica para jardinería, mientras que el mosquito tigreEnlace externo fue probablemente importado de Asia dentro de neumáticos usados”.

Invasiones en ambas direcciones

Suiza es particularmente vulnerable debido a su ubicación central en el continente. "Si una especie invasora entra en Europa, también llega a nosotros", añade Gian-Reto Walther.

En comparación con otros países, Suiza se encuentra todavía en una situación más privilegiada: "En Suiza, nacen varios ríos y fluyen hacia afuera. Por un lado, nos afecta menos el problema de la invasión de organismos acuáticos, pero por otro, somos responsables de todo lo que sale de Suiza”.

No debemos olvidar que la propagación de las especies invasoras se produce en dos sentidos. “Las primeras 'invasiones' se originaron en Europa, cuando las expediciones que siguieron a la de Cristóbal Colón trajeron al mundo animales como cabras, jabalíes y armiños”, recuerda Gian-Reto Walther.

También las plantas de Suiza y Europa Central están creando problemas en otros continentes. Brigitte Marazzi de Info Flora cita el ejemplo de la salicariaEnlace externo, una planta medicinal incluida en la lista de las cien especies exóticas más invasoras del mundo. “En Suiza, es una especie autóctona de humedal. En Estados Unidos, a donde se exportaba como planta ornamental, ha encontrado las condiciones adecuadas y se ha convertido en un gran problema”.

distesa di piante erbacee con fiorellini viola

Inofensiva en Suiza, la arroyuella (Lythrum salicaria), también llamada salicaria o frailecillo, ha colonizado grandes áreas de los Estados Unidos.

(Ruud Morijn)

Seis millones de francos por un insecto

Para hacer frente a la invasión, el Gobierno suizo se basa en la prevención y el control sobre el terreno en el marco de la Estrategia Nacional para las Especies Exóticas InvasivasEnlace externo, adoptada en 2016.

Las medidas implementadas en los cantones están dando frutos. Gracias a una temprana campaña de erradicación, el cantón de Ginebra ha logrado eliminar la Ludwigia grandifloraEnlace externo, una planta que puede cubrir superficies acuáticas enteras. Y en marzo, el cantón de Friburgo anunció que había ganado su batallaEnlace externo contra el escarabajo asiático, identificado por primera vez en Suiza en 2011.

“A veces la victoria es posible. Pero la lucha es costosa", reconoce Gian-Reto Walther. Para derrotar al escarabajo asiático en Friburgo se talaron 700 árboles con un costo total de 2,6 millones de francos. Y en el cantón de Zúrich, donde el insecto también estaba presente, el costo para erradicar la plaga ascendió a unos 3,3 millones.

“Los ciudadanos deben informarse sobre el origen y la capacidad de invasión de las plantas que quieren comprar”

Brigitte Marazzi, Info Flora

Fin de la cita

Ley severa, pero insuficiente

En virtud de la ordenanza sobre la protección de los vegetales, los cantones están obligados a tomar medidas inmediatas para contrarrestar la propagación de toda una serie de plantas. Y también debe solicitar a una persona su consentimiento para intervenir en su jardín.

Para algunas especies invasoras, como la ambrosiaEnlace externo, la legislación suiza es mucho más estricta que la de los países vecinos, con prohibiciones de uso y venta, dice Gian-Reto Walther. “Aunque la erradicación ya no es posible, la ambrosía está bajo control en Suiza”, dice.

A pesar de las prohibiciones, continúa el experto de la OFMA, la ley actualEnlace externo es aún insuficiente para hacer frente a los problemas asociados con la propagación de nuevas especies exóticas invasoras fuera de la silvicultura y la agricultura. “Por ejemplo, no tenemos los medios legales para prohibir a los jardineros la importación de especies que se han vuelto invasivas en otros países. En la actualidad, solamente unas pocas especies invasoras no pueden ser vendidas en Suiza. Para las demás existe la obligación de proporcionar información", explica Brigitte Marazzi.

Para la colaboradora de Info Flora, por lo tanto, es esencial aumentar la conciencia pública y la responsabilidad de la población. “Los ciudadanos deben informarse sobre el origen y la capacidad de invasión de las plantas que desean comprar. También contamos con el apoyo de particulares para reconocer y eliminar a los neófitos invasoresEnlace externo. Mi consejo es que embellezcas tu jardín con especies autóctonas. La semana pasada, el Gobierno sometió a consulta un proyecto de ley que prevé una mayor contribución de las personas privadasEnlace externo, también en términos financieros, en la lucha contra las especies invasoras.

En Berna, un grupo de voluntarios expertos en botánica realiza regularmente limpieza de plantas invasivas en parques públicos para limitar su propagación y sensibilizar al público.

Colaboración internacional

Al igual que ocurre con otros fenómenos globales, las intervenciones no pueden limitarse al nivel local o regional. A nivel internacional, Suiza se ha comprometido a defender las especies autóctonas en el marco del Convenio de BernaEnlace externo (conservación de la fauna y flora silvestres y sus biotopos) y del Convenio de Naciones Unidas sobre la Biodiversidad BiológicaEnlace externo (CDB).

Ratificado por Suiza en 1994, el CDB compromete a sus Estados miembros a actualizar sus listas de especies invasoras y sus canales de distribución para 2020. "Esto nos permitirá mejorar la cooperación internacional. Al aprender de los demás e intercambiar experiencias, podremos abordar el problema de manera más eficaz", dice Gian-Reto Walther.

Puede contactar al autor del artículo, vía Twitter @LuigiJorioEnlace externo

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes