Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Jornadas de Solothurn Optimismo por futura colaboración Suiza-México

Dos hombres suben una pirámide maya

Escena de la película mexicana 'Museo', de Alonso Ruizpalacios, presentada en las Jornadas de Solothurn.

(Jornadas de Solothurn)

La 54 edición de las Jornadas de Solothurn facilitó intercambios y acercó voluntades. Productores suizos y mexicanos vislumbran futuros proyectos comunes, facilitados por el nuevo acuerdo binacional de estímulo a la coproducción.

“Fue un paso adelante para alentar la aplicación del acuerdoEnlace externo en vigor desde julio del 2018 y para afinar sus procedimientos”, señala Jasmin Basic a swissinfo.ch, al evaluar el Focus MéxicoEnlace externodel 2019 festivalEnlace externo cinematográfico de Solothurn.

Basic coordinó el programa y fue la responsable de la jornada del martes 29 de enero en la que instancias oficiales y productores de ambos países se encontraron para impulsar la colaboración futura.

Si bien no es tarea del festival de Solothurn dar seguimiento al acuerdo binacional, “ya que no tenemos ni la capacidad ni la ambición de hacerlo, se acreditan resultados positivos”. Se presentaron una decena de proyectos suizos. Numerosos productores nacionales y una decena de productores mexicanos intercambiaron en una atmósfera de gran calidad y en un espíritu de real reciprocidad, enfatiza Basic.

Satisfacción mexicana

Justamente, el concepto de reciprocidad que prevé el acuerdo constituye uno de los aspectos más valorados por los productores mexicanos.

“Es muy importante que podamos producir películas con suizos y viceversa, en igualdad de condiciones”, subraya el mexicano Jaime Romandia, actor, realizador y coproductor, entre otras, de las cinco películas realizadas por Carlos Reygadas, uno de los directores más destacados del cine de autor en ese país latinoamericano.

Jaime Romandia, actor, realizador y coproductor mexicano.

(swissinfo.ch)

“Trabajamos con Carlos desde hace más de veinte años. Nos une una gran amistad, confianza total y complicidad profesional” enfatiza Romandia quien ha colaborado con empresas suizas, a título privado, en dos de los últimos filmes que ha producido: Nuestro Tiempo, justamente de Carlos Reygadas, y La región salvaje de Amat Escalante.

“Este nuevo acuerdo es muy interesante ya que abre nuevas perspectivas de colaboración. Debemos ver en concreto cómo va a funcionar. Esperemos que se soslayen eventuales complicaciones burocráticas que podría tener su implementación, evitando requisitos diferentes que podrían exigir una y otra parte”, apunta.

Y aunque los productores en todo el mundo -y en particular en América Latina- “somos muy creativos para concretizar nuestros proyectos, un convenio cinematográfico de esta naturaleza constituye un excelente mensaje de amistad que se envían mutuamente nuestros dos países”, evalúa Romandia.

El productor mexicano reivindica también la calidad de la jornada de intercambio que se vivió en el festival de Solothurn. “De lo que he escuchado y visto, las instituciones cinematográficas tanto de Suiza como de México están tratando de explicar bien las reglas y motivando el acercamiento entre los productores. Ciertamente, constituye una muy buena iniciativa”, celebra.

El cine mexicano en expansión

México ha experimentado en los últimos años una verdadera explosión de su cinematografía. A nivel cualitativo, algunos de sus realizadores más famosos, se vienen perfilando en los espacios más importantes del cine mundial.

En lo cuantitativo, de 28 películas producidas en el año 2000 se pasó a 176 en el 2017, lo que marca un récord histórico. De las mismas, 52 son coproducciones internacionales con una veintena de países. Además de aquellos con Suiza, el país latinoamericano tiene acuerdos con 20 naciones, entre ellas Canadá, España, Francia y 13 de Latinoamérica.

“Es evidente que no todas las películas son del mismo nivel. Pero viendo el total de lo producido, aun si un pequeño porcentaje es de buena calidad, estamos hablando de un producto significativo”, explica Romandia. En 2017 las cintas mexicanas se alzaron con 103 premios internacionales. 150 pudieron proyectarse en 40 países.

Jornadas de Solothur

Presentación de Focus México en festival de Solothurn.

(Jornadas de Solothurn)

Sin embargo, insiste Romandia, “no hemos podido adaptarnos todavía a las nuevas plataformas cinematográficas y no logramos definir un nuevo paradigma para producir los filmes”.  Además, uno de los grandes problemas que confronta la producción mexicana -como la latinoamericana en general-, agrega, es el cuello de botella a nivel de distribución.

No solamente las empresas distribuidoras sino también las salas de exhibición están cada vez más concentradas y acaparadas por un reducido número de manos. “No sirve de mucho producir 176 películas en un año si después no hay espacios para presentarlas”, deplora Romandia. Si bien el realizador mexicano reivindica el papel positivo de los festivales, insta a seguir buscando otros espacios y lógicas de proyección. El gran desafío, sintetiza, es asegurar la vigencia “de nuestros valores fundamentales que marcan nuestra profesión, en especial la defensa del cine de autor”.

Ventana hacia América Latina

Para Maja Zimmermann, profesional suiza radicada en la ciudad estadounidense de Los Ángeles, y productora de varias películas latinoamericanas -con realizadores de Colombia, México y Chile-, el acuerdo que firmaron Suiza y México “es una señal de esperanza. Una ventana muy importante hacia la coproducción no solamente con México. Imagino que podría abrir la puerta a colaboraciones con otras naciones de esa región, vía México”. Adicionalmente, subraya, un convenio de esta naturaleza podría actuar como locomotora para promover convenios semejantes con otros países de América Latina, a la que considera “una de las regiones más importantes a nivel del cine mundial”.

Participante en el festival de Solothurn y en la jornada Focus México, Zimmermann anticipa la posibilidad de elaborar y presentar un proyecto en el marco del nuevo acuerdo, asociada con algún otro productor helvético.

Este tipo de cooperación será significativo para los dos países. Pero en particular para los suizos, dada la potencialidad actual del cine mexicano, anota. Puede reforzar también el interés cinematográfico de la amplia comunidad latinoamericana que reside en Suiza.

“Tengo mucha curiosidad y mucho optimismo sobre las nuevas posibilidades que nos puede brindar”, concluye la coproductora, entre otras, de las películas La 4ta compañía (mexicana), Matar a Jesús (colombiana) yAquí no ha pasado nada (chilena).

Las Jornadas de Solothurn Enlace externoconstituyen  el encuentro más importante de promotores de la industria cinematográfica suiza. 

Como escaparate privilegiado de la producción del país, en las cuatro lenguas nacionales y en todos los formatos (largometrajes, documentales, cortometrajes y animación), el festival recibe una media de 60 000 visitantes al año.

La producción suiza es reconocida internacionalmente por la realización de documental, y es interesante observar que muchos, si no la mayoría, de los documentales proyectados en su edición de 2019 se centran en temas extranjeros, habiendo sido filmados en realidades lejanas desde América hasta el Lejano Oriente.

En la sección ‘Rencontres’, el festival rindió homenaje al actor suizo Bruno Todeschini, protagonista del cine de autor europeo desde hace más de 30 años.

La 54ª edición tuvo lugar del 24 al 31 de enero pasado.

Fin del recuadro


Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes