Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La obra de Sebastião Salgado conmueve al público suizo

El fotógrafo brasileño estuvo presente en la inauguración de la exposición el pasado 30 de enero.

(Keystone)

Más de 16 mil personas han visitado la excepcional exposición del fotógrafo brasileño en el 'Kornhausforum' de Berna.

"Es un conmovedor testimonio del estado en que nos encontramos"; "es una imagen de la inmensa tarea que nos espera para salvar el planeta": Estas son apenas dos de las múltiples reacciones que dejaron escritas los numerosos visitantes de la más reciente y excepcional exposición de Sebastião Salgado, concluida este domingo (17.03) en el centro cultural 'Kornhausforum' de Berna.

Bajo el título 'Migración, refugio y expatriación', 300 imágenes - en blanco y negro y gran formato - han colocado al visitante ante los nefastos efectos de la guerra, los desplazamientos, el éxodo rural y el desorden urbano en los países pobres.

Un impresionante abanico de rostros infantiles de Asia, África, Oriente Medio, América Latina y los Balcanes ha descubierto al público suizo el impacto de esos terremotos sociales entre las víctimas más inocentes de estos desastres.

Nuevamente el centro cultural 'Kornhausforum' de Berna ha registrado un récord con una exposición del fotógrafo brasileño. Más de 16.000 personas han visitado la exposición durante 6 semanas.

Dignidad del dolor

No hay miserabilismo en las imágenes de Salgado. Con su cámara, el fotógrafo recoge el dolor, la fragilidad e incluso la belleza y la dignidad ocultos en los paisajes de millones de personas forzadas a abandonar sus hogares a causa de los conflictos internos, el hambre, la persecución y la marginación social.

Ya en exposiciones anteriores, Salgado había emocionado al público suizo con retratos de la crueldad del mundo del trabajo necesario para fabricar los productos que representan la comodidad de las sociedades avanzadas.

Rostros, paisajes humanos y físicos de los trabajadores de la caña de azúcar, del té, del petróleo, del carbón, de la siderurgia y otras actividades particularmente duras, figuran en ese capítulo de la abundante obra de Salgado.

Gran parte de esas imágenes está reunida en varios libros editados por el fotógrafo en los talleres gráficos de la firma suiza Jean Genoud, de Lausana.

Durante siete años Salgado ha recorrido 45 países para reunir las imágenes que integran esta exposición. Ocho versiones de la muestra actualmente dan la vuelta al mundo.

El objetivo de Salgado recoge los rostros de esperanza de la infancia, el sufrimiento y la ternura de las mujeres en medio de los desastres, la cara resignada de la vejez en la pobreza y la impotencia.

Un hombre que "nos ayuda a ver"

Testimonios contundentes del caos que rodea al 80% de la humanidad son las imágenes en torno a la migración clandestina entre México y Estados Unidos, el éxodo masivo a través de las montañas de Ruanda, la desolación entre los escombros de la antigua Yugoslavia, los deterioros ambientales en la selva amazónica y la marginación en las megalópolis de la miseria.

"Sería bueno que los políticos vieran estas imágenes, porque creo que aún es posible un proceso más humano", declaraba Salgado a swissinfo al inaugurarse la exposición.

"Sebastião Salgado es un hombre que ve y que a través de su visión nos ayuda a ver". Este comentario del escritor uruguayo Eduardo Galeano en uno de los libros de Sebastião Salgado, ilustra con precisión el sentido del trabajo del fotógrafo brasileño para dar testimonio de los daños y miserias que aquejan globalmente al planeta.

Jaime Ortega


Enlaces

×