La política federal de Berna hacia los Grisones

Por tres semanas la política federal se muda al cantón de los Grisones. Keystone

Mientras el Palacio Federal en la capital suiza se renueva, la mudanza de los políticos pone los reflectores hacia el mayor cantón helvético.

Este contenido fue publicado el 18 septiembre 2006 - 08:48

Del 18 de septiembre al 6 de octubre la mirada de los medios suizos hacia la política interna y las decisiones del Parlamento Federal se dirigirá al cantón de los Grisones, el mejor ejemplo de la multiculturalidad helvética.

Es la tercera ocasión en los últimos trece años que Berna se toma un descanso temporal para dejar a otra región cultural del país ser el centro de las decisiones del Legislativo Federal.

Y es que Berna, -donde se habla el alemán (o mejor dicho, el dialecto bernés de raíces germanas)- es, ante los ojos de las otras tres regiones idiomáticas del país, un bastión de la influencia lingüística del alemán, el idioma más expandido en Suiza en términos geográficos y numéricos, ya que el 63,7% de la población helvética tiene como primer idioma alguno de los dialectos germanos.

Para que la evidente fuerza de la Suiza alemana se apacigüe un poco, al menos, de manera simbólica, este gobierno de consenso defiende su valor multicultural y no dejar de lado a las otras regiones del país donde se hablan los otros tres idiomas nacionales: francés, italiano y romanche.

En Ginebra en 1993

Los parlamentarios se trasladaron a Ginebra en 1993. Ubicada al sudoeste del país y fronteriza con Francia es la ciudad más grande de la región francófona de Suiza, además de tener fama mundial por acoger a multitud de organizaciones internacionales como sede de la Organización de las Naciones Unidas.

En el mundo de la política y en el buscado equilibrio cultural de este país, Ginebra resulta ser uno de los símbolos de la Suiza de habla francesa y de su aporte a la Confederación.

No obstante, el francés, primer idioma para 20,4% de los suizos, se coloca en segunda posición de las cuatro lenguas nacionales en las cifras del total de suizos que lo hablan en casa.

El francés es el vehículo transmisor de una cultura latina distinta a la de los suizos "del otro lado de la Sarine", el río que hace frontera entre esas "dos Suizas" en el cantón de Friburgo y que ha servido para marcar las diferencias entre ambas mentalidades.

En Lugano en 2001

En 2001, la ciudad de Lugano -en el cantón del Tesino, al sur de Suiza y fronterizo con Italia- se convirtió en sede parlamentaria del 5 al 23 de marzo.

La zona, bien conocida por ser el paso hacia el sur europeo a través del túnel del San Gotardo es el corazón de la Suiza italófona, otro enclave, reflejo de la diversidad helvética.

Justo con el túnel del San Gotardo, abierto en 1882, la imponente cordillera alpina que separa al Tesino de los otros cantones suizos dejó de ser un obstáculo geográfico difícil de franquear.

Hoy día, esta importante transversal férrea y vial ( con un túnel de 16,9 km. de longitud y considerado hasta hace poco el más largo del mundo) conecta al norte y al sur de Europa dejando al Tesino en medio de dos culturas, la suiza y la lombarda (del norte italiano).

Esta "Tercera Suiza" habla también una lengua latina y representa el 6,5% de la población total helvética, aunque cabe decir que este porcentaje también incluye a los cerca de 20.000 italófonos del cantón de los Grisones.

En 2006 toca el turno a Flims

El cuarto idioma de Suiza es el romanche, hablado únicamente en el cantón de los Grisones, es decir al sudeste suizo, fronterizo al norte con el diminuto Principado de Liechtenstein y Austria, y al este y sur con Italia.

Pero una característica distinta del romanche, en comparación con los otros idiomas nacionales suizos, es que incluso en el mismo cantón de los Grisones resulta ser una lengua minoritaria, al lado del creciente poderío del dialecto alemán, hablado por dos tercios de la población grisona, y el italiano (10%). No obstante, los tres idiomas son oficiales en ese cantón.

En total, no más de 50.000 personas hablan alguna de las cinco variantes regionales del romanche, diseminadas en diversos puntos del cantón. Ante los temores de que estas expresiones de origen románico pudieran desaparecer, fue creado el 'romanche grisón', una lengua estandarizada que no a todos gusta.

Y justo para no olvidar al romanche en el mapa multilingüe de Suiza, los legisladores suizos decidieron realizar la sesión estival de este 2006 en el poblado de Flims (Flem en romanche).

Esta comuna, cuyo nombre significa "flema", se puede considerar la antesala del sursilvan, uno de estos cinco tipos del romanche y que representan a la "Cuarta Suiza", que ahora tendrá la oportunidad de mostrarse y hablar sobre sus preocupaciones ante las autoridades federales que la visitan.

Cabe mencionar que, además de estas "cuatro Suizas" se habla de una "Quinta" que engloba a los más de 600.000 suizos que viven fuera de las fronteras helvéticas y que se hacen presentes con algunos de sus representantes en algún punto del país en su congreso anual.

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Idiomas nacionales de Suiza:

-Alemán (hablado por 63,7% de la población total)
-Francés (20,4%)
-Italiano (6,5%)
-Romanche (0,5%)

End of insertion

Cantón de los Grisones

Habitantes en 2000: 187.058
(2,6% de la población total suiza)

IDIOMAS OFICIALES del cantón:
1. Alemán: 127.755 personas (68.3%)
2. Romanche: 27.038 personas (14.5%)
3. Italiano: 19.106 personas (10.2%)

El romanche era hablado en 1970 por 23.4% de la población grisona
en 1980 por 21.9%
en 1990 por 17.1%
en 2000 por 14.5%

End of insertion

Las cinco variantes del Romanche

- Sursilvan
- Sutsilvan
- Surmiran
- Puter
- Vallader

-El 'Rumantsch Grischun' (romanche grisón) es el idioma estándar, concebido para que hubiese un lenguaje escrito en común y así preservar la cuarta lengua nacional helvética, en riesgo de desaparición.

Otros idiomas de raíces románicas son el francés, el taliano, el portugués, el rumano y, por supuesto, el español. (Consulte el especial de swissinfo sobre el romanche en enlaces)

End of insertion

Sesión en Flims

La sesión parlamentaria en la región lingüística romanche del Surselva en el cantón de los Grisones fue decidida por los legisladores en 2004.

Las autoridades federales desembolsaron un crédito por 1,7 millones de francos para la realización de esta sesión fuera del Palacio Federal, sede del Legislativo helvético y de las oficinas de algunos ministros.

El Parkhotel Waldhaus, en Flims -reconocido por GaultMillau como Hotel del Año 2004- acoge a los legisladores y a los siete miembros del Consejo Federal, es decir, el gobierno colegiado suizo, del 18 de septiembre al 6 de octubre.

Además del proceso regular de la sesión parlamentaria, los diputados y senadores dedicarán especial atención a las problemáticas propias del cantón de los Grisones, entre ellas la de la cultura y dialectos del romanche.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo