Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La policía apunta a los cabecillas de la mendicidad

En Ginebra, una imagen de esas redes de supuesta mendicidad que llegan a Suiza.

(Keystone)

Berna, la capital suiza, se ha vuelto un imán para la mendicidad organizada, con limosneros reclutados de Europa para trabajar en las calles, advierte la policía local.

Según las autoridades, estas redes utilizan a discapacitados y niños para provocar mayor compasión. En algunos casos la colecta diaria de estos mendigos puede ascender a 500 francos (468 dólares).

En respuesta, las autoridades han lanzado un programa piloto, llamado Agora, destinado a reprender a las cuadrillas organizadas que operan en la ciudad.

"Cientos de personas están implicadas", indica Alexander Ott, encargado de esta problemática en la Policía de Extranjeros de Berna.

"Las redes de mendicidad organizada venidas de Europa del Este cuentan, por lo general, con entre 10 a 18 personas, que operan por turnos. Inválidos y niños son repartidos en bandas distintas".

Ott ha apelado a la población para que no dé dinero a los mendigos. "Quienes lo hacen, en realidad financian a las cuadrillas detrás de ellos".

La mendicidad en Berna no es ilegal, pero se exige que los extranjeros que entren al país tengan los medios para poder sobrevivir, lo que significa que pueden ser castigados por pedir limosna. En otras ciudades suizas, como Zúrich y Basilea, la mendicidad está prohibida.

Combate

Los grupos de mendigos vienen principalmente de Rumania y Bulgaria.

Con la ayuda de las autoridades rumanas y las de la ciudad de Berna, Ott conduce el proyecto de Agora, a través del cual la policía intenta rastrear los movimientos de mendigos y encontrar a los cabecillas de esas redes.

"No hemos hecho ninguna detención o deportado a nadie hasta ahora. Debemos enfocarnos en la gente que trama estos operativos. Los verdaderos jefes aún no son visibles, pero pronto los localizaremos", advierte Ott.

Ya han sido interrogadas 90 personas desde finales de abril hasta ahora.

"De la información que hemos recibido, parece que algunos mendigos rumanos en Berna y en otras ciudades suizas podrían pertenecer a los Roma", añade.

"El Roma que abandonó Rumania hace diez o quince años preserva el modo de vida de su cultura y viaja por todo el continente europeo".

Vigilancia

La policía indica que hay dos métodos de trabajo diferentes de estos grupos de mendigos que vienen principalmente de Rumania y Bulgaria, aquellos que trabajan por su cuenta o los controlados.

Bajo el sistema independiente, la gente paga los honorarios de un viaje de un día, organizado por intermediarios. Los organizadores transportan a los supuestos mendigos a una ciudad, los proveen de un mapa de las mejores ubicaciones y los recogen al final del día. En principio, una vez que los honorarios son pagados, estos excursionistas pueden guardar los beneficios obtenidos.

El segundo método implica un control mucho más riguroso de los individuos "con corredores" que colectan continuamente el dinero acumulado. Los mendigos permanecen en una base diaria durante varias semanas o meses.

Las personas acompañadas por niños o con alguna minusvalía física son los más lucrativos para los jefes de cuadrilla, explica Ott a swissinfo.ch.

"Cuando los mendigos han recogido algún dinero, "los corredores" recogen sus ingresos y van directamente a un banco u oficina de coreos a cambiar las monedas por billetes". Todo pasa muy rápidamente. La red está actualmente bajo vigilancia para definir a los cabecillas".

Ott cree que estos mendigos están en una posición muy vulnerable. "Una relación basada en la dependencia y la explotación siempre está sujeta a la violencia física y psicológica".

Los ciudadanos de estados de la Unión Europea - incluídos a los nuevos miembros Rumania y Bulgaria - tienen el derecho de pasar hasta tres meses en Suiza sin un visado o permiso de estancia, lo que hace difícil a las autoridades la supervisión y detención de estos mendigos transitorios.

Un grupo de policías de Ginebra recientemente tomó la ley en sus propias manos, escribiendo la palabra "mendigo" en los pasaportes de aquellos que viajan a Suiza para esta actividad, principalmente gente Roma que ha sido detenida. Pero ahora se ha suspendido este modo de marcar los pasaportes, con el riesgo de que aquel que incida en esta práctica puede ser sancionado.

En los tranvías de Zúrich y Basilea

Se han recibido quejas en ambas ciudades en las que se acusa que el problema de la mendicidad se ha intensificado especialmente en las redes del tranvía, con gente extranjera que sube a estos transportes mostrando imagines de niños enfermos y pidiendo dinero a súplicas.

La policía de Zúrich rutinariamente confisca el dinero a aquellos que encuentran pidiéndolo en las vías y transportes públicos. Además les advierte, en rumano, que serán detenidos si persisten.

"La policía tenía el problema de que estos mendigos no los entendían cuando les indicaban esta advertencia. Ahora les entregan un prospecto en rumano que les indica qué pasará si siguen mendigando", indica Judith Hödl, portavoz de la policía zuriquesa.

En Berna, con el buen tiempo estival, los mendigos estacionales y las cuadrillas que los organizan probablemente permanecerán activos, de no ser que el proyecto de la policía local consiga resultados.

Clare O'Dea y Gillian Zbinden, swissinfo.ch
(Traducido por Patricia Islas Züttel)

Agora

En respuesta a la afluencia de mendigos extranjeros, incluyendo a niños y gente discapacitada, la Policía de Extranjeros de Berna lanzó en abril el proyecto piloto Agora para luchar contra las cuadrillas que organizan la mendicidad.

Según la policía, tres cuartas partes de los mendigos recién llegados a Suiza son de origen rumano o búlgaro. El resto viene de Polonia y Eslovaquia.

La Policía de Extranjeros de Berna coopera con las autoridades policiales de esos países.

El objetivo es definir a los líderes de estas bandas de importación de supuestos mendigos en Suiza.

Fin del recuadro

Colaboración

La Embajada de Rumania en Berna está en el contacto continuo con las autoridades suizas. Su respaldo a las tareas de la policía es permanente.

El 1 de junio de 2009 entró en vigor el libre acceso a Suiza para los ciudadanos rumanos y búlgaros, en el marco de los acuerdos de libre circulación con la Unión Europea.

En consecuencia, el Ministerio de los Asuntos Exteriores rumano y la Embajada de Rumania en Berna han preparado información para explicar a sus conciudadanos sus derechos y obligaciones.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×