Nuevos estudios de la Comisión Bergier

Jean-François Bergier dirige al grupo de investigadores. Keystone Archive

La Comisión independiente de expertos 'Suiza - Segunda Guerra Mundial', encargada de detallar el papel de Suiza durante ese período de la historia, presenta este jueves 8 de sus estudios, enfocados en las relaciones de la Suiza financiera e industrial con la Alemania Nazi.

Este contenido fue publicado el 29 agosto 2001 - 18:47

Las 8 investigaciones forman parte de 25 publicaciones elaboradas por un grupo de 50 historiadores, investigadores y expertos, bajo la dirección de la comisión que preside Jean-François Bergier.

La Comisión independiente de expertos, establecida en Suiza por decisión parlamentaria el 19 de diciembre de 1996 recibió la encomienda de investigar, bajo un ángulo histórico y jurídico, el volumen y destino de los bienes que transitaron por Suiza antes y durante la guerra (en la época del nacional-socialismo).

Los investigadores tienen la obligación de concluir sus trabajos a finales del 2001. Una serie más de sus estudios serán publicados hacia finales del año, mientras que el informe final es esperado para el primer semestre de 2002.

Las dos publicaciones previas de la comisión, informes interinos sobre transacciones de oro durante la Segunda Guerra Mundial, de 1998, y la política suiza sobre refugiados durante la guerra, de 1999, provocaron serias críticas.

El informe final de la comisión, que anuncia una síntesis de sus 4 años de mandato, previsto par el año próximo, seguramente reavivará el prolongado debate que la comisión, conocida simplemente como 'Comisión Bergier' ha causado en los espacios editoriales de los medios.

De los 8 estudios, dos de ellos sobresalen. Uno concierne al trabajo forzado en las subsidiarias germanas de empresas de origen helvético. El otro trata sobre Interhandel, una filial suiza del gigante químico nazi, I.G. Farben.

I.G. Farben supervisaba todas las sucursales en Estados Unidos antes de la guerra a través de I.G. Chemie, una filial con sede en Basilea, Suiza. Cuando Estados Unidos entra en la guerra en 1941, I.G. Chemie cambia por circunstancias desconocidas y se convierte en Interhandel, compañía oficialmente suiza.

Pero persisten algunas sospechas acerca de que la operación haya sido un intento fallido para disfrazar los activos de I.G. Farben, especialmente en Estados Unidos. El gobierno estadounidense confiscó las subsidiarias de I.G. Farben dentro del país como 'propiedades enemigas' durante la guerra, pero compensó a la Corporación de Bancos Suizos (Swiss Bank Corporation), que adquirió Interhandel tras la guerra en una liquidación durante la década de los 60. Este banco posteriormente se fusionó con la Unión de Bancos de Suiza (Union Bank of Switzerland) para crear el actual UBS.

Una investigación suiza sobre la escisión de I.G Chemie/Interhandel en 1946 confirmó la autenticidad de Interhandel como compañía helvética. De cualquier forma, cuando el gobierno suizo ordenó una segunda investigación poco después, se descubrió un sello oficial y su autor, el auditor federal Albert Rees.

Falta poco para que concluyan los trabajos de la comisión, que en los cerca de 5 años de su historia, ha provocado grandes controversias debido a la dificultad para encontrar 'la verdad' en sus investigaciones sobre la historia de Suiza entre los años 1933 y 1945.

Sin embargo, ahora, la situación es menos tensa, debido en parte al acuerdo global alcanzado en 1998 entre las organizaciones judías y los grandes bancos suizos sobre los haberes no reclamados en tiempos del Holocausto.

swissinfo (extracto Markus Haefliger)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo