Navigation

Juan Carlos: los millones regularizados provenían de una fundación en Suiza

El rey Juan Carlos abdicó en su hijo, Felipe, en junio de 2014. Copyright 2019 The Associated Press. All Rights Reserved.

El rey emérito Juan Carlos ha pagado más de cuatro millones de euros al fisco español que no había declarado previamente. Con ello evita una acusación por delito fiscal. La justicia suiza investiga otros presuntos delitos, como el blanqueo de capitales, en relación con la fortuna oculta del monarca en el país alpino.

Este contenido fue publicado el 03 marzo 2021 - 13:00

Con esta regularización voluntariaEnlace externo el rey emérito reconoce que la fundación Zagatka, propiedad de su primo Álvaro de Orleans, sufragó entre 2009 y 2018 vuelos privados por más de ocho millones de euros y que no declaró estas rentas a Hacienda.

Ahora bien, el saldo de la deuda tributaria solamente le permite eludir una acusación por delito fiscal. Los investigadores españoles y suizos sospechan que la fundación Zagatka sirvió presuntamente para ocultar comisiones ilegales abonadas a Juan Carlos I.

¿Qué es la fundación Zagatka?

La fundación Zagatka se creó el 1 de octubre de 2003 en Liechtenstein. Su propietario y principal beneficiario es Álvaro de Orleans, un primo lejano del rey emérito. Juan Carlos I era el tercer beneficiario hasta el año 2020. En marzo de 2020 los fondos de la fundación ascendían a 10 millones de euros, según reconoció Álvaro de Orleans a El PaísEnlace externo.

Según los estatutos, la fundación se creó en reconocimiento al entonces jefe de Estado “por haber abierto a España el camino de la libertad […] restableciendo un régimen parlamentario hasta la democratización del país”

Los investigadores sospechan que Zagatka servía para ocultar presuntas comisiones ilegales abonadas al rey emérito. El ConfidencialEnlace externo asegura que las investigaciones en Ginebra “apuntan a que las salidas de fondos de Zagatka se intensificaron” tras la abdicación del rey Juan Carlos en 2014. En 2018, cuando el fiscal Bertossa tomó declaración a Álvaro de Orleans, este confesó que había cobrado alrededor de 5 millones de dólares por su intermediación en la venta de unos terrenos a una empresa española para la construcción de un resort de lujo en la Riviera Maya mexicana. Los honorarios se ingresaron en la cuenta de Zagatka.

El reglamento de Zagatka se modificó en junio de 2020. Juan Carlos ya no es beneficiario de la fundación (tampoco sus hijos). El único objetivoEnlace externo de Zagatka es garantizar una asistencia financiera en favor de la familia del fundador.

End of insertion

Hasta 2015 la fundación Zagatka tenía una cuenta en uno de los principales bancos suizos. Ese año los fondos se transfirieron a un banco privado ginebrinoEnlace externo. Además, los dos gestores de la fundaciónEnlace externo son suizos. Varias pistas sobre la fortuna oculta del rey conducen a Suiza. De hecho, las autoridades suizas y españolas están colaborando en la investigación.

En septiembre de 2020, España remitió a Suiza una solicitud de asistencia judicial complementaria, según ha confirmado a swissinfo.ch la Oficina Federal de Justicia (OFJ).

La justicia suiza investigaEnlace externo si Álvaro de Orleans era un testaferro del rey Juan Carlos, cosa que el primo del monarca negó en una entrevista con El PaísEnlace externo. Si se confirmaran estas sospechas, Álvaro de Orleans podría enfrentarse a una acusación por blanqueo de capitales.

En un comunicado remitido este martes a El MundoEnlace externo el primo del rey puntualiza que no está “siendo objeto de ningún procedimiento penal en Suiza, España o en cualquier otro país”.

El hecho de que el rey emérito haya regularizado más de cuatro millones de euros “no significa, en absoluto, que la fundación o sus fondos fueran de su propiedad [de Juan Carlos]”, enfatiza. Asimismo califica de “falso” que Zagatka “sea una sociedad pantalla o instrumental o esté acusada de serlo” y niega ser el “testaferro o fiduciario” del monarca.

Donación multimillonaria a Corinna

Con este se suma un nuevo capítulo a la investigación de la fortuna oculta del rey Juan Carlos en Suiza. Las autoridades españolas y helvéticas colaboran desde febrero de 2020.

Según el diario El MundoEnlace externo, dos presuntos testaferros del rey volvieron a someterse al interrogatorio del fiscal ginebrino Yves Bertossa en febrero de 2021. En esta ocasión posiblemente en relación con otra causa.

La fiscalía ginebrina quiere aclarar el origen de los 65 millones de euros que el rey emérito donó como “regalo” a su examante Corinna Larsen. Se sospecha que este dinero procedía de comisiones ilegales de Arabia SaudíEnlace externo por la adjudicación de las obras del AVE Medina-La Meca a un conglomerado de empresas españolas.

La presunta comisión se ingresó en una cuenta de un banco privado ginebrino y no fue declarada al fisco.

Ni el banco ginebrino ni el gestor externo de la cuenta solicitaron al rey que declarara estos ingresos a las autoridades fiscales españolas, según El PaísEnlace externo: “Ni el departamento de Cumplimiento, que examina la apertura de cuentas de las PEP (Personas Políticamente Expuestas) […], ni el departamento jurídico conocían oficialmente que Juan Carlos I era cliente”. La cuestión es que estos hechos se remontan a 2008, mucho antes de la entrada en vigor del intercambio automático de información fiscal entre Suiza y la Unión Europea.

Contactado por swissinfo.ch, el banco en cuestión no ha querido confirmar ni desmentir su relación con el rey emérito, debido al secreto bancario y al procedimiento judicial en curso. No obstante, la entidad rechaza “firmemente toda imputación por incumplimiento de una ley o de un reglamento”.

El propio Juan Carlos abandonó España en agosto de 2020 para establecerse en Abu Dabi, la capital de los Emiratos Árabes Unidos. Según su abogado, se mantiene a disposición de la justicia. Además de las presuntas comisiones por el AVE a La Meca, en España se han abierto investigaciones por otras dos causas.

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.