Navigation

El servicio público de Radio y TV en España

Los medios privados acaparan los primeros puestos de audiencia general en España, mientras que las cadenas y emisoras públicas quedan relegadas al tercer o cuarto lugar. Keystone

El servicio mediático público en Suiza está al centro del debate. Para financiarlo, los hogares suizos pagan anualmente una factura, independiente de los impuestos, destinada a esta tarea. ¿Cómo se financia el servicio púbico de radio y TV en otros países y cuál es el papel de los medios privados allí? Explicativo del caso español:

Este contenido fue publicado el 05 febrero 2018 - 11:00
José Wolff

En España el concepto de servicio público de los medios de comunicación se remonta a la aparición de Radio Nacional de España en 1937 y posteriormente de Televisión Española en 1956. Desde 1978 el acceso a la información es un derecho recogido por la Constitución española y protegido como uno de los derechos fundamentales.

En la actualidad ambos medios forman parte de la Corporación Radiotelevisión Española (RTVE), una sociedad mercantil estatal configurada como sociedad anónima -aunque su capital sea exclusivamente de titularidad estatal-,  que tiene encomendada la misión de ofrecer un servicio público de radio y televisión.

La ley garantiza su independencia de cualquier gobierno, partido o empresa y solo rinde cuentas ante el Parlamento. Está dirigida por un Consejo de Administración compuesto por nueve miembros elegidos por las Cortes Generales (Congreso y Senado) por mayoría simple.

Medios de comunicación privados y posición en el mercado

Las cadenas y emisoras privadas de alcance nacional forman parte de grandes grupos empresariales (a veces internacionales, como Mediaset, Prisa o El Mundo), de grupos editoriales españoles (Vocento, Godó, etc) y de la propia Iglesia Católica. Entre ellas se reparten las frecuencias estatales de radio y televisión y poseen además otros medios de comunicación, incluyendo editoriales, prensa escrita y online.

Por lo que respecta a su posición en el mercado de la comunicación, los medios privados acaparan los primeros puestos de audiencia general. En televisión y radio los grupos Atresmedia y Mediaset encabezan las clasificaciones de cuota de espectadores y oyentes, mientras que las cadenas y emisoras públicas quedan relegadas al tercer o cuarto lugar.  En esta clasificación no se incluyen los medios públicos de las comunidades autónomas, algunas de las cuales disponen de canales de televisión con una fuerte implantación en la región de referencia, por ejemplo, País Vasco, Madrid o Cataluña.

Financiación

RTVE se financia (Ley 8/2009) principalmente a través de una partida de los Presupuestos Generales del Estado, que viene a cubrir un 50% de los gastos, mientras que el resto es financiado sobre todo a través de la recaudación de impuestos a las compañías telefónicas (un 0,9% de los ingresos brutos de estas compañías), las televisiones privadas abiertas (un 3% de sus ingresos brutos) y a los prestadores del servicio de televisión de pago (un 1,5% de sus ingresos brutos).

En cuanto a las cadenas de televisión y emisoras de radio privadas se financian principalmente a través de la publicidad. Naturalmente, también existe la financiación mediante suscripción (fundamentalmente para la prensa) y el pago por servicio en el caso de las televisiones por cable, ofertadas sobre todo por las grandes compañías telefónicas.

Temas y contenidos

RTVE dispone de una cadena generalista y 6 temáticas, dedicadas a cultura, deporte, información, programación infantil, programación familiar e internacional. Los medios privados ofertan cadenas de carácter generalista y algunas temáticas dedicadas al público infantil, cine, música o series.

Startups

Hay una creciente presencia de startups en el mercado de los medios de comunicación. Desde hace una década, el sector comenzó a darse cuenta de la importancia de apoyar e impulsar la creación de estas pequeñas empresas de base tecnológica y con un claro enfoque innovador.

En la actualidad, son numerosas las startups que trabajan directamente en la información o, sobre todo, colaboran con los grandes medios de comunicación y los grupos empresariales. Estas empresas destacan en sectores como el periodismo móvil y las nuevas narrativas, la optimización de newsrooms y salas de edición, captura de noticias y generación de contenidos, o, por ejemplo, en el desarrollo de aplicaciones para la confirmación de noticias y detectar la aparición de fake news.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.