Navigation

“Suiza no aceptará dictados de la UE”

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el ministro suizo de Economía (y entonces presidente), Johann Schneider-Ammann, durante una conferencia de prensa el 19 de septiembre de 2016, en Zúrich. Keystone

El ministro suizo de Economía, Johann Schneider-Ammann, aseguró que no cederá ante la presión de la Unión Europea para la conclusión de un acuerdo marco antes de finales de año.

Este contenido fue publicado el 26 noviembre 2018 - 20:42
RTS/ac

“Nunca aceptaré un dictado de la Unión Europea en el sentido de que necesitamos llegar a un acuerdo ahora”, declaró Schneider-Ammann a la televisión pública suiza RTS el lunes (26.11) en respuesta a una advertencia expresada por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

“Se acaba el tiempo”, dijo Juncker en una entrevista con la RTS en septiembre pasado. “Negocien conmigo y lleguemos a un acuerdo porque dentro de un año ya no estaré aquí y ya verán”. También advirtió que la situación “podría ser realmente mala” para Suiza después de su partida.

Según Schneider-Ammann, señaló que la UE “nos necesita” y que Suiza no tiene por qué apresurarse a llegar a un acuerdo antes de finales de año. “Lleva tiempo llegar a un acuerdo interna y externamente”, puntualizó.

Suiza debe tomarse su tiempo, ha reiterado el ministro suizo que dejará su cargo a finales de año: “Hablamos de ello en 2017, en 2018, por qué no en 2020 o en 2021, no importa”.

Bruselas quiere que Suiza concluya un acuerdo global de equivalencia antes de que pueda tener un mayor acceso a los mercados de la UE, y presiona a Berna para que alcance ese acuerdo este año, en medio de las conversaciones en curso sobre el Brexit y antes de las elecciones en Suiza y en la UE previstas para 2019.

Desde 2014, se celebran conversaciones para formalizar las relaciones entre ambas partes, cubiertas actualmente por un centenar de acuerdos separados. El llamado acuerdo marco, en discusión, abarca cinco de los acuerdos bilaterales más importantes: libre circulación de personas, reconocimiento mutuo en materia de evaluación de la conformidad, productos agrícolas, transporte aéreo y transporte terrestre. Las medidas relacionadas con la libre circulación de personas son el principal escollo.

La última ronda de negociaciones celebrada en octubre no condujo a un gran avance.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.