Navigation

Dimite parlamentario de suizos expatriados

Cuando Tim Guldimann fue elegido como diputado en 2015, defendió firmemente su decisión de quedarse en Berlín con su familia. Keystone

Tim Guldimann, miembro del Partido Socialista suizo, anunció que renunciará a su escaño en la Cámara de Representantes. El exdiplomático es el primer político elegido al Parlamento helvético como integrante de la V Suiza.

Este contenido fue publicado el 19 febrero 2018 - 14:59

Su partido precisó que Guldimann, otrora embajador suizo en Alemania, dejará su puesto al final de la sesión de primavera de tres semanas del Parlamento.

Guldimann cita razones personales para su decisión de renunciar a su curul después de dos años y medio en el cargo. Fabian Molina, exlíder del partido de los Jóvenes Socialistas, será su sucesor.

Guldimann fue elegido para el cargo en 2015, y defendió firmemente su decisión de quedarse en Berlín, donde vive con su esposa y sus dos hijas. Como expatriado, había “esperado dar voz a los suizos en el extranjero”, cuyos intereses, en su opinión, estaban subrepresentados en la política suiza.

A menudo se refirió a sí mismo como “consejero internacional”, a diferencia de “consejero nacional” (el término habitual para un miembro de la Cámara baja suiza) durante su función legislativa.

Guldimann también ha sido miembro del Consejo de los Suizos en el Extranjero, también conocido como ‘Parlamento de la V Suiza’Enlace externo.

En un comunicado dirigido a los miembros de su partido, el exdiplomático escribió que “es difícil vivir en un entorno y ser político en otro”. Con el fin de cerrar la brecha entre Berlín y Suiza, tendría que pasar mucho más tiempo en el cantón de Zúrich, lo que sus deberes familiares no le permitirían.

En una entrevista con ‘Tages-Anzeiger’, Guldiman indicó que Suiza aún tenía un largo camino por recorrer en lo tocante a la igualdad entre los sexos. “Incluso el paso más pequeño en la dirección correcta es inmediatamente bloqueado”, lamentó. También criticó a Suiza por su actitud hacia la Unión Europea.

“Solo es cuestión de arreglarnos con ellos sin tener que unirnos a la UE”, había dicho.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.