Navigation

Skiplink navigation

Porto Alegre prosigue en Suiza

El espíritu de Porto Alegre presente en Ginebra. Keystone Archive

Una semana de conciertos, películas, exposiciones, foros, cursos, prolongan en Ginebra el Foro de Porto Alegre.

Este contenido fue publicado el 16 junio 2003 - 09:36

Bajo el lema de «Porto Alegre, otro Brasil» el ambiente cultural de Ginebra se viste con ropa latinoamericana.

A casi cinco meses de concluida la tercera edición del Foro Social Mundial (FSM) de Porto Alegre, se trasladó a Suiza.
El Teatro St-Gervais de Ginebra y la Radio Suiza de habla francesa presentan hasta el jueves 19 de junio, ecos de lo que fuera esa convocatoria ciudadana que reunió a más de 100 mil participantes.

La cultura al centro

«La cultura no debe ser considerada la cereza de la torta» enfatiza en diálogo con swissinfo Fortunat Diener, responsable de la Red de Intercambios de Miradas Críticas (RERC), una nueva fundación cultural creada en 2001 promotora de las actividades sobre Porto Alegre.

«La cultura es el todo y todo es cultura» reflexiona Diener quien destaca en la actual iniciativa que se desarrolla en Ginebra «una visión de integración y de globalizad, convencidos además que no existe arte que no sea político y conscientes de otra mundialización cultural posible»

El programa, tal como lo subrayan los organizadores, desborda en una oferta múltiple con destacados músicos brasileros, entre ellos Mano y Marcelo Amaro; Marcio Mazzeron en solo rock gaucho; Claudio Levitan así como Vinicio Correa y Claudio Veiga.

Relaciones a largo plazo

Varias presentaciones de teatro portoalegrino se completan con una cartelera cinematógrafica y de videos. Cursos de música, danza y literatura, completan el programa que busca establecer una relación más a largo plazo entre el mundo helvético y el brasilero.

En torno a lo artístico musical, destacan cinco foros-discusiones, donde se integran presentaciones culturales con testimonios sobre las más diversas radiografías sociales del Brasil actual .

El testimonio «Quien hace temblar la tierra», presentado el sábado, propuso un intercambio activo entre un escritor, un grupo de teatro y los testimonios de antiguos voluntarios suizos que trabajaron en Brasil. Todos ligados a la experiencia del Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra (MST).

Del teatro a la radio

El movimiento social es también la temática de un « Libro de Viaje », que presenta esta semana la Radio Suiza de habla francesa en su emisión Tombouctou de 13 a 14 horas.

La periodista de esa antena, Nathalie Baud estuvo presente este año en la tercera edición del Foro Social Mundial de Porto Alegre, y acompañó durante dos semanas al dirigente campesino suizo y diputado nacional Fernand Cuche.

Cuche, integró la delegación de una treintena de parlamentarios, periodistas y personalidades sociales suizas coordinada por el ONG de voluntariado Norte-Sur E-CHANGER.

El programa radial retoma en casi cinco horas de emisión las reflexiones y vivencias de Cuche, sus intercambios con otros dirigentes de «Vía Campesina » (organización mundial de pequeños y medianos campesinos), así como el descubrimiento del asentamiento “30 de Mayo” del Movimiento Sin Tierra en el cual, parlamentario y periodista, vivieron algunos días.

¿Qué hay de común entre la capital del Sur de Brasil, cuna de la democracia participativa y del Foro Social Mundial y la ciudad de Calvino, con sus bancos y las Naciones Unidas? se interrogan los promotores del intercambio cultural del teatro St-Gervais en la presentación de su proyecto.

¿ Qué hay de común entre un campesino suizo y sus homólogos brasileros? se preguntó Nathalie Baud para lanzarse a esa aventura periodística hoy en la antena.

Interrogantes que encuentran su única respuesta en el ser humano mismo y en el planeta único. « La idea de sentimientos y sensibilidades culturales compartidas », concluye Fortunat Diener

Sergio Ferrari

Datos clave

El espíritu del Foro Social Mundial de Porto Alegre en Ginebra.
Los ecos de la cumbre social en Suiza.
Testimonios de los protagonistas.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo