Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Integración de los extranjeros ¿Las lenguas maternas tendrán su lugar en la escuela?

Por


Aprender la lengua de origen ayuda a los niños en el desarrollo de la personalidad y a abrirse a otros idiomas, sostienen varios expertos.

Aprender la lengua de origen ayuda a los niños en el desarrollo de la personalidad y a abrirse a otros idiomas, sostienen varios expertos.

(Reuters)

Aunque el 60% de los niños nacidos en Suiza se comunican con sus familiares en su idioma de origen, la política oficial de integración se centra en el aprendizaje de las lenguas nacionales. Sin embargo, hay voces que piden una mayor consideración para el habla materna. En particular en la escuela.

“Un buen dominio de la lengua de origen es una base fundamental para el niño que debe aprender el idioma del país de acogida”, afirma Amelia Lambelet, del Instituto de Multilingüismo de Friburgo.

Misma reflexión de Therese Salzmann. Esta especialista en multilingüismo del Instituto suizo Juventud y Medios de Comunicación estima que “la enseñanza de las lenguas de origen refuerza la confianza en sí mismo y proporciona al niño un sentimiento de seguridad”.

“Tener en cuenta la doble cultura de un niño es un factor determinante para la integración social y el éxito profesional”, añade Therese  Salzmann.

Español para españoles

El Gobierno de España cuenta con un programa para la conservación de la lengua y la cultura entre sus conciudadanos afincados en el exterior, sea en Estados Unidos, Australia, Alemania,  Bélgica, Inglaterra, Holanda o Francia.

En total, atiende a unos 15 mil educandos, el 30% de los cuales se encuentra en Suiza.

Los grupos de enseñanza (280) se integran a solicitud de los ciudadanos españoles y en coordinación con las escuelas suizas.

En Suiza, país de destino de miles de emigrantes españoles en los años 60-70, la estrategia didáctica ha sido modificada.

“Hoy tenemos alumnos que forman parte de la tercera generación de emigrantes, así es que nuestros programas están diseñados para la enseñanza del español como lengua extranjera”, explica el titular de la Consejería de Educación de la Embajada de España en Suiza, Eduardo Butler.

El plan escolar no substituye al programa educativo local. De hecho, precisa nuestro interlocutor, una exigencia para asistir a los cursos de español es estar inscrito en la escuela suiza.

Los alumnos del sistema educativo español tienen entre 7 y 17 años y además de las lecciones de lengua, reciben cursos de Geografía, Historia y Literatura Españolas.

“La idea es que sepan quién es Cervantes, que reconozcan los ríos de España, que reconozcan las vicisitudes de la Reconquista… En una palabra, que fortalezcan su identidad española”, enfatiza  Butler.

Fin del recuadro

Las canciones de los padres

A partir de la idea de que es un reflejo de la cultura, “conocer una lengua y manejar su expresión refuerza el sentimiento de pertenencia al grupo y ayuda a la construcción de una personalidad coherente capaz de abrirse mejor a otras culturas”, explica por su parte Helen Char, directora de las Bibliotecas Interculturales de Suiza.

Añade que “las canciones que los padres cantan a sus hijos, así como los textos que les leen en su lengua de origen facilitan el aprendizaje de las lenguas extranjeras”.

Reconocer la importancia de las lenguas primeras e integrarlas en los programas escolares es también un paso hacia el respeto del principio de igualdad de oportunidades entre los alumnos. “Es lamentable que todos los programas educativos incluyan una misma lengua, puesto que con ello se reducen las oportunidades para la enseñanza pública de otras lenguas”.

El modelo austriaco

En ese sentido, Helen Char cita el ejemplo de Austria, donde está previsto un cierto aprendizaje de la lengua materna de los inmigrantes en las escuelas , especialmente en la primaria.

Pero incluso si esta iniciativa fue bien recibida por los padres y los niños , algunos maestros y expertos la ven como una pérdida de tiempo y un trabajo extra innecesario para los niños, destaca el estudio “Enseñanza de lenguas extranjeras en los países de la Unión Europea”, dirigido por José Carlos Herreras .

Amelia Lambelet admite: “Estimular la enseñanza de las lenguas y culturas de origen o integrarlas al sistema de instrucción pública no cambia nada en lo que toca a la realidad sobre la igualdad de oportunidades”.

Bibliotecas Interculturales de Suiza

Fundadas en 1993, se encuentran en 22 cantones y juegan un papel importante en la vida de muchos inmigrantes.

“Contrarrestan la falta de libros en lenguas extranjeras en otras bibliotecas del país, públicas o privadas, y son un lugar de encuentro para personas que comparten la misma cultura y la misma experiencia”, dice Helen Char, directora de las Bibliotecas Interculturales de Suiza.

Estas instituciones ofrecen actualmente una exposición sobre 15 enfoques diferentes de la escritura.

Llevan a cabo proyectos, como aquel destinado al aprendizaje de la escritura de novelas.

En colaboración con el Agrupamiento de Interés de Lenguas Primeras, organizan en Berna, para el próximo 18 de enero, un seminario sobre “El futuro de la enseñanza de las lenguas primeras en Suiza”.

Fin del recuadro

Distancia entre palabras y hechos

Cualquier persona que “navegue” por las páginas web oficiales, tanto cantonales como federales, advierte la importancia atribuida al multilingüismo y a la diversidad cultural que enriquecen la cultura nacional. Como prueba, el acuerdo de 2004 de la Conferencia Suiza de Directores Cantonales de Educación Pública, que establece la valorización de las lenguas de origen.

O el Acuerdo Intercantonal sobre la Armonización de la Enseñanza Obligatoria (HarmoS), que en su artículo 4º pide proporcionar la ayuda necesaria para la enseñanza de las lenguas y culturas de origen.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de varias organizaciones, como el Agrupamiento de Interés Lenguas Primeras (IGE), la enseñanza de las lenguas maternales está lejos de provocar unanimidad.

En los cantones, los responsables de la educación pública han respondido solamente de manera parcial al llamado de HarmoS. Si bien han expresado su apoyo a los cursos fuera de sus establecimientos, hasta ahora han descartado la posibilidad de su enseñanza en las escuelas.

En Ginebra, por ejemplo, la Dirección General de Educación Primaria crea las condiciones adecuadas para la enseñanza de las lenguas de origen: inscripción, relaciones con los padres, cursos de formación para la enseñanza, etc.

Pero las cosas son diferentes en el ciclo secundario. “Las clases de lenguas primeras son organizadas a partir del momento en que 10 estudiantes expresan su deseo de seguirlas”, indica Marianne Lanzer, del Departamento de Instrucción Pública (DIP). “Estos cursos son organizados en colaboración con las embajadas y consulados de los países interesados”, precisa.

También en Ginebra, varias escuelas primarias participan activamente en el proyecto “Escuela Abierta para las Lenguas” (EOL, por su sigla en francés ), que permite a los profesores de lenguas y culturas de origen sensibilizar a los niños en las lenguas más representadas en su escuela.

El ejemplo de Ginebra

Embajadas, consulados y asociaciones culturales organizan sesiones destinadas a la enseñanza de las lenguas maternas en colaboración con la Dirección de Educación Primaria (DGEP).

Más de 4.000 estudiantes están matriculados en esas sesiones. Cerca de 60 profesores imparten los cursos.

Más de 125 idiomas se hablan en el ciclo primario. Entre los más hablados están el francés, español, portugués, las lenguas balcánicas y el árabe.

Fin del recuadro

Una laguna

El cantón de Zúrich exige que los maestros de lenguas primeras reciban una formación pedagógica en establecimientos suizos especializados; que se mantengan en contacto permanente con sus colegas de las escuelas públicas y estén al corriente de sus programas de enseñanza. Sin embargo, estas exigencias enfrentan la falta de seguimiento por parte del cantón y de compromiso de los profesores.

Sin embargo, para dar más peso a sus argumentos y reivindicaciones, las asociaciones en favor de las lenguas maternas necesitarían más estudios científicos sobre la importancia de esa enseñanza. Tienen la esperanza de llenar parte de este vacío mediante el desarrollo de una jornada de estudios en enero próximo, en Berna.


(Traducción: Marcela Águila Rubín), swissinfo.ch


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×