Forzados a participar en pruebas de fármacos

Keystone

Entre 1950 y 1980, pacientes de la clínica psiquiátrica de St. Urban (Lucerna) fueron obligados a participar en la prueba de medicamentos. Sin embargo, no se incurrió en violación de las normas jurídicas.

Este contenido fue publicado el 02 mayo 2019 - 15:13

No había ninguna ley ni directrices internas para las pruebas de medicamentos en ese entonces, señaló el Gobierno de Lucerna este jueves tras la publicación de un informe de 46 páginas. El ejecutivo había ordenado una investigación después de conocer los hechos.

La clínica funcionaba de acuerdo con los estándares de la época, señala el informe. El análisis de 2000 expedientes mostró que el personal de la clínica persuadió a los pacientes para que participaran en las pruebas. En caso de rechazo, algunos pacientes fueron forzados.

Ningún deceso

Se reportaron pocos casos de efectos secundarios por la ingestión de tales medicamentos. Los autores de la investigación no descubrieron ningún caso de muerte. No hay ningún documento que muestre ningún flujo financiero de las compañías farmacéuticas.

El desarrollo de los fármacos psiquiátricos comenzó en la década de 1950. El propósito de las pruebas era mejorar el tratamiento.

Intolerable hoy

El jefe del Departamento de Salud de Lucerna, Guido Graf, expresó su pesar por los casos de pacientes obligados a probar medicamentos. Hoy en día, tales acciones serían intolerables. Sin embargo, el informe debe examinarse a la luz de las prácticas de la época.

Otros casos similares han salido a la luz en los últimos años. La clínica psiquiátrica de Basilea realizó ensayos de fármacos que aún no habían sido aprobados en pacientes entre los años cincuenta y setenta. Investigadores también han examinado ensayos clínicos en más de 1 600 pacientes de la Clínica Psiquiátrica de Münsterlingen (Turgovia) a partir de los años cincuenta.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo