Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Mineros chilenos también conmueven a niños suizos

El profesor Biland y sus alumnos esperan la luz verde de Santiago para escribir a los mineros atrapados.

(Nicolas Biland)

La noticia de los 33 operarios chilenos atrapados en una mina, a 700 metros de profundidad, ha impactando al mundo entero, llegando incluso hasta un grupo de niños de escuelita rural de Suiza.

“¡Queremos enviarles saludos, canciones y palabras de ánimo, cada día, para que la espera sea haga menos larga!” fue la respuesta de los pequeños; una singular iniciativa que hoy están tratando de hacer realidad.

Cerniat es una aldea suiza, en el cantón de Friburgo, que tiene sólo 340 habitantes y 33 km. cuadrados de superficie.

Es tan pequeña que su escuela sólo tiene un nivel; el tercero de enseñanza primaria, y los alumnos de otros cursos deben desplazarse hasta alguna de las aldeas cercanas para tomar sus clases.

“En total, son 28 alumnos repartidos en dos salas. Los otros niños de primaria están en Charmey (una localidad un poco más grande) y los del jardín infantil, van a Crésuz”, explica Nicolás Biland, profesor de uno de los dos cursos de Cerniat.

Pese a ello -o quizás por lo mismo- considera un privilegio vivir en este pequeño asentamiento. “Somos realmente afortunados, porque el lugar es magnífico; estamos rodeados de montañas que llegan casi a los 2 mil metros, la región es muy verde y fértil, hay muchas vacas y la gente es muy gentil y amable”, agrega.

Ecos mineros hasta Suiza

Y, por increíble que parezca, hasta este remoto lugar llegaron los ecos de la increíble historia de 33 mineros chilenos que sobrevivieron al derrumbe del yacimiento San José, a 700 kilómetros bajo la tierra.

“Justo el día en que comenzaron las clases -después de la vacaciones de verano- el 26 de agosto, se supo que los mineros estaban vivos en el refugio.

En ese momento pensé en hablar a mis alumnos (casi todos de 9 años) de la catástrofe en Chile, pero sobre todo de lo increíble que era que todos estuvieran a salvo, aunque atrapados a 700 metros de profundidad”, precisa Nicolás Biland.

Entonces -recuerda- sentí una compasión inmensa por ellos: los imaginaba vivos, pero sin poder escapar ni ver a sus familias. Y en seguida pensé que para sobrevivir había que darles esperanzas, de modo que la espera se les hiciera menos larga.

“Ese primer día, sólo algunos estaban al tanto de la situación en Chile, menos de la mitad. Pero en cuanto les conté, todos buscaron y aportaron todo tipo de información. ¡Hasta se enterraron de que los mineros tenían derecho a cigarrillos!”, comenta.

El maestro intentó que los niños se pusieran en el lugar de los mineros, pidiéndoles imaginar cómo sería estar encerrados en esta escuela hasta Navidad, “y ellos comprendieron muy bien cómo es difícil sobrevivir en esas condiciones. ¡Y absolutamente todos dijeron queremos hacer algo por ellos!”

Fue ahí cuando surgió la idea de establecer una correspondencia entre los mineros y sus alumnos.

“¡Tendríamos tantas cosas que compartir! cosas totalmente simples, pero que podrían acortar el tiempo, porque cada día, los mineros esperarían con alegría las noticias de Suiza.

Queríamos enviarles dibujos, fotografías, mensajes en audio y por escritos, así como canciones. Incluso, acertijos o problemas de lógica o matemática, y hacerles llegar la solución 24 horas más tarde”, apunta.

Eso sí, matiza, “les advertí que eso implicaría enviarles algo cada día, hasta que ellos salieran, pero los niños estuvieron dispuestos a tomar algunos minutos diarios para esto, porque son muy sensibles y empáticos. ¡Entendieron tan bien lo que una experiencia de este tipo implica, y lo importante que es contar con alguien que pueda ayudar o escuchar cuando se está pasando por difíciles momentos”.

Contactos con Chile

Y como no quería quedarse sólo en el plano de las ideas, Nicolás se puso en comunicación con la embajada de Suiza en Chile para ver la posibilidad de hacer realidad este proyecto.

“Él quería saber con quién debía contactarse para hacer llegar a los mineros dibujos, canciones y saludos hechos por sus alumnos”, señala a swissinfo.ch Agnes Christeler, primera colaboradora de la embajada de suiza en Chile.

La diplomática comenta que, tras algunas investigaciones, y con la ayuda del Ministerio de Relaciones Exteriores, obtuvieron un contacto con la Secretaría de Redes Asistenciales del Ministerio de Salud (Minsal), entidad que podía encauzar esta demanda.

“Lamentablemente, hasta el momento, no hemos recibido respuesta en cuanto a la factibilidad de esta iniciativa, que por cierto me parece muy hermosa y digna de destacar”, señala Christeler.

Consultada en reiteradas ocasiones por swissinfo.ch, la periodista Carolina Reinoso, de la Secretaría de Redes Asistenciales del Minsal finalmente respondió que la solicitud sería derivada a la Secretaría de Comunicaciones, que se hace cargo de estos temas”.

Nicolás no pierde las esperanzas de que su proyecto pueda concretarse y permitir que los niños puedan comprender y conectarse con lo que ocurre al otro lado del mundo y con la fortaleza de 33 hombres que luchan por mantenerse vivos.

“Hasta entonces, los niños no conocían nada de Chile y pienso que ésta es la ocasión de interesarse, no sólo por este país, sino de abrirse al mundo. Aún hay montón de cosas que les cuesta imaginar de la vida de los mineros bajo la tierra, pero están comenzando a investigar. ¡Estamos ansiosos de saber de ellos y ojalá, podamos hacerles llegar nuestros saludos”, concluye.

Avances en el rescate

El domingo pasado, los ministros de minería, Laurence Golborne, y de Salud, Jaime Mañalich definieron el plan de rescate de los 33 mineros, que ya cumplieron 50 días atrapados en la mina San José, situada en la provincia de Copiapó, a 800 kilómetros al norte de Santiago.

El ascenso de cada uno tomará entre 10 y 15 minutos, pero sumando toda la preparación, el rescate será de 45 minutos por persona. Una vez arriba, serán evaluados de inmediato por un médico y dos paramédicos.

Actualmente, se realizan tres perforaciones en simultáneo; la Strata-950 (plan A), la T-130 (plan B) y una sonda petrolera RIG 421 (plan C). El más avanzado de los tres es el plan B, que al lunes 27 de septiembre, había alcanzado 208 metros de profundidad.

El mismo domingo llegaron al lugar los 72 tubos (con un diámetro de 61 centímetros) que serán utilizados para sacar a los mineros. Cuando el proceso de encamisado concluya, el ducto estará listo para traer a la superficie a los 33 mineros, uno por uno, a través de cabinas metálicas. Se espera que el rescate pueda tener lugar a principios de noviembre, según señaló el ministro de
Salud, Jaime Mañalich.

Los costos de la operación hasta hoy ascienden a 4 millones de dólares.

Fin del recuadro

Cerniat

Comuna suiza del cantón de Friburgo, situada en el distrito de Gruyère. Limita con las comunas de Plasselb y Plaffeien, Charmey, Crésuz y Chatel sur Moontsalvens y La Roche, entre otras. Su lengua oficial es el francés.

Fin del recuadro

swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes