Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza invita a la docena sucia a Ginebra

El reto es encontrar sustitutos de pesticidas tan efectivos como el DDT.

(Keystone Archive)

Suiza espera que Ginebra se convierta en sede del Convenio de Estocolmo sobre contaminantes orgánicos persistentes, una forma de reforzar su reputación como defensor ambiental.

En Uruguay, las partes del acuerdo deciden dónde será el centro de operaciones en su lucha contra estas sustancias conocidas como la docena sucia.

Más de 600 delgados de 130 países se reúnen desde este lunes en Punta del Este, Uruguay, para discutir la implementación del Convenio de Estocolmo, suscrito el año pasado.

El fin de semana próximo se conocerá el nombre de la sede de este instrumento internacional que regula el tratamiento de sustancias tóxicas, auspiciado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

El documento es el resultado de largos años de negociación para obtener compromisos legales de los países que obliguen de manera urgente a la eliminación de los Compuestos Orgánicos Persistentes (COPs).

Específicamente, se trata de una docena de compuestos sobre los que es preciso emprender acciones de forma prioritaria, y que han sido denominados la docena sucia.

Entre ellos se encuentran los bifenilos policlorados (PCB), las dioxinas y el Dicloro–Difenil–Tricloroetano (DDT).

Las naciones industrializadas, como Suiza, han emprendido medidas para eliminar el uso de estas sustancias, pero es necesario implementar una contribución para su regulación en otros países.

"Los COPs pueden ser fácilmente transportados a través del aire o el agua", indica Beat Nobs, responsable de asuntos internacionales de la Oficina Federal de Medio Ambiente. "Nuestro interés es evitar la contaminación de emisiones producidas en el exterior."

Disminuir las emisiones contaminantes

El convenio de Estocolmo centra sus esfuerzos en los países emergentes o en vías de desarrollo. Estos países recibirán asistencia técnica y financiera para disminuir sus emisiones de COPs.

Entre las tareas a cumplir se encuentra la búsqueda de opciones no dañinas que reemplacen a las sustancias altamente contaminantes y la eliminación de éstas, sin afectar al medio ambiente.

"Estas sustancias son peligrosas y pueden afectar la salud de la gente, especialmente en países en desarrollo", indica Nobs a swissinfo. "Es importante que, en colaboración con la comunidad internacional, Suiza contribuya a terminar con ellas en todo el globo."

El encuentro de Uruguay, el primero después de que el convenio fue firmado, también servirá para considerar la inclusión de otros productos químicos en el listado de las sustancias a combatir.

En esta reunión, Suiza busca obtener el secretariado del convenio, que temporalmente ha sido delegado a Ginebra, ciudad que busca obtener la sede permanente.

La ciudad suiza quiere ser la anfitriona de la sede central, pero, por su parte, Italia intenta que la sección de pesticidas se establezca en Roma.

Sin embargo, Nobs indica que la idea de dividir las distintas secciones no ha formado parte de las reflexiones sobre el Convenio. Una separación "sería contraria a lo deseado por los expertos que han firmado el acuerdo".

Candidato ideal

De acuerdo con la Oficina Federal de Medio Ambiente, Ginebra es el candidato ideal. Nobs recuerda que esta ciudad es uno de los centros más importantes para la protección ecológica, gracias a su Casa Internacional del Medio Ambiente.

Además, Ginebra también es el centro de competencia en el marco de los esfuerzos en torno a la basura y los productos químicos pues es la sede de la sección química europea del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente y acoge al secretariado del Convenio de Basilea sobre el control del transporte internacional de desechos peligrosos.

La proximidad con otros órganos importantes, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial del Comercio (OMC) permitiría, a juicio de Nobs, aumentar la capacidad de decisión y contribuiría al desarrollo de sinergias con la estructura de la ONU.

"Los productos químicos son artículos de consumo que pueden tener efectos nocivos contra la salud de las personas, por lo que es necesario colaborar con organizaciones tales como la OMS y la OMC", concluye.

El nombre de la sede se conocerá el 6 de mayo.

swissinfo, Scott Capper
Traducido del inglés por Patricia Islas

Datos clave

Los plaguicidas que integran la docena sucia:

DDT
Lindano
Los drines
Clordano heptacloro
Paration
Paraguat
Tributon 60 - Tordon Basal o Tordon 225e
Pentaclorofenol (PCB)
Dibromocloropropano (DBCP)
Dibromuro de etileno (EDB)
Canfecloro
Cloridimeformo (CDF)

Fuente: PAN (Pesticides Action Network)

Fin del recuadro

Contexto

El Convenio de Estocolmo sobre contaminantes orgánicos persistentes concretamente intenta reducir y eventualmente eliminar el uso de doce plaguicidas. Fue firmado el 6 de mayo de 2004.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes