Navigation

Skiplink navigation

'No' al voto extranjero en Berna

Los extranjeros tienen derechos políticos limitados en Suiza. Keystone

Por un margen estrecho, el Parlamento del cantón de Berna rechazó este martes (23.01) otorgar a los extranjeros el derecho a pronunciarse en las urnas.

Este contenido fue publicado el 24 enero 2007 - 19:41

"Es una gran decepción. Berna retrocede, va en contra de la corriente", lamentó el diputado socialista Ricardo Lumengo, en entrevista con swissinfo.

"Estoy tan decepcionado como lo estarán también muchos extranjeros que habitan en este cantón", subrayó el jurista, originario de Angola y miembro de la diputación socialista de la ciudad de Biel.

Por 77 votos contra 73 y 5 abstenciones, y por 78 sufragios contra 73 y 4 abstenciones, el Legislativo de Berna rechazó dos iniciativas presentadas por la izquierda para que los extranjeros con residencia en ese cantón puedan ejercer el derecho a votar.

"Vemos que el cantón de Berna va hacia atrás, en el sentido contrario a otros cantones, incluido el de Appenzell Rodas Exteriores, que han introducido esa posibilidad del derecho de voto de los extranjeros", insistió el legislador, integrante de la Comisión de Justicia de la cámara baja bernesa.

Por segunda vez en el espacio de dos años, la mayoría de derecha del legislativo se negó a conceder a las comunas la libertad de introducir el derecho de voto de los extranjeros.

En 2005 ya se había negado a entrar en materia sobre el tema, considerando que la integración de los extranjeros debía producirse a través de la naturalización.

Derecho a la autonomía

"Ni siquiera vamos a dar a las comunas de Berna la posibilidad de decidir ellas mismas si quieren o no tener esa posibilidad. ¡Es increíble!", añadió Ricardo Lumengo.

A su vez, el responsable de la Unidad de la Administración Suiza y Políticas Institucionales, del Instituto de Estudios Superiores en Administración Pública (IDHEAP) de Lausana, Andreas Ladner rechazó estar sorprendido por la decisión.

"El derecho de voto de los extranjeros es particularmente discutido en la Suiza de expresión alemana, donde cada proposición en este sentido es sistemáticamente bloqueada", declaró a swissinfo.

Para las tendencias opuestas al proyecto; es decir, el Partido Radical Democrático (PRD/derecha liberal), la Unión Democrática del Centro (UDC/derecha dura) y la Unión Democrática Federal (UDF/derecha cristiana) hay que priorizar la integración de los extranjeros y su naturalización, lo que entrañará su derecho a votar.

La decisión de peso

Los diputados radicales (PRD) inclinaron la balanza en favor del rechazo de las mociones.

"Nosotros, el partido socialista, no tenemos mayoría, tenemos que contar siempre con las alianzas con otros grupos, por ejemplo partidos de centro, partidos religiosos. El Partido Radical determina hacia donde se inclina la balanza entre nosotros y la UDC, y resultó que el Partido Radical se alió a la UDC, se pronunció por fortalecer la posición de la UDC, y lo lamentamos", señaló el diputado Lumengo.

En agosto del 2006, el PRD nacional se pronunció en favor de una integración de los extranjeros a través de la introducción del derecho de voto en el ámbito comunal. En entrevista con el cotidiano ginebrino 'Le Temps', el alcalde autonomista de la comuna de Moutier, Máximo Zuber, aludió a ese hecho y dijo que en esta ocasión:

"Los radicales berneses prefirieron renegar al partido nacional y a sus valores humanistas para flirtear con la UDC y la extrema derecha. Esta decisión huele a puja preelectoral".

"No lo comprendemos", recalcó por su parte el representante de Biel. "Se supone que el Radical es un partido de defensa de las libertades, ¿y que, a nivel comunal esté en contra de la participación de los extranjeros?".

El gobierno en pro de las mociones

Para el diputado socialista de Biel las personas que mantienen una relación fuerte y estrecha con su nueva patria deben también poder expresarse, y esa es una posición que comparte el gobierno bernés, por lo que recomendó la adopción de ambas mociones.

Para el Ejecutivo local, el derecho de voto de los extranjeros puede favorecer la integración y la 'convivencia pacífica' de las poblaciones foránea y local.

De manera contraria a la posición de la derecha, el gobierno de Berna considera que la naturalización no es una alternativa efectiva a la concesión de los derechos políticos.

En su toma de posición, el gobierno hace notar asimismo que en el curso de los últimos años diversos cantones introdujeron el derecho de voto municipal e incluso cantonal para los extranjeros. Hasta ahora, son ocho en total, indicó para agregar que ese derecho está en estudio en otros cantones.

Francófonos, más favorables

De hecho, son sobre todo los cantones francófonos los que han otorgado el derecho de voto a los extranjeros. Para Andreas Ladner, esa diferencia entre la Suiza francófona y la Suiza de expresión alemana es cultural.

"Esto tiene que ver con otra cultura política. La autodeterminación en las comunas, la decisión compartida de manera directa y democrática tienen más importancia en la Suiza de habla alemana, mientras que la Suiza francófona apoya más bien una cultura política representativa a nivel comunal.

"La Suiza francófona es además más favorable a la integración de los extranjeros que la Suiza de habla alemana", subrayó Andreas Ladner, mientras que el diputado Lumengo manifestó su temor de que la decisión del Parlamento bernés se convierta en mal augurio. Que se crea que el tono del cantón con respecto a los extranjeros es de endurecimiento".

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Voto de extranjeros en Suiza

El otorgamiento de derechos políticos a los extranjeros es una vieja reivindicación, principalmente de la izquierda.

Neuchâtel fue el primer cantón en concederles el derecho de voto en el plano comunal en 1850 y se mantuvo mucho tiempo como una excepción.

A su creación, en 1978, el Jura también fue pionero en conceder a los extranjeros el derecho de voto en las escalas comunal y cantonal, así como el derecho a ser votados en el ámbito comunal.

La medida se amplió en otras regiones sobre todo a partir del año 2000. En la inmensa mayoría de los casos las modificaciones han sido efectuadas en el marco de la revisión de las Constituciones cantonales.

Derecho de voto en el nivel comunal: Neuchâtel, Jura, Appenzell Rodas Exteriores (solamente tres de las 20 comunas) Vaud, Basilea-Ciudad, Grisones (ninguna comuna lo aplica), Friburgo y Ginebra.

Derecho de voto en el nivel cantonal: Jura, Neuchâtel y Friburgo.

Derecho de ser elegido en escala municipal: Neuchâtel, Jura, Vaud y Friburgo.

Los extranjeros no tienen ningún derecho político en la escala federal.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo