¿Trabajo y familia… incompatibles?

En Suiza, uno de cada ocho trabajadores tiene dificultades para conciliar trabajo y vida privada. El estrés que ello le genera aumenta el riesgo de problemas de salud, según un estudio de Zúrich.

Este contenido fue publicado el 28 diciembre 2009 - 15:30

Hämmig Oliver y su equipo del Instituto de Medicina Social y Preventiva de la Universidad de Zúrich y de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich analizaron los datos de unos 4400 empleados del Panel de Hogares de Suiza.

Uno de cada siete hombres y una de cada nueve mujeres afirmaron tener “grandes” o “muy grandes” dificultades para conciliar trabajo y vida privada. Y 23% de los encuestados consideraron “media” la dificultad para hallar un equilibrio entre ambos factores.

La menor proporción de mujeres concernidas es sólo aparente, dice Oliver Hämmig, dado que las trabajadoras ocupan con más frecuencia puestos a tiempo parcial.
Entre los factores de riesgo, los investigadores citan la fuerte carga en horas de trabajo, pero también la alta posición en la jerarquía. Entre los ejecutivos, el problema atañe a una de cada cinco personas. Y en las esferas directivas, el horario libre a menudo significa que la gente trabaja más tiempo.

Una relación trabajo- vida privada perturbada tiene consecuencias en la salud. El estrés puede causar trastornos mentales, insomnio, depresión, además de patologías físicas como dolores de cabeza o de espalda.

Este estudio muestra por primera vez la magnitud del problema en la población suiza y sus consecuencias para la salud, dijo el Dr. Hämmig. Hasta ahora, hemos supuesto que sólo se refería a ciertos grupos profesionales, gestores, por ejemplo.

Según el especialista, existe toda una serie de medidas para aliviar el problema. La cultura empresarial es importante: se trata de fomentar ofertas para conciliar trabajo y vida privada ya que, como lo demostró la investigación, los trabajadores no suelen reducir su carga de trabajo si temen que ello pueda afectar su carrera.

swissinfo.ch y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo