Los contendientes presidenciales demócratas prometieron el lunes cambiar drásticamente el abrazo agresivo a Israel por parte de Donald Trump y prometieron presionar por un acuerdo de paz que conduzca a un Estado palestino.

"Exigimos que el gobierno israelí se siente con el pueblo palestino y negocie un acuerdo que funcione para todas las partes", subrayó el senador progresista Bernie Sanders ante el J Street, un grupo de izquierda que argumenta que está más en sintonía con los judíos estadounidenses.

Sanders dijo que su mensaje a Israel sería: "si quieres ayuda militar, vas a tener que cambiar fundamentalmente tu relación" con los palestinos.

Medio año después de que todos los candidatos demócratas rechazaran la conferencia anual de la AIPAC, el histórico lobby pro-israelí en Washington, cinco candidatos presentaron personalmente un mensaje de paz en el mismo centro de convenciones de la capital ante el J Street.

Sanders, que rara vez habla de su fe judía, explicó cómo el asesinato de gran parte de la familia de su padre en el Holocausto dio forma a sus opiniones progresistas.

"Si hay personas en la tierra que entienden el peligro del racismo y el nacionalismo blanco, es sin duda el pueblo judío", dijo Sanders bajo un estruendoso aplauso.

En un discurso al estilo de campaña, Sanders, quien aspira a ser el primer presidente judío, acusó a Trump y al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, de fomentar la división.

"Permítanme subrayar esto porque será mal entendido: no es antisemitismo decir que el gobierno de Netanyahu ha sido racista", dijo.

Así, pidió que parte de la asistencia militar anual de USD 3.800 millones se convierta en ayuda humanitaria para la Franja de Gaza en una "intercesión radical" por el territorio empobrecido que fue bloqueado desde que eligió al movimiento islamista Hamas en 2007.

"¿Quién va a negar que cuando el desempleo juvenil es del 60%, cuando la gente no tiene esperanza, cuando la gente no puede abandonar literalmente la región, quién puede pensar por un momento que no está sentando las bases para la violencia continua?" enfatizó.

Trump, cuyo gobierno es firmemente pro-Israel, dio pasos históricos, incluido el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel pese a la división existente en el tema y la condena internacional. Además, expresó apoyo a un Netanyahu en posición tambaleante, incluso cuando éste barajó la posibilidad de anexar partes de Cisjordania.

Por su parte, otros dos candidatos, el exvicepresidente Joe Biden y la senadora Elizabeth Warren -los de mayor preferencias entre los demócratas-, enviaron videomensajes en los que adelantaron que se opondrían a cualquier acción que cierre la puerta a un Estado palestino.

"Si el gobierno de Israel continúa con los pasos para anexar formalmente Cisjordania, Estados Unidos debería dejar en claro que nada de nuestra ayuda debería usarse para apoyar la anexión", expresó Warren.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes