La compañía eléctrica estadounidense PG&E, considerada responsable del incendio más mortífero de California el año pasado, anunció este miércoles su decisión de cortar preventivamente la luz a 800.000 hogares en la zona de San Francisco ante el riesgo de fuegos.

"La decisión de cortar la alimentación eléctrica se ha tomado en función de las previsiones de tiempo seco, cálido y ventoso, y del posible riesgo de incendios", anunció el grupo en un comunicado, precisando que los "vientos violentos" pueden mantenerse hasta el jueves.

PG&E procura así evitar la repetición del incendio que arrasó en noviembre de 2018 la localidad californiana de Paradise, causando 86 muertos y la destrucción de 18.000 edificaciones. La compañía fue considerada como responsable de esa catástrofe y de otros incendios el año anterior.

La ciudad de San Francisco no se verá afectada directamente por la medida, pero gran parte de la bahía quedará sin electricidad, incluidas algunas zonas de Silicon Valley.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes