Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El exjefe de la seguridad china Zhou Yongkang, en su juicio por corrupción en el Tribunal Popular Intermedio, en Tianjín, China, el 11 de junio de 2015

(afp_tickers)

Un total de 1,2 millones de personas fueron sancionadas desde el inicio en 2012 de la actual campaña contra la corrupción en China, anunció una autoridad del gigante asiático.

Unos 2.600 fugitivos fueron repatriados y las autoridades se incautaron de bienes por un valor de 8.600 millones de yuanes (unos 1.200 millones de dólares), indicó la Comisión Central de Inspección Disciplinaria (CCDI, por sus siglas en inglés) del Partido Comunista de China (PCC), a cargo de la campaña contra la corrupción en las filas comunistas.

China firmó tratados de extradición con 48 países, entre ellos España, Italia y Francia. Las autoridades mantienen el objetivo de "aplastar la corrupción", declaró Luo Dongchuan, un alto responsable de la CCDI, según el sitio web del organismo.

No obstante, en 2016, por primera vez desde el inicio de la campaña en 2012, disminuyó el número de casos de corrupción señalados a la comisión, dijo otro responsable, Xiao Pei.

En 2016, 57.000 integrantes del Partido Comunista se presentaron de forma voluntaria ante las autoridades anticorrupción, agregó Xiao Pei.

Unos 410.000 dirigentes o funcionarios, entre ellos 76 con un rango equivalente o superior al de ministro, fueron sancionados en 2016, anunció por su parte el diario oficial en inglés China Daily.

Desde su llegada al poder en 2012, el presidente chino, Xi Jinping, supervisa una campaña de gran impacto público contra la corrupción. Algunos analistas consideran que esa campaña contra un mal profundo de la sociedad china es además un instrumento para eliminar rivales políticos.

AFP