Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Delegados conversan antes del inicio de la Conferencia de donantes en Ginebra el 25 de abril de 2017

(afp_tickers)

Los participantes en una reunión de alto nivel sobre la crisis humanitaria en Yemen, azotado por la mayor crisis alimentaria del mundo, prometieron el martes 1.100 millones de dólares en ayuda humanitaria para 2017.

Era la primera conferencia de donantes sobre Yemen, organizada en la sede de la ONU en Ginebra con el apoyo de Suiza y Suecia, y fue un "éxito notable", según el secretario general de la ONU, Antonio Guterres. "Hemos recabado 1.100 millones de dólares en esta conferencia", anunció ante los medios.

Naciones Unidas y sus socios lanzaron a principios de año un llamado de 2.100 millones de dólares (1.900 millones de euros) para ayudar este año a 12 millones de personas en Yemen. Antes de la conferencia, se había recaudado el 15% de la financiación.

"La hambruna puede evitarse si actuamos rápidamente", declaró Guterres ante los países donantes. Al término de la conferencia, subrayó que la ONU reclamaba ante todo a las partes beligerantes que garanticen un "acceso sin obstáculos" a los agentes humanitarios.

La oenegé Médicos Sin Fronteras (MSF) también pidió el martes que cese "la obstrucción deliberada de la ayuda humanitaria, las restricciones que golpean las importaciones, los retrasos en las aduanas, la confiscación de bienes vitales y las dificultades para la obtención de visados y de salvoconductos dentro del país".

Unos 19 millones de personas, es decir, alrededor de dos tercios de la población yemenita, necesita ayuda humanitaria urgente, según la ONU. Unos 17 millones pasan hambre, por lo que el país padece "la mayor crisis alimentaria del mundo", según Guterres.

La guerra en Yemen enfrenta a las fuerzas progubernamentales contra los rebeldes chiitas hutíes, aliados de las unidades todavía fieles al expresidente Ali Abadalá Saleh y respaldados por Irán.

Las fuerzas progubernamentales están apoyadas desde marzo de 2015 por una coalición árabe, liderada por Arabia Saudí.

Los rebeldes controlan la capital, Saná, y extensas regiones del norte y del oeste del país.

La guerra en Yemen ha provocado hasta ahora más de 7.700 muertos, en su mayoría civiles, y 42.500 heridos, según la ONU.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP